TEMPLE: CARTA DEL COMENDADOR FR.RAIMUNDO ÇA GUARDIA AL REY D.JAIME II

CARTA DEL COMENDADOR FR.RAIMUNDO ÇA GUARDIA AL REY D.JAIME II

de Luis Ruiz Romero, el El miércoles, 27 de octubre de 2010 a las 13:16

…/…

“Si este encantamiento que se ha hecho por el Señor Rey de Francia contra los freyles del Temple queréis vos seguir debierais atender a que nosotros no somos de la misma condición de aquellos.porque nosotros somos vuestros naturales,y aquellos son de diversas naciones,lenguas y tierras,que conquistaron dicho rey y sus predecesores con fervor y ayuda de la Iglesia y lo que ellos tienen en su país no pueden decirque lo hayan adquirido por conquista sobre los enemigos de la fe,sino por mandas y donaciones que se han hecho a los freyles del Temple,y compras y mejoras que ellos han hecho.Cuando nuestros freyles,junto con vuestros predecesores,derramando su sangre y muriendo en combate contra los enemigos de la fe,y tomando de las otras tierras y provincias lo que de estas podían tomar,han ayudado a conquistar y a sostener y defender el país contra los enemigos de la fe,como de ello,Señor,hacen testimonio vuestros predecesores con sus privilegios y franquezas que nosotros hemos alcanzado,de lo que proviene que en las mismas libertades digan que dan tales gracias para salvación de sus almas,y en remisión de sus pecados,a nosotros que somos batalladores,defensores y muro contra los enemigos de la fe de Jesucristo.

Aún más,Señor,toda la gente de vuestros reinos o la mayor parte sabe bien,que cuando los Sarracenos vioenen contra vuestro reino,los Freyles del Temple son los primeros que acuden en defensa de vuestro reino y de la fe de Nuestro Señor,y no hace mucho tiempo que el último Maestre que murió,entró en tierras del Rey de Granada,con pocos freyles y pocas compañías,y vencieron a las gentes del Rey de Granada,y combatieron castillos y talaron el país y se albergaron donde quisieron,lo que fué en gran honor vuestro y de vuestras gentes;y aún más,Señor,Fr.Pedro de Moncada,que era Maestre de Aragón,fué preso en el valle de Albaida y todos los freyles que con él iba fueron muertos o presos en servicio de Dios y en defensa de la fe y de vuestro reino;y aún más,Señor,los freyles de esta parte del mar,(en contraposición a Ultramar) sean del Temple,del Hospital o de cualquier otra religión que hayamos oido nombrar,no hacen tan grandes limosnas como los freyles de vuestra tierra,pués en tiempo de Fr.Bernardo de Montolín,Comendador de Huesca,en Monzón,llegaba el número de los socorridos a cinco o seis mil personas,y en las demás casas donde hay freyles nuestros,se hace la limosna que se puede y en Mirevet,ya que no pueden acudir allí tantos cristianos se da limosna lo mismo a cristianos que a sarracenos,en stisfacción de Dios,y como buen ejemplo de dichas gentes;y Nos,en el Mas Deu,le damos todos los días a tantas gentes como quieren allí venir…y aún más,Señor;tened presente la lealtad y constancia con que han servido los Freyles del temple a vuestros predecesores,por lo que,aún cuando todos los hombres de mundo nos faltasen,Vos no deberiais sostener,pues cuando el Rey de Francia vino a esta tierra a conquistarla,Fray Berenguer de San Just que era Maestre,y los demás frailes del Temple de la Bailía de Aragón no se separaron del Señor Rey Pedro,cuando la gente de Barcelona y la del pais huían y se tenían por perdidos,mientras que dichos freyles guardaban abastecidos y dispuestos sus castillos y fuerzas,con voluntad de moriri por el señor rey o de salvarle el reino defendiendo el pais,cumpliendo así un deber de naturaleza;por todo lo que,Señor,parecería ser lo mas justo que vos debieseis librar a nuestro Maestre y a los demás freyles que están presos…Por todo esto clamamos de vos merced,para que vuestra bondad,nobleza,sabiduría y devoción nos deba ayudar y valer,haciendo que se oiga nuestra verdad antes de proceder contra nosotros pues así Nos,como todos los demás freyles de vuestro Señorío,dispuestos estamos a toda prueba y averiguaciones que se nos pueda hacer,ya sea en poder de prelados,como de ricos hombres y demás gentes de vuestra tierra con tal de que sean dignos de fe…

Miravet 8 Diciembre 1208