Curso de teoría política


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:”";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”,”serif”;}

Curso de teoría política

Estas son las transcripciones textuales de las clases abiertas que Michael Albert ofreció en la Universidad de Seattle. Por lo tanto, registran su exposición del tema, pero también las preguntas de los alumnos participantes. El resultado es una clara y amena explicación de temas elementales, pero definitorios de toda teoría política.

¿Qué es una teoría?

Una teoría es una colección de conceptos sobre algún área del mundo real que nos interesa o nos preocupa, que facilita su explicación, predicción o intervención. Con teorías explicamos cómo y por qué las cosas ocurren como ocurren. Predecimos lo que ocurrirá dadas cómo son las cosas. Y escogemos formas de actuar para que las cosas salgan del modo que deseamos.

Algunas teorías son mejores que otras para uno o más de esos objetivos, peores para otros. La teoría de Darwin de la Selección Natural, por ejemplo, explica muy bien, no predice prácticamente nada y permite intervenciones bastante limitadas. Las teorías del sistema solar, basadas en la gravitación de Newton, no sólo explican si no que también nos permiten predecir dónde estará un planeta en algún día y hora dentro de cincuenta años.

Las teorías sociales generalmente explican, predicen y permiten intervenir, todas hasta cierto punto, no con una confianza perfecta, pero con la suficiente para ser mucho más útiles que dar palos de ciego, por decirlo así.

Así pues, ¿qué queremos como teoría?

Queremos una teoría que explique acontecimientos y movimientos sociales porque queremos ser capaces de situarnos, de explicarlos a los demás, de entender cómo funcionan las cosas. Y queremos una teoría que pueda predecir ese mismo tipo de fenómenos, porque queremos ser capaces de tener una idea de lo que se nos avecina. Y queremos una teoría, especialmente, que nos ayude a guiar nuestras acciones para intervenir en lo que está ocurriendo, para tener un efecto y para trabajar por los resultados que podamos desear. Así que queremos una teoría bastante poderosa para nuestro terreno, que es la sociedad y la historia.

No obstante, si queremos crear una teoría o un marco conceptual potente para usarlo, tenemos que saber más qué es una teoría y qué incluye. Las teorías se componen de conceptos.

¿Qué es un concepto?

Un concepto seguro que es una idea, todos estarán de acuerdo con eso. Muy bien.. Pero, ¿qué es una idea? Esto puede parecer un poco tonto por el momento, mientras recorremos estas minucias, pero en realidad es bastante importante porque las diferencias entre teorías generalmente ocurren a este nivel. Una vez superados los primeros pasos dedicados a establecer los conceptos básicos, el resto de la construcción de la teoría es en gran medida mecánico.

Así pues, ¿qué es un concepto? Es una “hipótesis”.

Bueno, a veces. Pero para nuestros propósitos un concepto es sólo un nombre para algo. Es decir, sabemos lo que es un concepto. Es una palabra. Bueno, quizás podamos definirlo mejor dando ejemplos.

¿Es un átomo un concepto? ¿Es un electrón un concepto? ¿Y el salario? ¿El pleno empleo? Sí, todas esas cosas son conceptos. Pero, ¿qué hace que sean conceptos? Bueno, simplemente son nombres de algo que creemos que existe en el mundo real, algo que hemos separado del resto de la realidad y le hemos dado un nombre o una identidad separados. De toda la masa de cosas interconectadas en el mundo real, hay algunas partes a las que queremos prestar especial atención. Queremos que nuestra teoría gire alrededor de esas partes, queremos resaltar esas partes. Así que tendremos conceptos para nombrar las partes o componentes o características o aspectos que queremos examinar

Tomemos el ejemplo de un concepto dentro del cuerpo. ¿Qué tal la presión sanguínea? Sí, o quizás el sistema circulatorio. Eso es un concepto. Pero lo que no es un concepto es la cabeza más la muñeca izquierda. No tenemos nombre para eso. La cabeza más la muñeca izquierda existe en el mundo y podríamos darle un nombre, pero no lo hemos hecho, que yo sepa. Así que podrías tener un nombre para la cabeza más la muñeca izquierda y eso sería un concepto. Sería una de las formas de organizar los datos que usas cuando piensas teóricamente sobre la biología de los seres humanos. Pero resulta que no es muy útil combinar la cabeza y la muñeca izquierda y darles un nombre, “cabñeca”, porque no tenemos ningún interés en examinar la dinámica de la cabeza más la muñeca izquierda. No surge como una entidad útil en la que centrarse cuando intentemos explicar, predecir o intervenir en la biología humana.

¿Cuál es la diferencia, pues, entre cabeza más muñeca izquierda (que podríamos llamar cabñeca pero no lo haremos) y este grupo de cositas que se mueven por el cuerpo y que llamamos el sistema circulatorio? La diferencia es que el sistema circulatorio tiene características y atributos que tienen relevancia para el objetivo de nuestra teoría, que es comprender a los seres humanos para ser capaz de intervenir en la salud, etc., y por tanto es útil por esa razón. Esa es la razón de ser de los conceptos. Simplemente miras a la realidad y pones una etiqueta en algunas características o fenómenos que son útiles de examinar. Un árbol es un concepto, pero la rama más larga junto con la hoja más vieja no es un concepto. Quizás suena estúpido explicado así, pero esto es muy importante. La idea es que estás intentando encontrar cosas que corresponden a algo real y que también facilitan el análisis y la predicción y pueden ayudar a guiarte.

Muy bien, hasta ahora sin problemas. Tomemos el concepto “valor de cambio” en economía. Es lo que pensamos como “precio”. Si tienes un producto, el valor de cambio es lo que vale ese producto. Y en diferentes teorías la cantidad concreta de un producto se explicará de diversas formas. Pero, lo que un producto puede obtener en un intercambio es en sí mismo un concepto. Lo que no es un concepto en economía es el color del producto. El valor de cambio del producto es un concepto que usamos en la teoría económica. El color del producto no es un concepto que usemos en teoría económica. A ningún economista le importa cuántos productos son de qué color, así que no examinan el color en su teoría. Puedes tomar cualquier libro de economía y no encontrarás ninguna atención al color de los productos en su aparato teórico. El color de los productos que se producen e intercambian no es una cosa útil, creen los economistas, para ponerle una etiqueta y situarla en primer plano de nuestra atención en nuestro trabajo intelectual. No es que no exista. No es que no podamos hacerlo. Y podrían estar equivocados, por supuesto, y si lo están su teoría será más pobre como resultado de no considerar el color como un concepto importante. Pero si tienen razón, como creo que la tienen, entonces no perder el tiempo examinando el color es una elección sensata.

Lo que haremos es juzgar y también crear conceptos que con suerte nos ayudarán a entender la historia y las diferentes sociedades. También pondremos estos conceptos que vayamos creando en nuestra caja de herramientas intelectual y los usaremos.

Así pues, ¿qué sabemos hasta ahora?

- Para crear una teoría desarrollamos conceptos sacados del abigarrado tapiz del mundo real y los usamos para responder a preguntas sobre cómo y porqué suceden las cosas, qué puedes esperar que ocurra, y cómo puedes influir en lo que suceda.

- Y, si no encontramos buenas respuestas a nuestras preguntas cuando examinamos las interrelaciones entre los conceptos que tenemos, nos daremos cuenta que necesitamos más conceptos o bien adaptar los que estamos usando

- La teoría es la comprensión de cómo interactúan y se interrelacionan los conceptos escogidos, cómo se influyen unos a otros y cómo cambian con el tiempo. El sexo y la clase social, por ejemplo, son conceptos. Son nombres para cosas que existen en la realidad, y que quizás sean útiles para nuestra teoría

¿Qué teorías sociales hay y cuáles son sus conceptos clave?

Nombremos algunas teorías sociales que usan los radicales para entender el mundo e intervenir en él.

“¿Marxismo? ¿Feminismo?”

Sí, marxismo, feminismo, también nacionalismo es otra, y el anarquismo es otro marco conceptual que los radicales críticos con las relaciones existentes usan para comprender, predecir e intentar guiar sus acciones. Llamemos a esas cosas teorías, marcos conceptuales, lo que quieras, pero sabemos lo que quieren decir. Es una forma de examinar la realidad, de organizar nuestros pensamientos, de poner prioridades, basados en conceptos. Podéis pensar en cada uno de ellos como un ayudante que puedes llevar en el bolsillo. Puedes usar el aparato teórico de ese ayudante y los conceptos que tiene para intentar explicar cosas, predecir cosas, e intentar guiar nuestros pasos.

Ahora bien, lo interesante en nuestro pequeño repaso de las teorías sociales, incluso a este nivel tan simple, es que esas diversas teorías son todas sobre el mismo mundo y sobre intentar cambiar ese mismo mundo para mejorarlo, y sin embargo sus herramientas intelectuales son bastante diferentes. Si tuviéramos cinco pizarras diferentes y pidiéramos a un miembro de cada escuela de pensamiento que listara los ocho o diez conceptos primarios en su orientación, quizás habría alguna coincidencia, pero no mucha. Y si detallaras lo que esos conceptos significan cuando hay coincidencia, resultaría que significan algo diferente en cada esquema.

Toda esa gente está mirando al mismo maldito mundo. Están haciendo teorías. Están intentando examinar el mundo y desarrollar conceptos para centrarse en lo que es importante y facilitar la reflexión sobre las cosas en una manera que sirva las necesidades que tienen. Entonces tenemos que preguntarnos por qué los conceptos a los que llegan son tan diferentes.

¿Los conceptos que tienen difieren tanto porque algunas de estas teorías son estúpidas y otras son inteligentes?

¿Alguno de estos enfoques simplemente se lo están inventando, y esos conceptos no existen?

¿O es porque los diversos enfoques operan a partir de un conjunto diferente de prioridades?

¿Tienen los diversos teóricos necesidades diferentes? ¿Es eso lo que provoca que generen conceptos diferentes? Están intentando conseguir cosas diferentes, así que se resaltan unos aspectos y se ignoran otros.

Volvamos atrás y preguntémonos sobre cada marco, o en uno para empezar, es igual, qué puede provocar que sea como es.

¿Por qué el marxismo tiene como conceptos centrales los que tiene, pero no tiene maternidad, paternidad, mujer, hombre, sexismo, cultura, raza, etnia, religión y muchos otros conceptos básicos posibles en su marco? No quiere decir que esas cosas nunca surjan para un marxista, pero no son los conceptos básicos que emplea un marxista cuando examina la historia y la sociedad.

¿Por qué?

“¿Porque no forman parte de la lucha de clases?”

Claro, pero, ¿y qué? ¿Por qué es eso importante para un marxista?

“¿Porque Marx lo escribió así?”

Bueno, sí, lo que llamamos marxismo tiene los conceptos que tiene porque Marx (y otros) los pusieron ahí. Puedes decirlo así. Pero volviendo al tema, aparte de que Marx lo escribiera así, que es una respuesta que no nos lleva muy lejos, el porqué escribió lo que escribió, ¿qué otra cosa podría explicar la elección marxista de conceptos?

Bueno, el marxismo se centra en la clase y en la economía. ¿Porqué querrían hacer eso? Puede ser porque examinas el mundo, miras a tu alrededor, y dices, parece que la economía es la cosa más importante. Parece ser que la economía domina el corral. Parece que si centro mis conceptos de forma prioritaria en la economía, otros conceptos más detallados de orden secundario sobre otros fenómenos pueden venir más tarde. Serán consecuencias con más frecuencia que causas. Centrando mis conceptos básicos en las relaciones económicas obtendré la teoría que llegue al quid de la cuestión más rápidamente.

También hay otra razón posible, sin embargo. Quizás mis propios intereses estén de alguna forma más relacionados con la economía que con ninguna otra cosa. Mi elección de conceptos básicos puede ser debida a un estudio objetivo honesto (sea correcto o equivocado) de que la economía es lo más importante para la explicación, predicción o intervención en cualquier cuestión social o histórica. Pero también podría ser debido a una evaluación más subjetiva que surja de las propias limitaciones y presiones que yo sienta en mi propia vida, lo cual puede no ser completamente representativo. Podría ser que yo no tuviera en cuenta la posibilidad de que otras cosas fueran importantes porque no son importantes para mí, o que no quiero estudiarlas porque si lo hiciera me haría daño a mí mismo.

Muy bien, usemos otro ejemplo fuera del mundo radical para intentar clarificar este punto tan importante. ¿Qué es la teoría económica burguesa? ¿Hay algún economista aquí? No. Nadie. Bueno, perfecto, así puedo decir cualquier cosa…

Tenemos la economía neoclásica. Ese es un nombre que se da a la teoría económica que se enseña en las universidades. Y esa teoría también tiene diferentes tipos de conceptos como oferta y demanda, y probablemente habrás oído hablar suficientes veces de economía para haber oído algunos de esos conceptos, como empleo, inflación, mercado, bancos, etc. Ahora bien, si el objetivo de esa teoría es entender los efectos de la economía sobre los seres humanos, habrá el concepto ser humano. No puedes tener una teoría que intente comprender algo, si ese algo no es uno de los conceptos de la teoría… si el concepto ni tan sólo está incluido claramente en la teoría. Las teorías van de conceptos. Sin concepto no se le presta atención.

Muy bien, habrá un concepto “ser humano” y será variado, y veremos en él, presumiblemente, los variados atributos humanos que pueden ser afectados por la economía. Pero si realmente miráis la teoría económica burguesa, no lo encontraréis, sorprendentemente. No existe. “Ser humano” en ese sentido rico y complejo no existe como concepto básico. La teoría neoclásica no dice, cuando habla del lugar de trabajo, que los seres humanos cambian debido al lugar de trabajo, ni pone énfasis en ello. No dice que los seres humanos cambian por las transacciones del mercado ni pone énfasis en eso. No dice que los seres humanos cambian por el consumo ni pone énfasis en ello. No dice que los humanos cambian por la distribución de ingresos, las pautas de propiedad, los niveles de empleo, las divisiones del trabajo, y no presta atención a todo eso. No incorpora un concepto para seres humanos que incluya las diversas facetas en que todos esos fenómenos económicos le impactan. No resalta ni examina esas facetas de la humanidad, que ciertamente son económicamente relevantes, como probablemente estarás de acuerdo conmigo.

La teoría, en vez de eso, simplemente dice que las entradas se transforman en salidas, y que las entradas son las cosas materiales y el trabajo y los recursos, y las salidas son los coches u otros productos, pero los seres humanos no figuran en ese marco conceptual como seres humanos. Las personas, en todas sus muchas variantes y condiciones no están presentes. La teoría, en otras palabras, tiene un cierto objetivo y deja de lado ciertos temas, por ejemplo, en este caso, mucho de lo que constituye ser una persona humana y cómo el hecho de ser humano es influido por la actividad económica y los resultados que afectan a nuestras personalidades, nuestra dignidad, nuestro nivel de satisfacción y autoestima, nuestra conciencia y confianza y habilidades, etc. Eso se llama abstracción. Y la teoría se centra en otras cosas, y eso se llama fijarse en los conceptos preferidos. Y puede dejar de lado algo importante porque literalmente quiere dejarlo de lado, sea porque es secundario, o porque es contrario a los intereses del teórico remarcarlo. Los practicantes de esa teoría pueden dejar fuera algo porque es algo a lo que no quieren prestar atención, por ejemplo los problemas de los trabajadores en el lugar de trabajo. O pueden querer dejar algo fuera para que nadie le preste atención, por ejemplo el poder potencial de los trabajadores si funcionan como una clase. De acuerdo, entonces, ¿por qué los practicantes de la economía neoclásica quieren dejar de lado el efecto de la economía en las personalidades de la gente, por ejemplo?

Bueno, claro, una vez nos preguntamos eso, prácticamente ya lo hemos contestado. Porque remarcarlo haría más difícil racionalizar los efectos anti-humanos de la economía. Exactamente. Los economistas neoclásicos dicen que están intentando entender la economía…pero eso es realmente una exageración. Están intentando hablar de economía de una forma que parezca apropiada y convincente, lo cual significa que tiene que dar cierta comprensión, claro, pero que sirve en primer lugar para racionalizarla y justificarla como la única buena economía posible. Así que no quieren examinar nada que pueda no encajar con el resultado deseado. Pero, ¿qué ocurre si eres un capitalista y quieres estar al tanto de lo que ocurre en la economía? No quieres racionalizarlo mientras estás haciendo negocios, quieres respuestas útiles y verdaderas sobre las preguntas que te importan. Así que tienes la contabilidad. Y prestas atención a las cosas de forma diferente a la que lo hace la economía neoclásica. Al capitalista sí le importa examinar muchas cosas que tienen que ver con las condiciones de los trabajadores y con su conciencia, por ejemplo, cosas sobre las que las teorías económicas neoclásicas simplemente han hecho abstracción. El capitalista va a una escuela de negocios, no a una carrera de económicas, y con razón. El capitalista quiere entender lo que ocurre en la economía para intervenir y conseguir beneficios, para lo cual precisa, como veremos, prestar mucha atención a muchas cosas sobre, por ejemplo, la fuerza de trabajo. El economista neoclásico, por otra parte, está analizando la misma economía, pero con otro objetivo, para promocionarse y para racionalizarla como la opción más deseable entre todas las opciones posibles, y luego, dentro de este marco limitado, para entender sus modos de operación.

Así pues, ¿por qué el marco que usa el capitalista para pensar sobre cómo actuar y qué hacer, está organizado alrededor de los beneficios como punto clave? Bueno, porque ése es el interés del capitalista. Es la forma que tiene el capitalista de mirar al mundo, viéndolo en términos de ciertos conceptos que le permiten a él (raramente a ella) conseguir los objetivos que tiene en mente. Y, ¿por qué las herramientas que usa el capitalista contienen muchos conceptos que no tiene el marco económico neoclásico y viceversa? Porque entender la economía para poder conseguir el máximo de beneficios no es lo mismo que explicar la economía de forma que la racionalice y legitime.

Muy bien, me gustaría dar otro rodeo, si puedo. El de arriba era un argumento general, una especie de introducción a una crítica contra la economía neoclásica. No es un argumento completo. Eso nos llevaría demasiado lejos. Requeriría investigar en detalle la teoría, sus conceptos y sus afirmaciones y demostrar cómo están distorsionadas por el interés principal de la racionalización, en oposición a realmente intentar honestamente entender la economía. Eso queda para otro rato. Pero quiero hacerlo un poco más creíble, así que tomaré otro ejemplo de lo mismo, pero uno en el que tenemos unas pruebas simples y virtualmente irrefutables muy claras, creo.

La teoría política convencional

Tomemos la teoría política, las cosas que se enseñan en los departamentos de las universidades de ciencia política en los EE.UU. Se supone que es una teoría, o un marco conceptual, para entender el funcionamiento de las instituciones políticas, el gobierno, el sistema judicial, etc. Cómo se determinan las políticas, qué presiones hay, qué roles y valores determinan los resultados, qué podemos predecir, etc. Muy bien.

Supongamos que viajamos a un departamento de ciencia política en la vieja Unión Soviética en el año 1989 aproximadamente. Y suponé que algún importante general del Politburó, la institución dominante del gobierno central, hubiera robado un grupo de documentos que estaban guardados en la caja fuerte y que los hubiera hecho públicos. Suponé que eran detalles de las decisiones políticas durante la guerra contra Afganistán, por ejemplo.

Bien, ¿qué esperaríamos que hiciera el departamento universitario de ciencia política en la Unión Soviética? Bueno, sí, podrían ignorar los documentos. Podrían no prestar atención. No usarlos. ¿Y qué nos diría eso sobre esos departamentos? Bueno, nos diría, le diría a todos, a todo el que no fuera totalmente obtuso sobre el tema, que esos departamentos no existían para entender los fenómenos reales del gobierno soviético y sus políticas. Más bien, existían para hablar sobre ellos en formas que tuvieran relación con las operaciones reales, pero que racionalizaran las opciones escogidas como morales, sabias, etc. No hay necesidad, pues, de mirar el mejor material posible sobre las fuentes, porque el objetivo, de hecho, no es entender lo que está ocurriendo realmente, al menos no en ese nivel de detalle.

Creo que no hay nadie en los EE.UU. que no entendiera esto y que no se reiría de un experto en política soviético intentando explicar el hecho de porqué habían ignorado esos materiales (suponiendo que ocurriera así) sino como prueba de que su objetivo no era entender la política sino racionalizarla.

Muy bien, volvamos a los EE.UU. Durante la guerra del Vietnam, un tipo llamado Daniel Ellsberg con altísimo nivel de acceso a seguridad decidió que la guerra era horriblemente inmoral y que debía hacer algo. Así que entró en los despachos secretos y robó documentos, los fotografió en medio de la noche, y se llevó las copias. Luego, más tarde, habiendo acumulado montones de material, lo hizo público. Y, en el contexto de las presiones sociales de aquellos tiempos, el material se publicó, así que era de libre acceso.

No hay un solo departamento de ciencia política en todo el país donde esos documentos secretos, directos, de primera mano, sobre la toma de decisiones políticas en los EE.UU. en un momento crucial de su historia, sean usados como material de investigación primario. De hecho, hay pocos, si es que hay alguno, que use esos documentos de ninguna forma, y mucho menos de forma prominente. Con la excepción de algunos expertos en política, disidentes, básicamente han sido excluidos del espectro de materiales que se estudian y discuten.

¿Qué nos dice eso sobre este campo? Lo mismo que en el caso soviético, que los departamentos no tienen como objetivo entender la ciencia política y en concreto las políticas de nuestra sociedad, sino racionalizarlas. Justo lo que afirmábamos de la economía neoclásica respecto a la economía. Excepto que para la política tenemos este experimento más o menos perfecto para apoyar nuestra afirmación incluso sin entrar a discutir los conceptos empleados.

El objetivo de todo esto es simplemente mostrar que un marco intelectual complejo y elaborado, que emplea mucha gente, puede ser otra cosa de lo que pretende ser. Pueden pretender ser conceptos para explicar algún área desde algún punto de vista, pero podrían ser conceptos para entenderla desde otro punto de vista, no explicado, o simplemente para racionalizarla.

Finalmente, quiero dejar algo claro antes de volver al lado radical de la conceptualización, a la que esta lección general también le será relevante. No hay nada intrínsecamente malo en la abstracción. No hay nada malo en tener objetivos y organizar tu grupo de conceptos según ese objetivo. Todos lo hacemos. De hecho, todos tenemos que hacerlo porque no existe una teoría completa de todo, que sea perfectamente adecuada a todos los objetivos y que estudie perfectamente todas las facetas de la existencia. Nadie tiene una teoría que sea completa y ciertamente nadie tiene una teoría que se centre en todos los temas de forma tan eficiente como pueda hacerlo otra teoría específicamente diseñada para ser útil a fines específicos.

Toda teoría tiene un punto de atención especial, y algunas preguntas que contesta realmente bien, y deja ciertas cosas de lado y decide incorporar otras dependiendo de esa atención. Cada teoría tiene cierto campo al que se refiere, y el tipo de cuestiones a las que esa teoría se podrá aplicar de forma efectiva depende de lo que los usuarios de la teoría quieran comprender y hacer. Hasta aquí, muy bien.

El problema con el capitalista o con el economista neoclásico (o el experto en política de Harvard) no es que usen unas herramientas conceptuales acordes a sus necesidades. Todos lo hacemos. Es que las necesidades del capitalista, maximizar sus beneficios y poder sin importarle el impacto en los demás, son viles e inmorales. Y las necesidades de los economistas neoclásicos o de los expertos en política, (que son, primero, racionalizar el sistema, y segundo, sin violar ese precepto, entenderlo) son falsas y manipuladoras.

Muy bien, con todo esto en mente, volvamos a las teorías que tratamos antes, las que pueden usar los radicales para tratar con la historia y la sociedad.

Conceptos feministas

Por ejemplo, ¿por qué surge el feminismo y es como es? ¿Por qué tiene los conceptos que tiene? Alguien que sea feminista convencida que conteste por favor…

“¿Porque está interesado en la relación entre la gente?”

De acuerdo, sí, pero, ¿qué relación?

“La relación entre la gente y los hombres”

Aha. La gente son las mujeres, entiendo, y los hombres la escoria. Bueno, puedo seguir eso. Sí… y ¿qué intereses están guiando las elecciones de esa teoría?

“¿Los intereses de las mujeres?”

En términos generales sí, por supuesto. Así que las mujeres examinan el mundo desde el punto de vista de sus intereses, e intentan nombrar cuáles son las características importantes, y cuáles las básicas, que deben examinar, y llegan a un conjunto de conceptos. Llegados a este punto, no debería sorprendernos que esos conceptos tengan una cierta desviación, digámoslo así. Y otros conceptos cuando alguien examine el mundo partiendo de otro conjunto de prioridades tendrá una desviación diferente. Eso tiene sentido.

Para que entendamos bien esto, dejemos otra vez, esta vez sólo un minuto, las áreas donde nuestros deseos pueden confundirnos. Pensemos en la radio por un momento. Tengo una teoría de la radio que sirve para obtener sonidos de ella, dándole al interruptor y controlando el volumen. Mis conceptos son interruptor, volumen, cadena, etc. Otra persona, sin embargo, tiene una teoría de la radio que va a sus entrañas y le permite arreglar problemas que surjan ahí. Sus conceptos pueden ser transistor, diodo o lo que sea. Otra persona, el diseñador, quizás, tiene una teoría de la radio que es aún más general, enfatizando las ondas electromagnéticas, etc. Tenemos diferentes objetivos y por tanto tenemos diferentes conceptos y teorías. No hay nada malo en ello.

Ahora, tomemos esta comprensión para las teorías sobre la sociedad. Podría ser que un punto de vista particular sea demasiado estrecho para un cierto objetivo. Seguro. Pero también podría ser que ese punto de vista particular sea bastante potente, al menos desde el punto de vista de otro determinado conjunto de prioridades.

Lo que vamos a hacer a continuación es intentar desarrollar una forma de mirar al mundo.. no sé qué nombre podríamos darle. Una vez, yo y un tipo con el que escribo, Robin Hahnel, lo llamamos holismo complementario. Puesto que todos se reirán de eso, obviamente no es un muy buen nombre. No queríamos elegir un nombre que provocara hilaridad. No parece que vaya bien. No funciona. Así que quizás a otra persona se le ocurra un nombre mejor. Pero, le llamemos como le llamemos, queremos desarrollar una teoría que examine la sociedad y la historia poniendo énfasis en las necesidades humanas y en los efectos sobre los seres humanos, para predecir cómo nos afectarán las cosas y cómo podemos intervenir de manera útil. Así, en las siguientes conferencias, intentaremos empezar a hacer eso mediante algunos conceptos nuevos que desarrollemos nosotros mismos, construyendo nuestro propio enfoque paso a paso.

Mientras tanto, pensá en lo que hemos hecho hasta ahora e intentá sacar algunas conclusiones. ¿Suena a cierto lo que hemos estado diciendo? ¿Suena a más de lo mismo? ¿Presenta nuevas ideas que pueden ayudar a esclarecer ciertas preguntas importantes que tenías o sugieren nuevas preguntas?

Muy bien, dijimos que íbamos a empezar a intentar construir nuestra nueva visión del mundo o teoría. Para hacer esto, sabemos que tenemos que llenarla de conceptos, esto es, de nombres para ciertas partes de la realidad a la que querremos prestar especial atención.

Entonces, ¿cuáles serían algunos de los conceptos que queremos que tenga nuestra teoría?

“¿Ecologismo? ¿El medio ambiente?”

Sí, podrías decir el medio ambiente o el ecologismo. Muy bien, de acuerdo.

“¿Y qué tal sostenibilidad?”

Bueno, sí, es un concepto, pero también es un valor y no quiero valores por ahora. Lo que estamos haciendo hasta el momento es encontrar cosas básicas que existen en la sociedad y en la historia que queremos remarcar… no estamos juzgando nada aún, así que no queremos términos de valor, de juicio. No estamos intentando decidir qué queremos y qué no, aún no. Por ahora, sólo queremos saber qué es lo que necesitamos incluir en esta teoría como elementos de la realidad sobre los que vamos a centrarnos constantemente.

“¿Qué le parece cultura?”

¿Queremos prestar atención a la cultura? Sí, por supuesto que queremos.

“¿Clase?”

“¿Raza?”

Ciertamente

“¿Sexualidad?”

Espero que sí. Y, en vez de tomarlos uno por uno, ¿no está ya bastante claro que, al menos como grupo, si seguimos buscando, queremos más o menos todas las cosas que tenían esas otras teorías disidentes radicales de las que hemos estado hablando? Así que quizás podamos tomar un atajo hacia nuestro destino incorporando esas herencias. ¿Cuál es la razón de ser de cada una de esas teorías? Por ejemplo, para empezar, ¿por qué existe el marxismo como teoría? ¿qué hay en el mundo que hace surgir el marxismo?

“¿La opresión?”

Sí, es cierto, ¿pero qué? ¿qué tipo de opresión?

¿El interés de clase? Sí, puesto que hay algo en el mundo que nos divide en grupos, uno de los cuales tiene un interés en entender la economía desde el punto de vista del marxismo. ¿Qué grupo es ese?

“Los trabajadores, claro”

De acuerdo, tenemos una posibilidad que es trabajadores, que es lo que dirían los propios marxistas, por supuesto. Y sabemos que no son los capitalistas. ¿De acuerdo? Aunque, ¿quién era un capitalista?

“Engels lo era”

Sí, así que no toda imagen es perfecta. No funciona como la astronomía o la mecánica de los objetos en movimiento, que no se desvían de lo que se espera. Engels no debería ser un capitalista para que esta historia discurriera fluidamente. El hecho que lo fuera, desde esa perspectiva, es un poco molesto. Pero lo era, y aunque los capitalistas se supone que tienen una cierta visión del mundo, bueno, él no encajaba perfectamente en ese molde. Pero el molde funciona bastante bien la mayor parte del tiempo, así pues el mundo tiene unas características que le hacen, lo sabemos, crear esta dinámica económica, incluyendo la creación de grupos o clases que tienen intereses específicos y luego examinan el mundo en función de esos intereses. Los economistas burgueses examinan el mundo, y crean la economía neoclásica para racionalizarlo. Las escuelas de negocios examinan el mundo para los capitalistas en busca de beneficios, y producen un marco económico adecuado para maximizar los beneficios dentro del lugar de trabajo (marco que de hecho comparte muchas perspectivas con el marxismo, si uno se toma el tiempo para examinarlo). Y otros salen con el marxismo, un marco económico para intentar entender el mundo desde el punto de vista de una de las clases que está subordinada, no los capitalistas.

Muy bien, ¿qué pasa con el anarquismo, qué es el anarquismo? ¿Es mirar el mundo desde qué ángulo? ¿Desde los intereses de quién?

“¿La gente? ¿Un ciudadano?”

Sí, los ciudadanos, eso es lo que contestaría yo también, creo. Algunos dirían que es la perspectiva de todas las personas, pero yo creo que es más la perspectiva de los ciudadanos, o, en otras palabras: los gobernados. Creo que el anarquismo trata de eso, en general.

Pero sean conscientes que cada uno de los enfoques que hemos estado discutiendo intenta ampliar su horizonte y responder a todo en algún momento, al menos en manos de sus representantes más prácticos y sensatos. Pero si te preguntas por el corazón del anarquismo, por ejemplo, creo que es sobre la gente como ciudadana en vez de gobernada. Y la reacción contra el hecho de ser gobernado o contra el papel de “el que recibe órdenes” es lo que hace surgir al anarquismo. Y el feminismo es claramente sobre la posición e intereses de las mujeres. ¿Y el nacionalismo, quiénes son los nacionalistas?

“¿Grupos étnicos normalmente?”

Exactamente. Grupos étnicos o raciales o otras comunidades culturales, se convierten a menudo en nacionalistas en sus enfoques. Así que, presumiblemente, existe una dinámica que divide a la humanidad en grupos en conflicto según la identidad y lazos culturales, y los grupos que están oprimidos en esta división empiezan a ver este tipo de opresión como básico y a desarrollar una teoría que lo ponga en primer plano.

Muy bien, supongamos que queremos crear una teoría que comprenda a la sociedad y a la historia. ¿Queremos empezar con la gente o queremos empezar con otra cosa, como la tecnología? Tenemos que escoger. Bien, supongamos que queremos empezar con la gente en el centro de nuestra teoría porque la gente es lo que más nos importa, la situación, perspectivas y condiciones de la gente. Así pues, ¿qué características queremos que tenga la gente en nuestro concepto de gente?

¿A qué cosas de la gente queremos prestar nuestra atención y remarcarlas?

¿Nos importa la altura de la gente, por ejemplo? No, ése es un detalle que no nos importa como teóricos de la sociedad y la historia, aunque nos importaría si fuéramos teóricos del baloncesto, por ejemplo.

¿Nos importa el peso de la gente? No, a nosotros no, aunque a los médicos o a los dietistas sí podría importarles. ¿Qué atributos de la gente queremos resaltar en nuestro marco conceptual? ¿A qué queremos prestar atención y remarcar en relación a la gente?

“¿El bienestar de la gente?”

Sí, por supuesto, el bienestar de la gente y …

“¿El aislamiento de la gente? ¿El poder? ¿Los deseos de la gente?”

Los deseos de la gente y su bienestar, sí. Y el poder y el aislamiento seguro que saldrán porque afectan a nuestro bienestar y nuestros deseos, y a si estos se cumplen o no, y también a nuestra conciencia, claramente el poder y el aislamiento afectan a todo eso. Y nos importan esas cosas precisamente por nuestros intereses. Si fuéramos sastres, podría importarnos más la altura y el peso, ¿lo ves?. Pero estamos interesados en el cambio social, así que nos importa más si la gente está satisfecha y nos importa cuál es su conciencia y qué van a hacer respecto a su situación. Esas son las cosas en las que queremos que se centre nuestra teoría.

“Pero, ¿qué quieres decir con conciencia, exactamente?”

Hummm. Algunos escritores tomarían esta pregunta y escribirían 100 o 500 páginas sobre ello. Y eso está muy bien, si tu intención es profundizar en ese concepto tanto como puedas. Pero esa no es nuestra preocupación principal. Queremos crear un marco conceptual amplio, un esqueleto de teoría, que puedas llenar más tarde, como se necesite, según tus prioridades, en las áreas que te interesen. Así que para nosotros conciencia no necesita 500 páginas de palabras complejas. Es sólo lo que hay en las cabezas de la gente. La visión que tienen del mundo. Cómo entienden su sitio en el mundo. Cómo entienden sus intereses y si actúan o no en función de esa comprensión. Eso es muy importante para nosotros en términos de qué va a hacer la gente en el mundo y cómo van a actuar y cómo van a interactuar en la sociedad y en la historia. Así que esas son cosas que queremos en nuestra teoría. La conciencia.

Como un pequeño aparte, y es algo interesante, todos esos conceptos que hemos visto que eran tan importantes para otros enfoques, para el anarquismo, marxismo, nacionalismo, feminismo, eso no es algo que se haya dicho siempre. Jean Paul Sartre, el filósofo existencialista francés, una persona muy famosa, que también era marxista y a veces activista, tiene este famoso párrafo, por ejemplo, en que dice, muy críticamente, que para un marxista una persona es alguien que duerme, come y trabaja. Eso es una ligera exageración porque muchos marxistas van más allá de eso en su pensamiento y en sus trabajos, por supuesto. Pero si miras el núcleo de la teoría marxista, el concepto de ser humano que hay ahí es realmente alguien que tiene que vivir y que para vivir tiene que comer y tener un lugar para vivir, y para tener los medios para vivir y comer, tiene que trabajar. Más allá de eso, no hay una imagen demasiado rica del ser humano dentro de ese marco, dentro de, por ejemplo, la teoría económica marxista, la teoría del valor del trabajo, etcétera. Los atributos más generales de qué significa ser una persona no están descritos y no se les da prioridad como centro de ese marco conceptual.

Podemos preguntarnos, de manera similar, ¿qué es una persona para el feminismo? ¿Qué está en el centro de la imagen de persona en el feminismo? ¿Son todas las partes de las personas? ¿Qué se destaca?

“¿El sexo?”

Sí. En las conceptualizaciones feministas, se destaca la vida sexual y la vida procreadora, mientras que puedes leer volúmenes enteros de análisis histórico y económico marxista y esa parte de la vida no estará presente en modo alguno. (no os exaltéis, no estoy diciendo nada ridículo. No es que los marxistas no sepan que existen el sexo y la familia o que no le presten ninguna atención. Es, como veremos más tarde, que cada escuela llega a todas las cosas primeramente desde un determinado ángulo, tratando los otros temas de forma secundaria y en gran medida en función del impacto sobre su objetivo prioritario). El género está en el corazón de la concepción feminista de gente. Es el aspecto que se resalta, el aspecto que está dirigiendo la discusión. Y eso no es sorprendente. De hecho, no hay nada malo en ello. Están intentando entender una parte particular de la existencia. De acuerdo, ponen más énfasis en aquello que probablemente sea más relevante para ellas. Eso tiene sentido, aunque pueden cometer errores. El mayor problema que puede surgir es si afirman que lo que están haciendo es entender partes de la existencia cuando las están dejando de lado. O si en realidad no han incluido todo lo que necesitan en su marco conceptual para entender la parte de la existencia que están estudiando en la medida de sus necesidades.

Así pues, tenemos gente. ¿Cuál es la otra cosa realmente fundamental en la que debemos centrarnos en nuestros conceptos básicos, aparte de la gente, para tener un marco conceptual útil para la sociedad y la historia? Ya tenemos gente. ¿Qué otra cosa necesitamos además de gente? ¿Qué otra cosa ayuda a construir lo que llamamos sociedad? El otro gran aspecto…

“¿El medio ambiente?”

El medio ambiente es otra cosa, sí. Y tú puede que quisieras seguir, o alguien podría querer seguir, con este proceso de desarrollo de la teoría poniéndolo en la mezcla a continuación. Y quizás ésa sería una excelente manera de continuar. Pero no quiero dar ese paso, aún no, así que, ¿qué más hay?

“¿Instituciones?”

Ah, sí, instituciones. Sabemos, en el fondo de nuestro corazón, incluso antes de tener una teoría, que necesitamos a la gente en nuestra teoría porque eso es lo que más nos importa. Además, queremos tener una imagen de la gente que sea suficiente para estar en contacto con el modo cómo la sociedad y la historia afectan a la gente y viceversa. Y también sabemos que precisamos instituciones en nuestra caja de herramientas conceptuales porque, por decirlo así, ese es el sistema que moldea a la gente y que nos pone restricciones y en el que tenemos que vivir.

Muy bien, la siguiente pregunta es, ¿qué es una institución ?

Es decir, estamos desarrollando conceptos por el momento, así que tenemos que descubrir qué son esas cosas. ¿Qué es una institución?

“¿El gobierno?”

Sí, esa es una institución y es una buena idea contestar así. Es decir, si podemos pensar ejemplos de instituciones será más fácil descubrir qué hace que cada cosa sea una institución, qué tienen en común. El gobierno es una institución. ¿Qué más?

“¿La iglesia? ¿Los sindicatos?”

Sí, perfecto, y la escuela es una institución. La familia es una institución.

“¿Una empresa multinacional?”

Sí, empresa o empresa multinacional es una institución.

“¿Los Boy Scouts?”

Sí, los Boy Scouts también son una institución, y ahora, una vez más, ¿qué hace que todas esas cosas sean instituciones? ¿Qué queremos decir cuando decimos que tal cosa es una institución? ¿A qué se refiere este concepto? (esto es una pregunta trivial a cierto nivel, pero también bastante importante, creo). Y cuando contestemos esto, por favor date cuenta de que esto es lo significa hacer una teoría: asir ciertas facetas de la realidad, sus atributos clave y sus relaciones, creando conceptos, examinando sus interacciones, su dinámica. Muy bien, pues, ¿qué es una institución?

“¿Son los roles que juega la gente y las relaciones entre ellos?”

Bueno, sí, creo que es eso. Esperaba que tendríamos otras respuestas primero que pudiéramos examinar, pero está bien. Creo que es la respuesta correcta, excelente.

Claramente, lo que no es una institución, y que alguien podría haber contestado, son los edificios. Pero a veces pensamos en una institución como si fuera el edificio. Pero no lo es. El Pentágono, la estructura de cemento, no es la institución. Y realmente no es tampoco la gente que hay en el Pentágono, aunque alguien podría haber dado esa respuesta. Porque la gente va y viene, año sí y otro también, pero la institución sigue. La institución llamada Pentágono está ahí sea quien sea quien esté trabajando en ella. Así que no es la gente concreta, per se. Aunque eso no quiere decir que la gente no sea importante. Son terriblemente importantes, pero las personas no son la institución. Por eso tenemos gente como concepto e institución como segundo concepto. La institución es algo diferente de las personas. Es los roles y relaciones entre ellas, en qué cajita encaja cada uno. ¿Y eso qué diablos significa?

“¿Que la institución es las cosas que podemos ser o hacer?”

Exactamente. Nuestras actividades están definidas por cómo encajamos en una institución. Todos encajamos en un sitio o otro, en un rol o papel que está disponible. Entonces, de algún modo existe una institución, como el Pentágono o los Boy Scouts, y luego hay muchas más instituciones y juntas constituyen alguna cosa, de algún modo. Y, o bien encajamos en algún sitio o sitios en toda esa colección y obtenemos ciertos aspectos de lo que ofrece, dependiendo de dónde encajemos, o no encajamos y no obtenemos nada.

Todas las instituciones

¿Qué tal si le damos un nombre a todo el conjunto? En otras palabras, tenemos un concepto, institución. Sabemos que todas esas cosas que hemos nombrado antes, como la escuela, el gobierno, los Boy Scouts y muchas más que podríamos nombrar, son ejemplos de ese concepto, institución. Pero, ¿qué hay de toda la red de instituciones, de todas ellas juntas? ¿Cómo llamamos a eso?

“¿Sociedad? ¿El Estado? ¿La infraestructura? ¿El sistema?”

Uau. El estado, la sociedad, la infraestructura…el sistema. Esta última es como suele llamarle la gente en la vida diaria, creo. A veces también le llaman “el rollo”, creo. ¿No? Es decir, la gente suele tener alguna frase coloquial para llamarlo, el puto sistema, incluso “ellos”. Pero en realidad no queremos decir “ellos”, queremos decir “aquello”. Queremos decir el conjunto de instituciones. Lo que nos envuelve y nos da opciones y también límites sobre qué opciones están permitidas: “el sistema”. Pero a mí me gusta llamarlo la frontera institucional. No soy muy bueno con los nombres, lo siento. No son muy guais. Pero me gusta llamarlo la frontera, de todos modos. Así que vamos a llamarle así, por ahora al menos.

Podés llamarlo de otra forma, de hecho podés pasar de ese concepto o redefinirlo como quierás más tarde. No está escrito sobre piedra. Las teorías son lo que queramos que sean. Así que llamaremos frontera institucional a la suma de todas instituciones en la sociedad, y la razón por la que lo llamo la frontera es porque creo que es como una frontera, que nos constriñe. Tenemos que encajar en algún o varios sitios. Pero no es el Estado, aunque incluye las instituciones del Estado, por supuesto. Y no es la sociedad, porque no es la gente sino tan sólo los roles. Y no es la infraestructura, porque no son las cosas materiales como las carreteras o los edificios. Es el sistema, o la frontera en mi terminología. Y, ¿qué haces si no encajas?

“Te quedas fuera. Estás colgado”

Sí, bueno, no conozco muy bien ese lenguaje pero creo que estamos de acuerdo. Estás fuera. En otras palabras, para participar en la sociedad, vas a tener que encajar en algún sitio de alguna institución, o en una secuencia de sitios en un grupo de instituciones. De otra forma, no formarás parte de ello. No harás lo que dicta la frontera institucional pero tampoco obtendrás lo que puede ofrecer. Así que la frontera es lo que llamamos sistema en un sentido. Entonces, ¿qué es la “gente”? Tenemos a la persona como concepto, ¿qué es toda la gente?

“¿El relleno?”

Exacto. Estamos de acuerdo, pero yo prefiero llamar a la gente, toda ella, el núcleo. Y puesto que soy yo el que habla más rato y tengo que acordarme, le llamaré el núcleo durante esta discusión. Pero podríamos haberle llamado el relleno o cualquier otra cosa, por supuesto. Y a lo que nos referimos con el núcleo de la sociedad (o relleno o lo que quieras) es toda la gente y sus niveles de satisfacción, habilidades, conocimientos, sentimientos, etc, no sólo individualmente sino en grupos y colectivamente, todo lo que habíamos incluido en nuestro concepto persona para prestarle especial atención en nuestra teoría.

Y ahora, ¿qué palabras tenés en la punta de la lengua, rondándoos la memoria debido a su semejanza con lo que acabamos de ver? Alguien tendría que tener un par de palabras, conceptos, que le vengan a la cabeza, del marxismo, conceptos que suenan un poco como centro y frontera. ¿Nadie? Joder, sí que ha desaparecido rápido el marxismo de nuestras mentes. Hay dos palabras en el marxismo que deberían venirles a la cabeza en comparación a núcleo y frontera.

“¿Totalitarismo?”

No, no. Los medios repiten marxismo y totalitarismo en la misma frase tan a menudo que es normal que les venga a la cabeza, pero no es esa palabra…

“¿Superestructura?”

Sí, base y superestructura. Exactamente. ¿Qué es la base en el marxismo? Es el aparato económico. ¿Qué es la superestructura? Todo lo demás. Entonces, notás lo que está pasando. Los marxistas estaban haciendo algo similar a lo que hacemos nosotros, buscando una manera de dividir a la sociedad en dos componentes clave, por decirlo así; ya volveremos a ellos y a esa semejanza un poco más tarde.

Núcleo y frontera

Sea como sea, en nuestro marco conceptual naciente tenemos el núcleo. Que es la gente, con su conciencia, sus habilidades, actitudes y formas de ver el mundo. Y luego tenemos las instituciones. Las estructuras de roles. Es sólo una forma de trocear la realidad para examinarla y pensar sobre ella. Puede ser efectiva o no serlo, ya lo veremos. Pero eso es lo que estamos haciendo. Eso es lo todo lo que hace cualquier teórico en la fase incipiente de la creación de una teoría. Digamos que estamos troceando la realidad. Ponemos una línea aquí.. otra aquí…y al final le ponemos un nombre. Si lo hacemos bien, las cosas en las que nos fijemos resultarán ser útiles. Si lo hacemos mal, tendremos que hacerlo de nuevo. Otra escuela de pensamiento, naturalmente, lo hará de otra manera.

Así que tenemos núcleo y frontera. Y frontera es el nombre para el conglomerado de instituciones que nos dan las estructuras de rol, los papeles, que tenemos que hacer para ser parte de la sociedad. Eso es la frontera y el núcleo es la población, la gente. Más concretamente, la gente con sus deseos y necesidades, con su nivel de satisfacción y su conciencia, incluyendo sus habilidades y percepciones, y especialmente su conciencia política, etc. Recordá que ese es nuestro concepto de gente, no algo más limitado.

Bueno, ¿tenemos que ir más allá? ¿Esto es todo? ¿Necesitamos tan sólo esta gran división núcleo/frontera para seguir con nuestro trabajo de entender la sociedad y la historia? ¿O hay más trozos que debamos cortar del tapete de la realidad social antes de empezar a buscar conexiones e interrelaciones entre nuestros conceptos?

Volvamos a la frontera. ¿Queremos darle nombre a partes de ella, para distinguirlas del resto? ¿Ves lo que estoy diciendo? Que alguien me dé un ejemplo de un nombre que podría marcar parte de toda la frontera, no una institución sola, sino un subconjunto del total.

“¿La economía?”

Exactamente, la economía. Podríamos llamar, a parte de lo que llamamos frontera, por ejemplo, la economía. ¿Podrás poner un nombre a alguna otra parte?

“¿El patriarcado?”

El patriarcado, hum, pero el patriarcado es como el capitalismo en vez de la economía. ¿Ves lo que digo? Es un ejemplo concreto de una parte de la frontera o sociedad. ¿De qué es un ejemplo? ¿De qué es una instancia concreta el patriarcado de la misma forma que el capitalismo es una instancia concreta de la economía?

“¿La estructura de poder?” “¿La opresión?”

A veces tienes los conceptos en la cabeza, a veces necesitas un poco más de tira y afloja antes de obtener algo útil. ¿Cuál es la parte de la realidad que puede ser un patriarcado o, aún mejor, cuál es la base, el origen, del patriarcado?

Bueno, podemos llamarlo la esfera familiar o de relaciones humanas o algo así. En otras palabras, hay otra parte de la frontera institucional que separamos como concepto, la esfera familiar. Y la esfera familiar puede ser una de patriarcado o no, igual que la economía puede ser capitalista o no. Bueno, sigamos y veamos cómo funciona esto, y como se va refinando y haciendo más útil y poderoso al guiar nuestras investigaciones. Decime otra parte de la frontera que va siendo más obvia ahora que hemos hecho esto, y al ir haciéndolo creo que las cosas irán siendo más claras.

“¿El gobierno, el estado?”

Sí. El aparato político o como quieras llamarlo. Otra.

“¿La cultura?”

Sí, la cultura. Bien, alguien podría separar más trozos de la frontera, encontrar más partes claves para nombrar porque queramos prestarles especial atención, pero voy a parar por el momento. Creo que vamos muy bien de momento. El arte de crear buenas teorías consiste en ser frugal. No crees más conceptos de los que necesites, pero crea los suficientes para tus necesidades.

Cuatro esferas de la vida social

Me parece a mí que si miras a la frontera institucional de la sociedad, puedes ver que hay diferentes partes, partes que son diferentes unas de otras y sin embargo igualmente importantes. Queremos ponerles una etiqueta para poder prestarles a cada una una atención detallada en nuestra teoría. Queremos remarcarlas para ver cómo cambian y evolucionan y cómo se influyen unas a otras y a la gente en particular, en vez de resaltar tan sólo su unión, la frontera entera, y no ver esos subsistemas. La economía, la esfera familiar, la política y la esfera cultural o comunitaria (como quieras llamarla), eso es lo que yo veo, de alguna forma, cuando examino la sociedad. Y me parece que esas cuatro existen en nuestra sociedad claramente. Pero, ¿existen en todas las sociedades? Estamos construyendo una teoría. ¿Esos conceptos, son siempre aplicables? ¿Hay alguna sociedad que no tenga economía? ¿Hay alguna sociedad que no tenga relaciones familiares? ¿Hay alguna sociedad que no tenga cultura? ¿Hay alguna sociedad que no tenga algún tipo de política, algún tipo de coordinación política de las decisiones? No, no lo creo, las cuatro están siempre presentes. ¿Por qué? Porque cada una de estas esferas tienen una función que las definen y esa función debe cumplirse en cualquier sociedad. Así que ya tenemos nuevos conceptos entrando en nuestra caja de herramientas. Esa es la manera de construir conceptos y teorías, lento pero seguro.

Así que, antes de seguir, pensá cuáles son las funciones que definen esas cuatro esferas de la vida social y pensá en cómo elaborar los conceptos relacionados, camino de una teoría útil.

¿Por qué existen el marxismo, el anarquismo, el feminismo y el nacionalismo?

[nacionalismo en EE.UU. se refiere a los movimientos que defienden los intereses de las minorías culturales, en especial las minorías raciales]

“¿Porque tratan de temas que importan a la gente?”

¿Tratan cada una de las cuatro esferas de la vida social? Sí, parece que lo hacen. ¿Por qué? En otras palabras, ¿qué está pasando? ¿Cómo es que no hay otra gran escuela de pensamiento? Pero sí que hay otra. ¿Qué dijisteis que faltaba?

“¿El medio ambiente?”

Sí. ¿Falta el medio ambiente? ¿Deberíamos tenerlo como concepto?

“Yo creo que sí debemos incluirlo”

Muy bien, primero, ¿hay alguna otra cosa que falte como concepto? Yo no saqué el tema del medio ambiente. ¿Hay algún otro concepto al mismo nivel general de los que ya tenemos, no más detallado sino igualmente básico, que queramos tener? Esto es un poco más difícil de conseguir, pero creo que hay otro.

“¿Estamos hablando de conceptos institucionales, no?”

Excepto que vamos a meter a la gente en un momento, pero sí, tienes razón. Hasta ahora lo que tenemos es qué es una institución como entidad abstracta, una colección de roles y sus relaciones sociales. Luego dijimos que llamaríamos el núcleo a todas las instituciones juntas. Luego dijimos que había partes de este conjunto, y que había cuatro esferas del núcleo que podíamos identificar. Las cuatro esferas de la vida social. Y hasta ahora, tienes razón, son todo instituciones.

“Bien, veamos, son instituciones pero luego has mencionado que habíamos dejado de lado el medio ambiente pero según tu definición de las instituciones como cosas donde tienes gente que llena roles, el medio ambiente no parece tener un lugar conceptual”

Y ese es un muy buen argumento. Mirá lo que está ocurriendo. Empezamos seleccionando conceptos y estos conceptos ya están afectando cómo vemos las cosas y qué otros conceptos encontramos. Eso es lo que hacen los conceptos. Eso es lo que hace una teoría. Es como unas gafas. Te pones las gafas y si son rojas, todo se ve rojo. Si son verdes, todo se ve verde. Las teorías son así. Las teorías conforman tu visión de la realidad y hacen que veas ciertos aspectos más fácilmente que otros, que seas más receptivo a unos que a otros, incluso que conozcas la existencia de unos más que de otros, porque ves la realidad a través de los conceptos y ves lo que se está destacando y no lo que se está dejando de lado. Así que lo que acabas de decir es muy válido e importante.

Pusimos nuestro énfasis inicial en las instituciones, los roles y relaciones que tiene la gente, y en la gente misma. Después hemos seguido adelante rápidamente, y ahora, ¿qué nos falta? Nos falta el medio ambiente porque no es una institución y no es la gente. Eso es así. Y esa es la razón por la que faltaba, exactamente la primera vez que hicimos este proceso Robin Hahnel y yo mismo. Íbamos tirando, y, a diferencia de ustedes, nuestras agendas personales y prioridades no eran particularmente ecologistas, así que no nos paramos y dijimos, espera un momento, nos hemos dejado algo. Durante un tiempo al menos, simplemente seguimos adelante, dándonos cuenta más tarde que teníamos un cierto agujero en el marco conceptual que necesitaba ser llenado. Y podríamos haber cometido un grave error en ese punto si no nos hubiéramos dado cuenta, o si hubiéramos estado tan entusiasmados con nuestros conceptos y sus lecciones y relaciones que, más tarde, cuando alguien nos dijera, eh, no tratás el medio ambiente a un nivel básico, hubiéramos respondido, bueno, no, pero eso es porque no es básico, es sólo un derivado. Podríamos haber seguido adelante, haber creado toda la teoría y haber dejado fuera algo muy importante, o haberlo relegado a una posición relativamente poco importante , lo que sin duda sería un error dado cómo está el mundo. De hecho, eso es lo que ocurre, muy a menudo, al construir una teoría. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con cada uno de los cuatro marcos conceptuales (anarquismo, marxismo, nacionalismo y feminismo) que hemos mencionado, creo. Aciertan en muchas cosas, seguro, pero también dejan fuera cosas importantes, dadas sus prioridades o énfasis, y luego no lo corrigen suficientemente bien (y también tienen otros problemas, que ya veremos más adelante). Y quizás nosotros también lo hagamos, pero al menos sabemos lo que ellos se dejaron, así que quizás podamos hacerlo mejor. Ya lo veremos cuando sigamos. Si tenemos el núcleo y la frontera, ¿qué coño es el medio ambiente?

“¿Otra esfera?”

Bueno, hemos usado ese término para aspectos de la vida social, los dominios de las instituciones y sus funciones. Eso no me suena a medio ambiente. Hemos sacado la idea de esfera de la vida social, y tenemos cuatro esferas, cada una existente como manifestación de la realización de una función que las necesidades de la humanidad requiere. Pero, ¿cómo se vería el medio ambiente bajo ese prisma? Clasificarlo así no funciona. Es algo diferente, importante pero diferente. El medio ambiente no está en nuestra lista hasta ahora y bueno, también podemos notar que tampoco está el resto del mundo. Porque lo que estamos haciendo es crear una teoría de la sociedad. Hemos estado hablando acerca de eso. Una sociedad. Quizás la historia de la sociedad. Pero, ¿qué hay de las otras sociedades? En cierto sentido, cada sociedad es un contexto. Y el contexto, creo, es en términos generales (y ese es el nivel al que estamos aún) el medio ambiente por una parte, y el resto del mundo de otras sociedades, en la otra. Es la forma de organizar los componentes que extraemos del conjunto de la realidad. Si encontramos otra forma, está bien. Si ayuda a explicar, predecir y guiar nuestras acciones. ¿Cómo sabemos qué forma de escoger nuestros conceptos, definirlos y luego determinar sus interrelaciones, nos gusta más? Depende de nuestros objetivos, de qué necesitamos para explicar, predecir o guiar. Qué forma de dividir la realidad en conceptos que sea fiel a sus atributos nos ayuda más, esa es la forma que deberíamos utilizar.

Así que nos encontramos con el problema de intentar hacer una teoría que nos ayude a entender la sociedad y la historia. ¿Hemos entrado en la historia para algo hasta ahora? No. Porque no tenemos ningún movimiento, ninguna dinámica. No tenemos ningún cambio hasta ahora, no tenemos conceptos relacionados con el cambio, y eso es lo que es la historia, el cambio a través del tiempo. De hecho, no tenemos ni tiempo aún. Hasta ahora sólo estamos echando un vistazo a una foto de la sociedad e intentando escoger qué es lo importante en un momento concreto. Estamos examinando una sociedad, pero por supuesto hay muchas sociedades. Así que tenemos relaciones internacionales, tan pronto como nos demos cuenta que cada sociedad está inmersa en el contexto del conjunto de todas las sociedades. Es casi como una segunda frontera, esta vez un tipo de frontera más grande para la combinación de la frontera institucional y el centro humano de cualquier sociedad. Es un contexto, lo llamaremos así. Y otra parte del contexto, creo, sería el medio ambiente. Es el escenario en que transcurre toda la acción. ¿Lo hace eso más importante? ¿Menos importante? No lo sé. El medio ambiente y las relaciones internacionales son en general importantísimas, estaremos todos de acuerdo hasta ahí, así que debemos incluirlas en nuestro marco conceptual.

“¿Pero dónde lo pones en tu esquema? Siempre dices que la gente es el núcleo y luego está la frontera, y esa frontera parece visualmente algo enorme, para mí, en comparación al núcleo, y ahora tenemos el medio ambiente, y es aún más grande”

Supongo que tienes razón si piensas en todo esto como en una imagen, de la forma en que te lo imaginas. Pero otra persona se lo puede imaginar como que tenemos ese núcleo inmenso, ese gran relleno dentro de una esfera, toda esa gente en sus muchas facetas (y, como veremos, en diversos grupos) y luego está esa fina frontera institucional, una especie de banda o de caparazón alrededor del núcleo. Lo ves, es una imagen un poco diferente de la tuya, pero esperemos que el significado sea similar. Así que podemos imaginarlo de muchas maneras, y cada una puede llevarte a ligeramente diferentes direcciones conceptuales, sí, pero, con suerte, si exigimos que sean acordes con la realidad además de útiles, estarán en consonancia. Si quieres ver un libro que pone ese tipo de conceptos en algunos diagramas, toma una copia de Liberating Theory (Teoría de la liberación), un libro escrito por un conjunto de coautores (yo mismo, Noam Chomsky, Holly Sklar, Lydia Sargent, Robin Hahnel, Mel King y Leslie Cagan). Hay diagramas en el libro que muestran cómo nos lo imaginamos cuando escribimos el libro, o más exactamente en el momento en que intentamos dibujarlo, y la mayoría se muere de risa cuando los ve. No quedan exactamente impresionados con nuestra destreza gráfica.

“Muy bien, ahora tengo una imagen visual de esto…de la institución…de la frontera alrededor de toda la gente. No tiene contacto con la gente, tan sólo los encierra.”

Primero de todo, aún no tenemos conceptos acabados. Teorizar es desarrollar, refinar y adaptar conceptos. Así que no quieras tener una imagen demasiado completa, al principio. Quieres ser flexible y maduro y alterar tus opiniones en respuesta a hechos reales, y a pensamientos más profundos, y también la experiencia de usarlos. Dicho esto, en cuanto a tu visualización, ¿cuál es el contacto entre el núcleo y la frontera tal como los hemos concebido hasta ahora? El contacto es que la gente llena los roles que crea la frontera, ¿de acuerdo? Y, por otro lado, las instituciones de la frontera existen porque la gente necesita cumplir ciertas funciones y crea instituciones para conseguirlo, y con el tiempo también modifica esas instituciones. Y por tanto la frontera afecta a quiénes somos y vice versa. La frontera nos limita y nos constriñe, en formas que ahora veremos, y los atributos de la gente garantizan que la frontera tendrá ciertos componentes; más aún, las decisiones de la gente pueden alterar esos componentes, de hecho en cierto sentido eso es lo que somos.

“Así pues, ¿en qué sentido es diferente la gente de ser simplemente partes de las instituciones, piezas parecidas de una gran máquina?”

Las personas no son partes de instituciones en la conceptualización que estamos desarrollando. La gente tiene unas características genéticas. Somos lo que somos, entidades biológicas. Sí, pero con una frontera diferente, seríamos diferentes. Ese es el argumento. Al llenar los roles institucionales, desarrollamos nuevos niveles de satisfacción, nuevas agendas y conciencias, o nuevos sufrimientos, etc., para llenar esos roles y a causa de las implicaciones que tienen para nuestras vidas y nuestras opciones. Pero la gente no forma un conjunto homogéneo, somos diversos, muy variados, pero no obstante moldeados bajo la presión de instituciones muy importantes que tienen un gran impacto sobre mucha gente diferente de forma similar.

“Pero, cuando lo llamas frontera, bueno, también lo podrías llamar estructura, pero sólo te interesan los límites de ello. Por eso lo llamas frontera”

Bueno, no sé. En general, decir que los nombres los saco de la pobreza de mi imaginación sería más próximo a la realidad. Pero no quiero que ese nombre, frontera, dé una falsa impresión. Impone límites, sí, pero también permite cosas. Debo dejar esto claro. El argumento es que había funciones en la sociedad que debían hacerse, en virtud de la naturaleza de la humanidad, y al tratar esas funciones surgieron esas varias instituciones. Así que no sólo son los límites en la gente lo que caracteriza a esas instituciones. La procreación y la socialización no son sólo límites, también son atributos positivos. La producción y la asignación de recursos son atributos positivos, no sólo límites. Estas funciones y las instituciones que las rigen existen porque las necesitamos. Porque si no las tuviéramos, no viviríamos. No habría nada. Esas funciones deben hacerse. Entonces, las instituciones nos permiten ciertas opciones pero no otras. Pueden estar permitiendo la vida a mucha gente y sin embargo limitar las opciones de la vida al mismo tiempo.

¿Por qué estas funciones particulares a las que hemos dado nombre merecen nuestra atención? ¿Por qué identificamos conceptualmente esas funciones? ¿Por qué nos centramos en ellas? ¿Qué tienen de especial? Tomá el respirar, por ejemplo. ¿Cómo es que no lo identifiqué como una función crítica? Ciertamente lo es…

“Pero lo hacemos, sin más”. “No hay muchas alternativas a respirar”

Lo hacemos sin más. No hay muchas alternativas a respirar. De acuerdo. Pero, sobre todo, no existe un conjunto de instituciones que tengan efectos poderosos en nuestras personalidades, nuestras posibilidades, nuestros éxitos y satisfacciones, en las cosas que queremos que nuestra teoría nos ayude a entender.

Pero, ¿qué tal si dijera que pensar es una función crítica? Quizás alguien quiera intentar re-conceptualizar nuestras esferas, mencionando que pensar siempre estará presente en la sociedad, debido a la naturaleza humana, e intentar discernir estructuras o instituciones asociadas, constituyendo una nueva esfera de la vida bajo ese prisma. Yo no lo veo, pero alguien podría verlo así. Y podría sacar a la luz una quinta esfera, que podría ayudar a los practicantes que usaran ese marco conceptual a ver verdades importantes y relevantes sobre la sociedad y la historia, de una forma más completa o más precisa que mi enfoque, que no tiene ese concepto para que nos centremos en esas relaciones. Si ocurre eso, debería cambiar mi enfoque, sin duda. Pero por ahora al menos, tengo una razón para creer que las cuatro que he escogido tienen sentido y está muy relacionada con el hecho de que existan las cuatro teorías de que hemos hablado antes, y que sirvan a las necesidades de ciertos grupos de gente.

“¿Cuál es tu opinión de la naturaleza humana?”

Bueno, ese es otro tema, pero dejame contestarlo rápidamente para luego volver al curso. Primero, debo decir que creo que es una cuestión muy seria para la gente de izquierdas, preocupada por cambiar el mundo a mejor, porque creo que cuando intentas organizar a la gente, si eres un buen organizador y trabajas duro, a menudo llegarás al punto en que la gente te dirá, pero la naturaleza humana es una mierda, y por tanto el mundo siempre será una mierda, para qué perder el tiempo. Pero yo no creo eso, ni mucho menos. Creo que la naturaleza humana es, de hecho, muy variada. Es obviamente capaz de lo que llamamos cosas malas, conducta antisocial, incluso asesinatos en serie. Eso no se puede dudar. Sabemos que la naturaleza humana es compatible con que la gente haga todo tipo de cosas horribles, incluyendo los asesinatos en masa y todo lo demás, porque todo eso ha ocurrido. Pero me parece que el estudio de la naturaleza humana también puede incluir todos los valores positivos que deseamos. Y creo que tienes un buen argumento para eso, un argumento que me parece muy convincente. Así que aquí tenemos un argumento para alguien que diga que la gente es mala, avariciosa, etc., en el fondo (por supuesto, podés empezar preguntando a la gente si esa persona misma es mala y avariciosa, o si piensa que tú lo eres, etc.). Dile a esa persona, muy bien, imagínate a alguien caminando por la calle y que ve a un niño con un helado. Es un día caluroso, hace mucho calor y hay un niño que tiene un helado y la persona que camina por la calle, que es adulta, tiene hambre y tiene calor. Y no hay nadie alrededor. Entonces, ¿el adulto toma el helado, le da un empujón al niño y sigue caminando?

Cuando acaben de sonreír, les podéis preguntar, muy bien, entonces ¿qué dirías de una persona que haga eso? La mayoría de la gente estará de acuerdo en que ese tipo tiene algún problema. Le falta un tornillo. Y el hecho de que pensemos eso sobre la persona que tomara ese helado quiere decir que en el fondo creemos que esa persona tiene algo patológico, algo desviado de lo que significa ser una persona normal. La misma persona que piensa que los humanos somos malos y codiciosos, cuando le preguntas sobre esta aventura del helado, y la conducta mala y codiciosa que conlleva, de golpe piensan que es algo patológico comportarse así. Primero se considera la norma de la humanidad, cuando al decir eso elimina la responsabilidad de mejorar el mundo, luego se considera patológico cuando se examinan situaciones reales y no hay ninguna implicación entre manos para la vida de esa persona.

Un segundo enfoque

Otro argumento es el siguiente. La gente dirá, bueno el mundo es tan horrible que debe ser la naturaleza humana la que lo causa. Hay maldad en todos sitios. Y mi respuesta es exactamente la contraria. Si puedes encontrar una persona que se comporta de forma consistente con lo que llamas bondad (no me importa quién sea, el Che Guevara o tu tía) esa es mejor prueba de que la naturaleza humana es buena cuando se manifiesta en su plenitud, que todos los Hitler y malvados de la historia son para la opinión contraria. ¿Por qué? Porque la frontera institucional que hemos tenido desde el principio de la historia conocida ha tenido roles que producen ese mal comportamiento. Todo lo que nos rodea nos empuja a los malos resultados que encontramos. Y por lo tanto el hecho de que haya codicia, guerras, etc., se explica fácilmente como la consecuencia de las presiones de esas instituciones. De hecho, si examinas esas instituciones, tienes que preguntarte lo contrario. ¿De dónde vienen las buenas obras? No es fácil explicar la sociabilidad, la justicia, la equidad, ser justo, todo eso. De dónde viene. La conducta antisocial es promovida por las instituciones, lo que es difícil de explicar es la buena persona. Es difícil de explicar porque toda la estructura social nos empuja en la otra dirección. ¿Ves lo que estoy diciendo? Por eso es por lo que pienso que si podés identificar una buena persona, sea tu tía, tu tío, ustedes mismos, es una buena prueba de que las inclinaciones humanas naturales son sociales más bien que antisociales. Pero no quiero pasarme todo el tiempo hablando sobre esto porque podríamos seguir y seguir.

“No necesariamente…no sé…yo estoy de acuerdo con que la gente es una mierda. La gente es baja y despreciable y tiende a actuar sólo en su propio interés. Ya sé que su propio interés se puede definir de un millón de maneras en función de cómo fueron educados, como se relacionaron en sociedad e incluso, hasta cierto punto, biológicamente o lo que sea”

De pronto la gente son ellos y no nosotros, cuando la gente es una mierda… Usa los conceptos que tenemos. ¿Qué determina el propio interés de la gente?

“La sociedad…la estructura”

Sí, las estructuras institucionales y los roles, así como la historia anterior, como veremos. Bien, esas cosas…

“Pero no estás de acuerdo…sólo intentaba saber si estás de acuerdo en que la gente de forma innata actúa según sus propios intereses…lo que ellos perciben como sus propios intereses”

No sé si eso significa algo. ¿Que la gente intenta realizarse? Seguro. Pero la gente también pasa también mucho tiempo intentando hacer felices a los demás.

“Pero eso de alguna forma les hace felices a ellos mismos”

Si queres mirarlo así, no me importa mucho. Ese es el tipo de discusión en que no quiero entrar, porque podríamos seguir eternamente y honestamente, no creo que tenga mucho valor. Es interesante para algunos, claro, pero nos alejaría de nuestros propósitos. Para nuestros propósitos es suficiente ir avanzando, paso a paso. Quizás esto vuelva a surgir cuando nuestros conceptos estén más desarrollados y podamos atender esas cuestiones más directamente. De momento quedémonos cada uno con nuestra visión de qué son los humanos. En la medida en que tu opinión incluya que tenemos diversas facetas innatas, y que esas interactúan con las circunstancias con que nos encontramos para determinar nuestros niveles de satisfacción, conciencia, habilidades, etc., y en la medida en que creamos que en esa interacción no sólo es posible que la gente sea codiciosa y antisocial, sino que también es posible que la gente sea social, que se ayude unos a otros, estamos suficientemente de acuerdo para continuar. Los conceptos se elaboran y se refinan usándolos, paso a paso, en el análisis, y eso ocurre de la forma más constructiva, creo, haciéndolo metódicamente para evitar infectar lo que estamos haciendo con todo tipo de preferencias o prejuicios no muy pensados que puedan influir. Así que, por el momento, planteémonos la cuestión siguiente en la secuencia que hemos estado siguiendo y que puede llevarnos un paso más allá.

Clasificando sociedades y tipos de sociedades

Nombrá algunas sociedades del mundo, algunos países del mundo, y veamos si podemos hacer algo con el mapa conceptual que ya tenemos a mano.

“Suecia…Irlanda”

Tendremos que nombrar algunas más. Nombrá algunas que sean prototipo de algo en tu mente, si podés.

“Sudáfrica…La Unión Soviética…La Australia de los aborígenes”

La Australia de los aborígenes no es una sociedad sobre la que sepa mucho. Bueno, ¿qué vamos a hacer si tenemos nuestra teoría y examinamos esos diferentes países? Bueno, con nuestra teoría podemos preguntar muchas cosas sobre un país. Podríamos decir, muy bien, ¿cuál es el estado de la conciencia y la satisfacción en el núcleo, en la gente? Esos son atributos que investigaríamos, así como el estado de desarrollo de las capacidades de cada uno, etc. ¿Y sobre la frontera? Preguntaríamos, a ver, ¿cuáles son las estructuras institucionales de las esferas económica, política, cultural y familiar? Suponé que nos preguntamos si Sudáfrica y los EE.UU. son el mismo tipo de sociedad. Suponé que nos preguntamos eso y somos marxistas. ¿Cuál es nuestra respuesta? Sudáfrica hace veinte años y los EE.UU. hace veinte años.

“Sí, lo son”

Si somos marxistas la respuesta es sí. Correcto. ¿Ven todos el porqué? ¿Por qué eso es así?

“¿Son capitalistas?”

Sí, y ahí acaba todo. La dimensión más importante es cómo es la economía. Ambas son economías capitalistas y, por lo tanto, tienen el mismo tipo de sociedad. Ahora bien, nosotros, aquí sentados, ¿creemos que es el mismo tipo de sociedad? Da tan sólo vuestra reacción instintiva a esa pregunta, por favor. ¿Cuánta gente cree que no es el mismo tipo de sociedad, que hay algo fundamentalmente diferente?

Bueno, sigamos por el momento con el estudio. ¿Qué decía el marxista sobre la Unión Soviética y los EE.UU., ambos hace veinte años, por ejemplo?

“Que son diferentes”

Sí, son diferentes, y ¿por qué? Porque la economía es diferente. Entonces yo digo, ¿cuánta gente cree que Sudáfrica y los EE.UU. eran diferentes en un modo tan fundamental e importante como lo eran la Unión Soviética y los EE.UU.? ¿Quién piensa eso? ¿Nadie?

“¿En un sentido cultural?”

Bueno, puedes expresarlo como quieras. Pero, ¿quién piensa que son diferentes de un modo básico? ¿Ves lo que estoy diciendo? ¿Qué teórico piensa que son diferentes?

“¿El nacionalista?”

Ves qué fácil. Estamos callados cuando se pregunta de una forma pero, cuando se pregunta de otra manera, obtenemos una respuesta inmediata. De hecho, el nacionalista hace 20 años podría no sólo mirar a Sudáfrica y los EE.UU y decir que eran profundamente diferentes, podría también mirar la Unión Soviética y los EE.UU. y decir que no eran muy diferentes. Pero el nacionalista mira a Sudáfrica y a los EE.UU. y dice, gran diferencia, ¿está claro?

Eso es ciertamente lo que ocurre en la práctica. Veremos eso en un momento. Pero ya sabemos esas cosas. Sólo lo estamos haciendo de forma un poco más sistemática, eso es todo. El argumento es que es nuestra teoría, y la teoría del nacionalista o el marxista, la que nos dice si las diferencias que vemos (todos vemos alguna diferencia) importan o no. Si nuestra comprensión del mundo dice que esas cuatro esferas son realmente importantes y decisivas en definir la naturaleza de la sociedad (y no hemos dado aún muchas razones para creer eso) entonces si tienes dos sociedades en que una de esas esferas de la vida es sistemáticamente diferente que en la otra, tendrás dos tipos de sociedades. A eso apuntan tus conceptos. Eso es lo que te dirían tus conceptos.

Así pues, el marxismo ve una gran diferencia entre la (antigua) Unión Soviética y los EE.UU en cuanto a la economía, en la cual los marxistas ponen gran énfasis, pero muchas feministas no ven tal diferencia porque están poniendo su énfasis en la familia y el sexo. Y dicen que ambas sociedades son patriarcales, y vamos a ocuparnos de tratar ese tema. Y se enfadan bastante cuando les dicen que son muy diferentes porque en las cosas que ellas remarcan las dos sociedades no parecen ser muy diferentes. Entonces el marxista contraataca y dice que hay muchas mujeres médicos en la Unión Soviética. ¿Y qué deduciría de eso una feminista realmente lista?

“¿Que el estatus de los médicos en la Unión Soviética es bajo?”

Me pregunto si hay alguna clase universitaria en el mundo donde se pudiera obtener esa respuesta tan rápidamente. Y aquí es donde la teoría empieza a ser poderosa. Si tienes una teoría que te dice ciertas cosas, que predice… y lo que has contestado es un ejemplo de usar una predicción de una teoría. En otras palabras, miramos y vemos que la Unión Soviética es patriarcal, ¿qué me dice mi teoría que ocurrirá si es patriarcal? Dice que habrá una división sexista del trabajo y una división sexista de todo, de hecho, y que las mujeres estarán subordinadas. Bien, miramos y vemos que las mujeres están llenando ese rol llamado médico que tiene, en nuestra experiencia, mucho estatus, ingresos, poder. Pero espera un momento, ¿cómo puede ser sexista la sociedad si los médicos son en su mayoría mujeres? Bueno, podemos hacer una deducción. O bien no es sexista en el modo en que nosotros entendemos el sexismo, o ser médico no es tan guai. Y tú dedujiste que ser médico no era tan gran cosa. De eso tratan las teorías. Una teoría es buena si te puede decir algo que no sabías antes. Y ese es el valor de esa cosa (Por supuesto, en realidad si todo esto es cierto o no, tendríamos que investigarlo. Quizás otros factores compliquen la situación. Es el método, el razonamiento, lo que quería remarcar).

Bien, supongamos ahora que preguntamos qué es una revolución

Vamos a intentar obtener algunos conceptos rápidamente. ¿Cuál es el concepto de revolución? ¿Qué quiere decir revolución?

“Un cambio en el sistema”

¿Un cambio en el sistema? De qué sistema estamos hablando. ¿Estamos usando nuestros conceptos? Lo que estamos haciendo es teoría sobre la sociedad, así que si la revolución es un cambio, en este caso, el sistema sería una sociedad. ¿Alguna otra cosa?

“¿Una reordenación de los roles y las relaciones?”

Bueno aquí tenemos una persona intentando usar la teoría. Está diciendo, a ver, estos son nuestros conceptos y si no podemos definir revolución en el contexto de los conceptos que tenemos, entonces quizá necesitemos algo nuevo, pero intentemos primero hacerlo con lo que tenemos. Y, en el contexto de lo que tenemos, ¿qué es? Muy bien, ¿tú estabas diciendo que era qué?

“Una reordenación de los roles y las relaciones”

¿Cuáles?

“¿De las instituciones?”

Sí, pero ¿cualquier reordenación de cualquier institución? Podríamos definirlo así… una vez más, un concepto es algo que definimos. Podemos hacerlo como queramos. Pero, ¿qué es útil para nosotros?

“¿Más cosas sobre la esfera?”

“Yo diría, ¿que tomara todas las esferas?”

“Si es importante para ti, como que si eres un patriarca no quieres cambiar esos roles, pero si eres un trabajador querrás un revolución basada en esa relación, pero no en las otras”

Creo que estamos llegando a algún sitio. La cuestión es qué etiqueta le pondremos a las cosas. Y estas cuestiones son importantes porque, en primer lugar, afectan a si la gente de diferentes grupos e intereses conectará con nuestra teoría, y a si nuestros conceptos dirigirán nuestra atención de forma útil, etc., como hemos visto. Una posibilidad sería decir, vamos a definir revolución como un cambio en que las características definitorias (y aún no hemos dicho nada de qué características son definitorias, y cuáles son menos importantes) de cada una de las cuatro haya cambiado. Así que las cuatro esferas tienen que cambiar sus características básicas para que haya una revolución. Suponé que definimos revolución de esa forma. Alguien puede nombrar una revolución…

“Pero entonces no hay revolución en Europa del Este. Ni hubo ninguna en Sudáfrica”

Si tienes esa definición, tendrás que decir eso, sí. Pero hay mucha gente que no estará de acuerdo. Pero, por otra parte, ¿dirá todo el mundo que hubo una revolución en Sudáfrica cuando se eliminó el apartheid?

“No”

¿Quién dirá que no?

“¿Los economistas?”

Bueno, sí, los marxistas no lo llamarán revolución. De ninguna forma. Y tienen su parte de razón. Sigue siendo una economía capitalista y muchas cosas son iguales. Y los límites que la continuada presencia de las instituciones capitalistas impone en la frontera de la sociedad son extraordinariamente poderosos. Y hay limitaciones en las vidas de la gente. Dicho todo eso, ¿queremos llamarlo una revolución?

“Fue un cambio muy importante….”

¿En qué? En las relaciones básicas en una de las cuatro esferas que hemos destacado. Sí. Y…bueno, podemos pensar un poco sobre esto. Vamos a hacer esto a menudo mientras seguimos. Pero es una pregunta real. Qué definición de la palabra revolución nos será útil. El valor de la teoría siempre es discutible y quizás debamos perder un minuto explorando eso en detalle. Esto no es la teoría de la relatividad, no hace falta mucho, pero es importante tenerlo en mente.

Una buena teoría es accesible

Suponé que nos preguntamos, de una teoría sobre la sociedad, qué cualidades debería tener. Una teoría sobre la sociedad que la gente que quiere hacer un mundo mejor vayan a usar. ¿Qué cualidades debe tener? Sabemos que tiene que explicar. Que tiene que predecir. Que tiene que ser útil para guiarnos. ¿Hay otras cualidades que deba tener?

“Tiene que mejorar las cosas”

Bueno, es la gente que la usa la que intenta mejorar las cosas. Pero tiene que ser útil para ese fin. ¿Existe otra cualidad que se necesite para ser útil a ese fin?

“¿Tiene que ser fácilmente trasladable a la práctica?”

Y eso qué significa, que se pueda trasladar fácilmente a la práctica. ¿Quién la usará? ¿La práctica de quién? Es una pregunta interesante. ¿Cuáles son las respuestas posibles? ¿Quién podría usarla?

“¿Los revolucionarios, la gente que mantiene esa teoría?”

Pero, ¿quién será esa gente? Podría ser todo el mundo o podría ser…

“Podrían ser los intelectuales”

Sí. Podría ser un pequeño grupo de gente. Podría ser que la teoría, para usarla, tengas que sentarte en una biblioteca, cerrar todas las puertas, aislarte del ruido, y pensar durante 47 horas, ¿no? Conversar con otros que hayan hecho ese mismo proceso y, entonces, quizás conseguir resultados. Esto es muy serio; podría ser que necesites varios años para aprenderlo, y entonces cada vez que lo uses, es un megaproyecto. En otras palabras, puedes desarrollar algo que sea difícil de aprender y difícil de usar. Pero, si haces eso, ¿qué ocurrirá? Bueno, no es tan malo si es una teoría del funcionamiento interno de los ordenadores, ¿no? La gente que se ocupe de eso, si es necesario, pueden ir a la escuela para aprenderlo y cuando trabajen con el ordenador pueden hacerlo en un bonito ambiente tranquilo, con alguien igualmente preparado, etc. El hecho de que una teoría social esté estructurada de forma que tengas que pasar años aprendiendo las palabras y luego aprendiendo cómo pensar con esas palabras y así, puede ser un problema. Sería agradable que toda teoría fuera fácil. Pero no es un desastre social si una teoría de los ordenadores o de las combinaciones químicas tiene ese carácter de difícil aprendizaje. Pero, ¿qué ocurre si tu teoría política, la que va a guiar los esfuerzos para el cambio social, tiene esos mismos atributos? ¿Qué significará eso con toda seguridad?

“Que fracasará”

¿Fracasará en qué?

“… en transformar la sociedad en pleno?”

No veo porqué. Quizás es potente y puede discernir verdades importantes y guiar a la gente a acciones efectivas. Pero sabemos algo muy importante. ¿Quién podrá usarla?

“La gente no podrá participar”

¿Por qué? ¿Porque son tontos?

“No. Porque es incomprensible. No han tenido tiempo de aprenderla”

Porque la mayoría de gente no tiene tiempo. No tiene la oportunidad. ¿Quién tendrá el tiempo y la oportunidad, qué gente?

“¿Los intelectuales?”

Sí, la gente que es profesional de eso. Exactamente. Así que si creamos una teoría muy obtusa, muy difícil de usar y con la que tienes que trabajar realmente duro para sacar algo de ello, entonces puedes estar seguro que la tarea de hacer teoría la hará un círculo relativamente pequeño de gente. Y, habiendo visto la luz, anunciarán a todos los resultados. Si no quieres eso, mejor no construyas la teoría de ese modo.

Creo que esa es una condena a muchas teorías sociales. Si tu objetivo es entender en la biblioteca no importa mucho. Pero si tu objetivo es crear una herramienta que utilice la gente que está sufriendo, no puede no ser amigable. Simplemente no puede ser. Es así de fácil y así de simple. Y, sin embargo, no se dice a menudo. Pero si el marxismo-leninismo es una teoría que tienes que pasarte siglos aprendiendo o, olvidá el marxismo, el postmodernismo o lo que sea, entonces no sirve para un movimiento público y participativo. Si estas cosas se supone que tienen que ser herramientas para hacer del mundo un lugar mejor y, en especia,l un lugar más democrático y participativo, bueno, tienes que estar de broma. A no ser, por supuesto, que creas que la mejor manera de hacer un mundo mejor sea tener un cierto número de gente que utilice esos conceptos, dé con la solución de todo y le diga al resto qué hacer. ¿Cómo se llama ese enfoque a menudo?

“¿Totalitarismo?”

Bueno, de acuerdo, pero mejor leninismo. Esa es la estrategia leninista, la estrategia de la vanguardia. Pero ya llegaremos a eso.

“No existe la posibilidad de que una teoría… no sé, estoy intentando pensar sobre esto pero… que no fuera suficientemente completa y detallada si se hace suficientemente simple para ser útil popularmente? ¿Que el nivel de complejidad del tema sea demasiado grande para permitir que sea muy directa?”

Sí, seguro que es posible. De hecho es así para la mecánica cuántica, por ejemplo. Eso es cierto, por ejemplo, para las teorías sobre los electrones y los quarks. Y podría ser que cierta área de la vida social sea tan complicada que no puedas entenderla o hacer predicciones sobre ella o guiar tu práctica en el nivel adecuado para ayudar a los activistas a crear un cambio social valioso sin una teoría que sea tan compleja que precise mucho tiempo para aprenderla y un lugar tranquilo para usarla.

Es posible que ciertas facetas de la vida social sean muy difíciles. Que no puedas hacerlas realmente fáciles para el usuario y a la vez suficientemente completas y detalladas para tus propósitos. Sí. Pero de hecho la sociedad es tan increíblemente compleja que para llegar a cualquier sitio tienes que trabajar a un nivel bastante general y elemental (realmente sólo son posibles ideas muy generales) y no es tan difícil trabajar con eso, en realidad. Y dadas nuestras prioridades sociales, en todo caso, tenemos que intentar con todas nuestras fuerzas generar un enfoque que sea utilizable y que encaje en las circunstancias y en el tiempo disponible de la gente, antes de abandonar ese empeño. Tenemos que ver si podemos hacer eso, porque el costo, en términos de falta de participación y de la imposición de una élite jerárquica si no lo hacemos, es demasiado grande.

Una buena teoría satisface las necesidades de sus usuarios, y encaja con su capacidad(.)

Además, necesitamos un marco cuyo uso no sea contrario a las experiencias de la gente, que encaje en ellas. Y esa es otra cosa a remarcar. Incluso podríamos ir más allá, llegados a este punto. Este es un punto más sutil sobre las cualidades que deberíamos buscar en una teoría social, que es algo muy importante cuando pensamos qué es una buena teoría social para los activistas que intentan cambiar el mundo. Suponé que vivís en una sociedad en la cual hay cierto tipo de rasgos que son malos. ¿Cuáles son algunos de los rasgos que son malos en nuestra sociedad?

“La codicia… el racismo”

Sí. El racismo, el sexismo, el clasismo. El autoritarismo, etc. De acuerdo, ¿qué ocurre si tu teoría está construida de tal manera que si tú tienes esos atributos en tu personalidad y en tu conciencia e intentas usar esa teoría, no podrás con ella? ¿Ves lo que estoy diciendo? En otras palabras, ¿qué ocurre si la teoría, en vez de contrarrestar esos males imbuidos en nuestro pensamiento y en nuestras suposiciones, e incluso llevar a la persona que los tenga a visiones opuestas, contrarias al impacto de esos prejuicios, qué ocurre si en vez de eso necesita que la use un ser humano perfecto para funcionar? En otras palabras, puedes tener una forma de conceptualizar y pensar sobre el mundo que actúe contra esos males en su misma estructura y uso, o que caiga víctima de ellos fácilmente. Puedes tener una teoría que presione a un hombre, o al miembro de una comunidad cultural dominante, por ejemplo, a prestar atención a las cosas a las que un hombre puede no prestar atención. O puedes tener una teoría tal que sólo si ya eres un ser humano perfecto, lo tendrás todo en cuenta. Si no eres tan perfecto, te desviarás de una percepción verdadera por tus prejuicios anteriores. ¿Cuál es mejor? ¿Ves lo que estoy diciendo?

Ahora bien, creo que cada uno de los marcos conceptuales de que hemos hablado puede idealmente producir grandes resultados. Puedes llegar a examinar la sociedad desde una dirección inicial económica o política o de género o nacionalista, y con unas herramientas que pongan énfasis en una o otras de esas más que en el resto y, sin embargo, llegar a tener una visión completa y profunda que sea poderosa y atractiva. Pero sólo puedes hacer eso, creo, si ya eres casi un ser humano perfecto y tienes mucho tiempo y un entorno tranquilo para poder dedicarte a tus pensamientos. Porque cada uno de esos marcos no sólo no te empuja hacia una concepción global, sino que sucumbe fácilmente a las tendencias a no ver nada de lo que importa. ¿Qué ocurre a menudo con esos marcos conceptuales, por contra? Alguien de aquí debe no gustarle el tipo de análisis que hacen algunos anarquistas o algunas feministas. ¿Por qué?

“Su visión es muy estrecha”

Y no se amplía. ¿Por qué? Porque las debilidades que tiene la gente, que tenemos todos, de no ser capaces de ver todos los aspectos de la realidad dados nuestro pasado, nuestros prejuicios y nuestras experiencias limitadas, o incluso la tendencia que tenemos a dejar de lado los temas que entren en conflicto con nuestros intereses, se ven agravados por la estructura de esas teorías. La teoría nos hace más miopes, o al menos no contrarresta esas debilidades que tenemos. Pero una buena teoría las contrarrestará. Una buena teoría trabajará contra todas las debilidades de la gente que intente usarla, si es una teoría social, como mínimo, que intenta conseguir cambios.

Se puede argumentar que una buena teoría científica no necesita hacer eso, aunque irónicamente lo hace a menudo. Pero este es un atributo que debemos intentar crear conscientemente en una teoría social si nos tomamos en serio que la use gente real, en situaciones reales, para ayudarla a guiar su práctica efectiva. Si nos tomamos en serio tener un marco intelectual que vaya a proporcionar una forma práctica de mirar el mundo y pensar sobre él, de intentar predecir e intentar guiar nuestras acciones, tiene que ser amplia y fácil de usar sin un esfuerzo tremendo de tiempo y energía. Y tiene que contrarrestar nuestra estrechez de miras, nuestra tendencia a dejarnos cosas importantes. Ese es otro tipo de presión que siento cuando intento sentarme y pensar qué tipo de marco político sería bueno que tuviera cada persona, y que fuera útil y que nos llevara a algún lado. En vez de pensar en grandes palabras, que probablemente es el criterio que se empleó en la creación del postmodernismo, pienso en que debe ser accesible y usable por la gente real en circunstancias difíciles. Quizás estoy siendo cínico, pero eso es lo que siento sobre el postmodernismo, y el contraste es brutal. Es muy difícil pensar en otro criterio en su elección de conceptos que no sea cuán largas y raras pueden ser las palabras.

“Cuán largas pueden ser las frases”

¡Alguien tan hostil como yo! ¿Y por qué querría nadie tener como criterio de guía al desarrollar un marco intelectual, de forma consciente o no, cuán largas puedan ser las frases o las palabras, en otras palabras, cuán oscuro y complejo pueda uno hacer que suene? ¿Qué se consigue con eso?

“La gente consigue puestos de profesor”

No hay nada como tener estudiantes que contesten regularmente tus preguntas exactamente como quieres que las contesten. Espero que no esté, de alguna forma, imponiendo las respuestas que busco. Sí, exactamente. La gente consigue puestos de profesor. Ya sé que aún estamos revoloteando sobre el énfasis de esta charla, pero creo que es importante, así que detengámonos un poco más en esto. Hace que el campo de estudio se parezca a la física o a la microbiología, digno de status.

¿Qué hacemos en realidad en las clases de Literatura? Bueno, hablamos de libros. Ahora bien, el hecho es que algunos pueden hablar de libros de una forma muy buena, muy inteligente y muy aguda, pero sin embargo seguimos estando hablando sobre libros, y cualquiera puede hacerlo. No hay nada en absoluto esotérico sobre ello. Así que hay ese sentimiento, creo, sea consciente o no, de que si quieres legitimar el hecho de que vas a cobrar $40.000, $50.000 o $80.000 por enseñarle a la gente a hablar de libros, o incluso tan sólo por hablar de ellos tú mismo, mejor que no te quedes ahí sentado hablando en un castellano normalito como todos porque entonces tendrás que ser realmente bueno para valer eso. Pero si puedes construir un edificio elaborado de palabras y conceptos que se convierta en un conocimiento especializado que sólo tú tienes y que nadie puede ver si tiene fallos o no, entonces parece más justificado. Creo que básicamente se trata de eso. Me vuelve loco. ¿Y por qué me subo por las paredes por eso? Porque los estudiantes llegan a la facultad y la persona que enseña postmodernismo o Literatura Inglesa o cualquier otra cosa de esa forma, es una persona de buen corazón, humana, radical, que le importan los temas sociales así que su curso es atractivo y los estudiantes con inclinaciones sociales van hacia ellos. Entonces hay dos posibilidades. Los estudiantes se darán cuenta de que son tonterías. Y verán que hay algo de contenido, pero que en su mayor parte es paja. Pueden quedar intimidados o tener muchas, muchas ganas de mantener el contacto con esa buena gente. Así que aparentan que no es así, que no es en su mayoría ruido incomprensible, y se convierten en parte de los que intentan aprender cómo hablar esa oscura jerga. O, por otra parte, viendo que son tonterías y no quedándose intimidados o queriendo mantener contacto con esos practicantes, simplemente abandonan a la izquierda en pleno, pensando que todo es falso y pretencioso. Es una dinámica muy viciosa, creo. Pero, para ponerlo en perspectiva, ciertamente no es peor que tomar la teoría social y enrollarse y hacerla tan oscura que tengas que ser un profesional para usarla, esta vez con el objetivo de encumbrar a una élite en lo más alto del activismo político. Eso también es horrible, con repercusiones mucho más amplias y destructivas, en mi opinión.

Muy bien, volvamos a nuestro camino… perdón por los rodeos. Si queremos elaborar un poco más lo que estamos haciendo conceptualmente, ¿qué haríamos ahora?

Lo primero que haríamos sería enriquecer nuestros conceptos. Añadiríamos nuevos conceptos para cada una de las cuatro esferas. Tenemos que añadir conceptos sobre la forma en que interactúan las cuatro esferas y sobre cuáles pueden ser sus interrelaciones. Y tenemos que añadir conceptos que sean dinámicos. También tenemos que tener en cuenta el cambio en el tiempo. Empezaríamos a desarrollar una imagen de la sociedad no sólo como una foto fija sino de la sociedad tal como va cambiando y qué son la evolución, el cambio social y la revolución. Y entonces intentaríamos tratar cómo vamos de todo eso al tipo de visión de lo que queremos y a un cierto tipo de práctica de cómo conseguir esa visión. Y ese es el proceso general de desarrollar el marco conceptual, y lo que intentaremos hacer, más o menos, en las próximas charlas.

Y luego, para anticiparme un poco más, después de todo eso tendríamos este nuevo aparato conceptual y lo aplicaríamos y con suerte lo iríamos mejorando con nuestra experiencia usándolo. Porque es seguro que no lo haremos perfecto a la primera. Pero podemos probablemente obtener algo que sea útil y luego irlo enriqueciendo al ir avanzando. Ese es el proceso central de hacer una teoría.

Así que tenemos núcleo, los humanos y sus atributos. Tenemos fronteras institucionales, las instituciones y los roles estructurales que ocupa la gente en ellas. Tienes un papel. Tienes que seguir las reglas, los esquemas de comportamiento asociados con ese rol, y el acto de llevar a cabo esos esquemas de comportamiento te afecta, a ti y a tus niveles de conciencia, satisfacción, etc.

¿Y cuáles son esos papeles? ¿Madre, padre, por ejemplo? Capitalista, trabajador. No sé los nombres de las cosas en las religiones, pero, ya sabes, creyente, sacerdote. Miembro de una comunidad. Latino. Asiático, lo que sea que eres en tu comunidad. Ciudadano, gobernante, etc. Al llenar esos roles desempeñas los comportamientos requeridos. Y datecuenta que, por supuesto, tienes muchos roles.

“¿Qué hay del socialismo?”

Esa es simplemente una visión típicamente asociada con el marxismo, del que ya hemos hablado bastante, y seguiremos hablando más adelante, y sin duda en las discusiones también.

“¿Qué hay del socialismo democrático?”

Bien. Si te refieres a como escuela de pensamiento, es una variante del marxismo. ¿Ha oído alguien hablar de teorías combinadas?

“¿El anarco-feminismo?”

Sí, el anarco-feminismo, claro, en el cual se usan dos de las esferas como núcleo del enfoque.

“¿El marxismo-feminismo?”

Dos esferas diferentes.

“¿El eco-anarquismo?”

Sí…y ¿qué es lo que está ocurriendo? Marxismo-nacionalismo. Socialismo-feminismo. O sea, ¿qué son esas cosas, qué está ocurriendo?

Lo que pasa es que en vez de mirar a la sociedad a través de una esfera, de repente…tenemos la idea genial…miraremos a la sociedad a través de dos esferas (o un contexto y una esfera). Puede ser que digamos, vamos a mirar a través de dos esferas que están separadas pero son igualmente influyentes. Marxismo-feminismo. Usamos los conceptos de un marco o los del otro, los que sean apropiados a la situación en cada momento. O podemos inventarnos un nuevo nombre, feminismo socialista, para examinar la sociedad desde dos esferas que se afectan mutuamente de forma interactiva. Usamos nuevos conceptos, usamos a la vez conceptos modificados de cada uno de los marcos. Y cosas así. Todos esos marcos diferentes y oscuros, son sólo diferentes formas de examinar la sociedad que producen diferentes herramientas conceptuales (o combinaciones de ellas) que puedes usar y entonces ver las cosas de forma diferente. Y se puede tomar virtualmente cualquier permutación o combinación de esas cosas, algunas más populares que otras.

Y yo también tengo una combinación favorita. La mía es tomar las cuatro esferas, por lo tanto, las cuatro orientaciones, e impulsar a cada una con el impacto de las otras. Excepto por una cosa; voy a adelantarme un poco a próximas charlas, pero, por favor, no discutamos esto en profundidad ahora, esperemos hasta que llegue su momento en el curso. Tan sólo lo introduzco aquí como algo en que pensar…

Creo que para una buena teoría necesitamos una teoría de cada esfera. Así que una teoría de la política podría ser el anarquismo quizás. Y una teoría de la esfera familiar podría ser el feminismo quizás. Y una teoría de la esfera cultural podría ser el nacionalismo quizás. Y una teoría de la esfera económica podría ser el marxismo quizás. Yo creo que el nacionalismo, el anarquismo y el feminismo son buenos puntos de partida, porque representan las expresión de las necesidades e intereses del sector de gente oprimida en cada una de esas esferas, que intentan formular sus experiencias e intereses hacia una comprensión de cómo funciona esa esfera. Necesitan refinarse, especialmente en relación al impacto de las otras esferas en la suya propia, lo cual no siempre tienen en cuenta, pero creo que son buenos puntos de partida para cada esfera. Pero el marxismo creo que ni tan sólo cumple ese criterio, en un sentido muy importante. Porque no representa los intereses de los trabajadores, desarrollados en una concepción de la economía. No quiere decir que esté del todo mal. Hay muchas cosas en el marxismo que están bien. Para el caso, también hay muchas cosas en la teoría burguesa que están bien, pero no es la teoría que quiero tampoco. Pero no queremos solamente tener estas cuatro cosas como esquemas separados, ¿a que no? Eso no basta. ¿Qué queremos además? Queremos nuevos conceptos que nos ayuden a ver cómo interactúan las esferas. Queremos conceptos que nos ayuden a examinar cómo se afectan unas a otras en las sociedades reales. No sólo como existen separadamente, aisladas. Esa es la segunda cosa que debemos hacer. Y por supuesto en cada caso tenemos que tener muy en cuenta cómo afectan a la gente. Y cómo la gente las afecta a ellas. Y luego cómo se mueven con el tiempo. Sabés, entre hoy y la próxima charla, si trabajás en esto lo suficiente, probablemente podis llenar gran parte del resto de un buen marco teórico, si tenés tiempo para hacerlo.

Hagamos una cosa más antes de acabar esta charla. Tenemos una imagen de la sociedad con un núcleo y una frontera, y la frontera compuesta por cuatro esferas. ¿Cuál es la imagen marxista de la sociedad al mismo nivel general de definición?

“¿Base y superestructura?”

¿Y qué es la base?

“La economía o lo que ellos llaman el modo de producción”

Sí, el modo de producción. Ellos dicen que la base es el modo de producción. Puede ser el capitalismo, el feudalismo, el socialismo. La base es la economía, ¿de acuerdo? Y entonces, ¿qué es la superestructura?

“La política…la cultura..la sexualidad”

Básicamente cualquier otra cosa, ¿no? Así pues, ¿qué están diciendo? Están diciendo que la economía es básica en cierto sentido. Por eso es por lo que la llaman la base. Bueno, tampoco son tan buenos con los nombres. Por eso…probablemente en alemán suene mejor…están diciendo que si entendemos eso estamos en el buen camino para entenderlo todo. No significa que el resto sea irrelevante, por supuesto. Pero lo que dicen es que cuando entiendes la base económica, entiendes el primer orden de cosas, lo primario. Esta base económica se manifestará en todo el resto de la sociedad y al centrarse en eso nos centraremos en las implicaciones de clase y eso mostrará lo importante de las otras facetas de la sociedad también. Habrá presiones de clase que afecten a cómo es la cultura, cómo es la familia, cómo es la sexualidad y cómo es el Estado. ¿Es cierto eso?

“No necesariamente”

¿Es cierto o no?

“No”

Hummmm. Parece que no siempre consigo las respuestas que quiero. Claro que es cierto. La economía hace todas esas cosas. ¿No es verdad que según el tipo de economía que tengamos, eso tiene un efecto tremendo y profundo en todas las facetas de la vida? Sí, eso es claramente cierto.

Pero, ¿qué ocurre si preguntamos lo mismo de las otras orientaciones? ¿Qué pasa si una anarquista dice que la política es la base y el resto la superestructura? ¿No podría hacer afirmaciones similares de que la política tiene un impacto en todos los aspectos de la vida? ¿Y qué hay del feminismo o el nacionalismo? ¿Puede sólo uno de estos hacer estas afirmaciones de forma legítima, o pueden hacerlo todos?

Una vez más, este no es el núcleo de esta charla pero, por ejemplo, pensá en las formas obvias en que la estructura familiar afecta a la economía o al Estado o a la cultura. Pensá sobre las más profundas e influyentes formas en que la esfera familiar tiene influencia en lo que ocurre en la economía. No es fácil. La gente que lo ha hecho, bueno, creo que han hecho contribuciones importantes.

Entonces, ¿cuál es la diferencia con lo que estamos haciendo? Bueno, no estamos poniendo ninguna esfera como la base, y todo lo demás encima. Estamos poniendo a la gente en la base, y las cuatro esferas alrededor, en algún tipo de combinación interactiva y entrelazada, creando el marco. Y luego lo que tenemos que hacer es descubrir como interactúan la gente y las instituciones, para llegar a una visión de la sociedad. Ver cómo definimos una sociedad y cómo la caracterizamos en función de cómo son esas relaciones. Cómo distinguimos entre las sociedades en base a eso. Cómo ocurre el cambio histórico. Qué significa. Qué es una revolución y qué es la evolución social. Algo sobre la naturaleza de la sociedad de los EE.UU. Estos son algunos de los puntos de las próximas charlas, y luego llegaremos también a los objetivos, y si éste es un buen objetivo, cómo desarrollar una estrategia revolucionaria basada en él. ¿Qué significa hablar de una estrategia revolucionaria? Quiénes son los agentes. Cómo funcionan. Cuáles son los componentes de una estrategia revolucionaria. Qué nos dice la teoría sobre esas cosas, etc.

Por un lado tenemos la sociedad. Tenemos cuatro esferas de actividad social. Sabemos que una institución puede estar en más de una de las esferas y que, en realidad, la mayoría estarán en las cuatro, al menos en cierto sentido. Una institución tendrá funciones de cada una de las esferas pero podrá estar sobre todo en una de ellas.

¿Qué sería una escuela? Es un lugar de trabajo, ¿no? Pero también es una institución cultural. Y una institución comunitaria. Y una institución con relaciones de gobierno. Pero, ¿qué es sobre todo?

“¿Una institución económica?”

Es una institución económica porque tiene entradas y salidas y participa de la consecución de la función económica de la sociedad, sí. Pero yo diría que por encima de todo es una institución familiar, porque su énfasis principal está en la socialización. Así me lo parece, de la manera que hemos definido nuestros conceptos. Pero otra persona podría no estar de acuerdo. Y si alguien define sus conceptos de forma diferente, la discusión se dirigirá a otros derroteros. Pero nosotros los hemos definido así. Eso es para lo que sirve la teoría: organiza las preguntas que haces, cómo miras las cosas, cómo estableces conexiones. Si lo hace bien, no sólo te hace ver características verdaderas, sino que te hace centrarte en características básicas de lo que estás intentando predecir y modificar.

Para entender una sociedad, la gente toma diferentes caminos. Algunos resaltan un sólo aspecto de la sociedad, poniéndolo en una posición fundamental en sus percepciones, y diciendo que ese aspecto es el tema crucial de la sociedad, el meollo alrededor del cual todo gira. Una vez que entendamos ese aspecto y sus interrelaciones, ya entenderemos la sociedad en pleno, porque ese aspecto tiene una influencia capital en todos los demás ámbitos y, es más, cambiar ese aspecto es lo que es básico para cambiar el todo. Esa es una orientación común en el intento de entender la sociedad y la historia.

Por ejemplo, ¿qué dice el marxista?, ¿cuál es el aspecto que tiene una influencia básica sobre todo el resto?

“La economía”

Sí, la economía. Así que el marxista básicamente dice que existen muchas cosas en una sociedad, pero el carácter especial de la economía es que ella, las divisiones de clase que de ella resultan(,) tienen esta influencia generalizada, en la que puedes pensar como en un campo de fuerza. Esa influencia surge de la economía y penetra todos los ámbitos de la sociedad y los moldea, los limita, incluso los define. Bueno, ¿hay mucho de cierto en eso? ¿la economía tiene esas influencias generalizadas que surgen de ella y afectan al resto?

“Sí. Yo creo que sí”

Claro. Totalmente. Pero, ¿es éste un enfoque suficiente para entender la sociedad? Bueno, si la afirmación es útil, nos orientará bien para entender lo que ocurre en la sociedad y en la historia. Pero, ¿qué dice una feminista, en contraste con el punto de vista del marxista? ¿Y qué dice un anarquista? ¿Qué es lo que….

“El Estado”

El anarquista examina el mismo mundo pero lo ve de forma diferente. Ven que del Estado y la política emanan un campo de fuerza que afecta a todo lo demás. Y la feminista ve la esfera familiar haciendo lo mismo. Y el nacionalista ve cómo lo hacen la identidad y la cultura.

Muy bien. Volvamos atrás. Tenemos las cuatro esferas de la vida social, con sus instituciones y sus estructuras de roles, y cada una de ellas, parece, por lo menos en nuestra sociedad, que genera una jerarquía de grupos. ¿De acuerdo? Estructura de clases. Estructura racial, jerarquías de razas. O jerarquías de identidades culturales. Jerarquías de género. Jerarquías políticas.

Entonces podemos preguntarnos, ¿cómo se relacionan unas esferas con otras?

Imaginá que la esfera familiar de una sociedad concreta es patriarcal y por lo tanto los hombres tienen una posición dominante respecto las mujeres. ¿Cuál podría ser el caso en la economía de la misma sociedad?

Una posibilidad es que, una vez más, los hombres estén en una posición dominante respecto las mujeres. Pero, ¿cuál es la otra posibilidad? Quizás que las mujeres estén en una posición dominante o que los hombres y las mujeres tengan posiciones comparables. Es decir, en otras palabras, nos podemos imaginar un caso en que en una sociedad tengas una esfera familiar patriarcal que reproduce de forma continuada las condiciones de dominio de los hombres sobre las mujeres pero, en la economía, en la misma sociedad, los hombres y mujeres estén distribuidos de manera uniforme en los distintos roles, o incluso una situación en que las mujeres ocupen los mejores sitios. Si las mujeres ocuparan los mejores sitios en la economía, y la esfera familiar fuera patriarcal, ¿cuál sería el estado de la sociedad?

“No funcionaría, sería un lío,…”

¿Por qué, qué quieres decir?

“Las mujeres usarían los conocimientos y poder ganados en la economía para rebelarse contra los hombres en casa y ganar”

Sí, o al revés. Los hombres, teniendo una posición dominante en la esfera familiar, intentarían revertir su subordinación en la economía, ¿no es así? A no ser que seas un marxista, en cuyo caso crees que la esfera económica de las relaciones define inevitablemente el resto y por tanto el patriarcado, en este caso, se desmontaría delante de la igualdad económica. Para ellos lo contrario no es, o si son consistentes, no debería ser, posible; que de la jerarquía en las familias, en la socialización, la procreación y la sexualidad emane una influencia que llegue a redefinir la economía e imponerle una división basada en el genero. Pero es posible, ¿no?

En cualquier caso, pensés lo que pensés sobre eso, el problema conceptual de entender cómo las cuatro esferas forman una sociedad se convierte en cómo se interrelacionan, de qué formas las influencias de cada una pueden afectar la naturaleza de las otras.

Bueno, claramente podés ver que existe la posibilidad de la acomodación de jerarquías impuestas. Pero, por favor, ¿y eso qué quiere decir?

Acomodación

La acomodación entre esferas posiblemente quería decir que el orden de prioridad que se establece entre ellas se convierte en una especie de correspondencia independiente con lo que ocurre en las otras. ¿Cómo ocurre eso? Bueno, la idea que tenía el marxista, y que tenía la feminista, de una esfera de la que emanaban influencias que afectaban a las otras parece cierta. Así pues, la esfera familiar ejerce sobre los hombres y las mujeres una influencia que incluye diversas suposiciones, prejuicios, creencias, recursos y modelos de actuación. Y esta cosa que llamamos sexismo y que surge en la esfera familiar o comunitaria, se traslada a la economía al participar en ella hombres y mujeres, y a pesar de que en la lógica económica no encontramos nada que sitúe a los hombres por encima de las mujeres, lo están. No hay nada en la estructura económica que lleve a eso. No tiene nada que ver con nada de la economía, de hecho. Pero la presión proveniente de la esfera familiar podría causar que hubiera una escala de salarios para hombres superior a la de las mujeres, por ejemplo, para que la jerarquía en la economía no entre en conflicto con la jerarquía que es básica en las relaciones familiares.

¿Pero qué otra cosa podría ocurrir? Si existe el patriarcado, ¿podría ocurrir otra cosa en la economía? Esta es una de las cuestiones más difíciles que nos encontraremos, creo. La primera cosa que podría ocurrir, que es bastante clara y que la gente ya conoce, es que en tanto en cuanto haya buenos y malos trabajos, podamos estarlos distribuyendo en la economía para casar con la jerarquía que surge de la esfera familiar. Y en tanto en cuanto haya buenos salarios y malos salarios, estos también pueden estar distribuidos para que sigan el mismo orden jerárquico en la economía que en la esfera familiar. Para que los dos no estén en contradicción. Los puntos de vista de la gente, las expectativas que tienen, relativas a su posición relativa en la ordenación masculina/femenina tal como surgen en cada esfera, se acomodan. Sí, ese es un resultado posible, claro. Pero aún hay una posibilidad más profunda.

“¿Todo el dinero va a parar a los hombres?”

Esa es la misma posibilidad llevada al extremo. Que el reparto de riqueza en la economía respete las expectativas de la dominación masculina sobre las mujeres básica en la esfera familiar. La lógica económica no requiere eso. La lógica económica puede ignorar las diferencias de sexo, si no hay otra lógica que la presione hacia formas opresivas entre hombres y mujeres. Pero si introducimos esa esfera, y esa esfera es patriarcal, entonces, de golpe, en la economía, para estar en armonía, los hombres y las mujeres deben estar distribuidos en roles desiguales. Primero estaban distribuidos arbitrariamente. Ahora están distribuidos en una jerarquía. Esto es lo que hemos comprendido hasta ahora. Pero hay otra posibilidad. Supón que ocurre otra cosa, que es que los propios roles económicos cambien. Las fuerzas que emanan de la esfera familiar obligan a las instituciones económicas a cambiar en su propia lógica y definición.

Co-definición

Cada escuela entenderá esto en una sola dirección. El marxista entiende la idea de que de la economía emanen influencias que afecten la propia naturaleza y definición de las otras esferas, no sólo haciendo que respeten las jerarquías de clase, sino literalmente cambiando sus características básicas. El marxista no tiene ningún problema para entender esto, para verlo, para predecirlo y para pensar cómo impacta eso en su propia agenda. El feminista, el nacionalista y el anarquista entienden la misma dinámica, pero en cada caso es diferente el origen, la esfera de la que emanan influencias, la esfera familiar, la esfera cultural o comunitaria, y el estado. Pero ninguno de ellos, especialmente en circunstancias difíciles, parece capaz de percibir que su propia esfera puede ser redefinida de forma similar por las influencias de las otras.

Supón que eres marxista. Tenemos una sociedad y su economía es capitalista. Tiene una esfera familiar y la lógica de la procreación y la socialización y otros, lleva a ciertos roles en las casas, etc. Cuando insertas esta esfera familiar en la economía capitalista, ¿qué podría ocurrir?

Bien, el marxista contesta, las familias se organizan en una jerarquía de clases. Y la distribución de riqueza que tengan será acorde con las ordenaciones de clase. Pero otro marxista podría decir, espera, es mucho más que eso. Las mismas instituciones familiares, sus roles reales, pueden verse afectados por las presiones de clase. Lo que la gente haga en sus familias depende de la clase en que estén, de la forma en que la economía tiene un impacto sobre los roles de los padres, de la socialización y demás, y cambia su lógica. Ese tipo de cosas las entiende, un marxista. Las familias pueden tener diferentes estructuras y modelos de roles, en formas importantes y básicas, según su posición de clase. Vale la pena investigarlo. Así que de la economía está emanando una influencia que va directamente a las estructuras de roles de la familia, de la esfera familiar, y afecta su misma definición, no sólo sus ingresos sino sus estructuras de roles internos. El marxista entiende esto. De hecho, para un buen marxista esto es algo básico para entender la sociedad, cómo la esfera económica afecta a otros aspectos no sólo haciendo que se acomoden para respetar la jerarquía de clase sino literalmente redefiniendo diversos aspectos de otras instituciones clave en la sociedad según la lógica económica. Bueno, muy bien, pero, en contraste, ¿qué entiende una feminista?

“¿Lo mismo, pero ahora es el sexo el que define la economía y todo lo demás?”

Exacto. Eso es lo que ve, comparado con el marxista. ¿Podés ver cómo están funcionando los marcos que usan, las expectativas que surgen de sus conceptos en sus diferentes marcos conceptuales?

La feminista presta atención al mismo tipo de dinámica entre esas dos esferas de la vida social, por ejemplo, que el marxista, pero al revés. Cuando una mujer llamada Batya Weinbaum examinó la economía (es una feminista muy radical) ella vio padres y madres en el lugar de trabajo. No veía sólo jefes y trabajadores. Veía padres y madres e incluso tíos y tías. Y vio que había comportamientos que emanaban de las familias nucleares hacia la economía. En otras palabras, vio cosas que le parecían ser una réplica de las relaciones familiares en la economía. Ella decía, mirá: la esfera familiar es tan poderosa que puede redefinir cómo se lleva a cabo la actividad económica, del mismo modo que el marxista dice que la esfera económica es tan poderosa que puede redefinir cómo funcionan la procreación y la socialización. O como el nacionalista dice que la esfera cultural es tan poderosa que puede redefinir las familias y la economía. O como el anarquista dice que la esfera política es tan poderosa que, bueno, ¿qué dice el anarquista?

“Dicen que la jerarquía surge de la política y afecta a todo lo demás”

Exactamente. La esfera familiar, según la veía Batya Weinbaum, no sólo llevaba a que la economía se acomodara a lo que sucedía en las relaciones familiares, haciendo que las mujeres estuvieran debajo de los hombres en la jerarquía económica igual que en la familiar. También redefine los roles económicos afectando a la lógica misma de la función económica. Así que los roles económicos destinados a la producción, al consumo, y a la distribución de recursos, empiezan a replicar la estructura existente en la esfera familiar de tal modo que la actividad económica, una vez este efecto está en marcha, está no sólo reproduciendo el clasismo, sino el sexismo también.

El punto conceptual clave es que este tipo de relación es posible. En alguna sociedad puede no ocurrir, en otra sí. Podemos examinar una sociedad y ver que este alto nivel de influencia entre esferas no ocurre. Pero podemos imaginarnos cómo podría existir. Y eso significa que debemos mirar.

Primero, podemos imaginarnos cualquiera de estas esferas acomodándose unas a otras. Esto significa que una esfera no afecte a la gente en su terreno en formas que vayan en contra de la jerarquía establecida en las otras esferas. En otras palabras, la dinámica de la economía no se pone en contra de la jerarquía que surge de otras esferas. Incluso se acomoda, poniendo a la gente en la misma ordenación. Pero, más allá de esa acomodación, podemos imaginar también que la economía en realidad empieza a cambiar para que los roles de trabajo en la economía, por ejemplo, empiecen a tener características sexistas que se originan en las relaciones familiares. No es sólo que los trabajos buenos y malos se distribuyan entre hombres y mujeres para respetar el orden que establece la esfera familiar. Es que el rol de secretaria empieza a tomar ciertas características sexistas, reproduciendo ciertas relaciones generales, más allá de la lógica económica intrínseca de hacer ese trabajo de acuerdo con las normas de clase. En otras palabras, las tareas se distribuyen de tal forma que hay roles sexistas, que no estarían ahí únicamente por lógica económica.

“Como las enfermeras…”

Sí, las cosas concretas que hace una enfermera en nuestra economía, en mi opinión, no son sólo función de la lógica económica, de la estructura de clases, sino del impacto de la esfera familiar, de las influencias que emanan de ella y vienen a afectar los roles económicos. Por eso Weinbaum miraba a su alrededor y, a diferencia de los que usan otro marco conceptual, podía ver ese tipo de impactos en toda la economía. Podía verlo en General Motors, no sólo en los sitios más obvios. En fin, eso es muy interesante y muy poderoso.

Por ejemplo, avanzándo un poco, como siempre, ¿cuál es la implicación de ver la sociedad como una mezcla de esas cuatro esferas de la vida social, para la estrategia que puedas tener?

Solidaridad dentro de la autonomía

“Puedes centrarte en intentar cambiar la esfera que te afecta más. O incluso la que crees que es el núcleo de cómo es toda la sociedad”

Sí. Exacto. Quieres ser eficaz, así que quieres centrarte en la parte de sociedad de la que crees que están emanando las influencias clave que afectan al resto y que, si cambiaran, cambiarían todo lo demás. Y luego ya te preocuparás de arreglar las cosas extras y cambiar otros temas secundarios que no se han cambiado aún. Y date cuenta, porqué alguien al oír esto puede sentirse frustrado. Supón que yo soy marxista y tu eres feminista. Y yo digo, debemos practicar la lucha de clases. Y tu me dices, deja eso. Y yo te digo, no, no estoy diciendo que tus preocupaciones feministas no sean importantes. No digo que el género no sea importante. Lo que digo es, puesto que quieres eliminar la opresión de género, únete a mí en la lucha de clases porque esa es la forma más fácil de hacerlo. Y tú me contestas, pero el feminismo sí que es importante, y lo que quieres decir es que está en la base de la sociedad, no sólo que a ti te importa. Pero ahora ya no nos escuchamos. Porque yo podría pensar de verdad que el feminismo sí era importante, que la situación oprimida de las mujeres era terrible, pero podría estratégicamente pensar que el modo correcto de arreglarlo, es atacar la economía y la lucha de clases. Y la feminista pensará que por supuesto que la economía es importante. Pero el modo de arreglarla es cambiar los roles familiares, sexuales y de género. Los cambios afectarán al resto y lo redefinirán todo, y luego ya podremos tratar lo que quede por hacer. Los conflictos entre escuelas a menudo parecen ser sobre diferencias en qué es más terrible y por tanto más urgente, pero en realidad son frecuentemente sobre qué se considera más influyente y por tanto más estratégico. Así que lo realmente estamos discutiendo es en parte conceptual, en parte teórico y en parte estratégico. Pero a menudo se convierte en un debate sobre qué es importante, qué es ético y qué no lo es, lo cual, de hecho, no es de lo que se trata. Qué es lo que produce sufrimiento y qué no, no es el tema, sino de dónde emanan las influencias básicas que reproducen las condiciones que producen ese sufrimiento, ese es el tema. Si es una discusión sensata, sobre qué causa qué. Así que si tú eres una feminista radical y yo digo, oye, quiero cambiar los lugares de trabajo, tú contestas, claro, yo también, entonces ven y ayúdame a cambiar la familia, ayúdame a cambiar la socialización, esa es la mejor forma de cambiar los lugares de trabajo de forma efectiva. Y yo digo, no, creo que el trabajo es importante. Y tú me respondes, mira, ladrillo, ya sé que el trabajo es importante. Ayúdame a cambiar la familia. Ayúdame a cambiar las cosas que, si son cambiadas, cambiarán tu maldito trabajo, ¿vale? Y tú te frustras, o al revés.

Y ahora tenemos aquí un punto irónico e interesante que creo que raramente se ha destacado. Cuanto más a favor estés de una de las perspectivas individuales, más equivocado estás. Es decir, supón que eres una feminista muy, muy, radical, y crees que la esfera feminista ejerce una influencia muy poderosa en toda la sociedad, redefiniendo las relaciones en las otras esferas y no sólo en la suya. Muy bien, entonces, si tienes razón, ¿qué significa eso?

“Que el género afecta a todo lo demás”

Sí, y ¿qué nos dice eso sobre qué ha ocurrido en las otras esferas?

“Que se vieron afectadas por el género”

¿Cómo se vieron afectadas? ¿Cuánto? No es sólo que estén acordes con la esfera familiar, ¿no? No es tan sólo que se acomodan a la jerarquía de géneros nacida de las relaciones familiares.

“Si el argumento más fuerte es cierto, entonces las otras esferas estarán moldeadas por el género, sus roles serán redefinidos”

Sí, exacto. Eso es lo que está diciendo la feminista radical. Argumenta que la economía y la cultura y todas las facetas de la sociedad estarán afectadas, serán definidas, por las fuerzas que surgen de la esfera familiar, de tal forma que empiecen a tener una lógica originada por esa esfera, y así reproducir las normas, jerarquías, y roles, de género. ¿Qué ocurre entonces? Si yo, la feminista radical, tengo razón sobre cuán importante es el feminismo, ¿qué ocurre en la economía? Se convierte en un lugar que reproduce el patriarcado. Cuanta más razón tenga sobre la importancia de la esfera familiar, más verdad será que la economía y la política y la cultura estarán reproduciendo las relaciones familiares tal como han sido. Así que aunque quiero cambiar la esfera familiar, ¿cuál es mi problema?

“Puesto que la esfera familiar es tan importante, ¿tu problema es que ahora las demás esferas también están generando sexismo?”

Sí. Esa es la ironía. Supón que soy una feminista radical y hago mi revolución feminista y cambio la esfera familiar, ¿he acabado con el patriarcado?

“No del todo, porque habrá influencias poderosas de las otras esferas para volver a las viejas relaciones”

Exactamente. Puesto que el antiguo sistema patriarcal era tan poderoso, he eliminado algunas de las raíces de eso, pero ahora están dispersas por todas partes. Están en las otras esferas. Así que no he eliminado las raíces de lo que produce el sexismo en la sociedad actual, sólo en parte. La ironía es que cuanto más fuertes sean las afirmaciones de que la esfera familiar influye en el resto de la sociedad, más cierto es que la estrategia de la feminista radical debe tratar esas otras esferas también, incluso si sólo le importa la jerarquía de géneros.

Y date cuenta que lo mismo ocurre con el marxista. Si el marxista está en lo cierto al decir que las fuerzas de clase son tan poderosas que tienen efectos tan generalizados, entonces lo que ocurrirá es que la familia será un lugar que creará conciencias de clase, ¿no es así? Y ocurrirá lo mismo en el resto de la sociedad. Así que si sólo cambio la economía, la idea de que he cambiado todas las facetas de creación de estructuras de clase en la sociedad será errónea. He cambiado la economía, y todo cambiará, por lo menos en cuanto a las relaciones de clase. Quizás. Pero también es posible, e incluso probable, según mi propia lógica enfocada a la clase, que lo que ocurra sea que tendré esta situación inestable de la que hablábamos antes. Tendré una nueva economía, con nuevas normas de clase en esa economía, sí, pero tengo la vieja cultura, la vieja familia, etc., y éstas han estado tan terriblemente influenciadas por la vieja economía que acabo de eliminar que no son sólo pasivas sobre las viejas fórmulas económicas, las están reproduciendo e intentando imponerlas de nuevo. Así que ahora tengo mi nueva economía, pero todas las áreas restantes aún están intentando reproducir la vieja economía. Y están reproduciendo gente con unas expectativas y capacidades adecuadas a la vieja economía, mientras yo tengo esta nueva economía que he creado. Así pues, cuanto más crea el marxista en la prioridad de la esfera económica en su impacto sobre otras instituciones de la sociedad, más importante será para la estrategia marxista tratar esas otras instituciones, aunque a uno sólo le importen las relaciones de clase.

Por lo tanto, es una situación peculiar en que el argumento que defiende el que aboga por un punto de vista particular, si se hace correctamente, creo que mina su propia posición.

“Pero si has cambiado la esfera en la que te centras, como estructura básica, como variable más importante, entonces argumentarán que las otras eventualmente se acomodarán, ¿no?”

Sí, podrían, aunque creo que es inconsistente por su parte. Pero lo que es más importante para nosotros, dado nuestro marco conceptual, es que ya no haremos esa afirmación, para empezar. Pero por ahora estamos aún hablando de posibilidades. Para ser específicos, para ir más allá de lo que es posible a lo que realmente existe, tenemos que examinar una sociedad concreta y ver qué ocurre. Pero para crear un marco para hacer eso, tienes que tener conceptos que te centren en lo que es posible o probable, y que no te impidan ver lo que es importante, si realmente existe. Dijimos que una posibilidad es que una sociedad pueda estar en una situación en que las esferas no estén realmente sincronizadas. Pensá en los EE.UU. durante, y justo después de, la Segunda Guerra Mundial, y considerá las esferas económica y cultural. ¿Había alguna falta de sincronización?

“Sí”

¿Cuál?

“Mujeres trabajando”

¿Y? Eso es un poco de falta de sincronización o, en nuestros términos, no acomodación, y había otra. Esta era entre el género y la economía. Hubo otra mezcla como esa. Fue en el ejército. ¿Qué pasó en el ejército?

“¿La segregación?”

Sí, bueno, pero en realidad, en un grado considerable, la integración. El ejército fue un fenómeno poderosamente anti-racista en el sentido que blancos y negros, y otros, estaban trabajando juntos, confiando unos en los otros, pasando de los prejuicios, etc. Así que puedes tener cosas no sincronizadas. Quiero decir, las jerarquías raciales y sexuales no fueron completamente eliminadas en el ejército o por la entrada de mujeres en los lugares de los hombres en la economía porque éstos estaban en la guerra, pero el ejército y esa entrada de mujeres no encajaban nada bien con el resto de las relaciones culturales y de género en la sociedad. Y eso, de hecho, fue una causa poderosa de muchas cosas, por ejemplo, del movimiento feminista y, especialmente, del movimiento por los derechos civiles. Si lo examinas atentamente y te preguntas cuáles son las raíces de esos movimientos, ciertamente es en parte porque esas relaciones en diferentes partes de la sociedad -el ejército, la economía de guerra y el resto- estaban desincronizadas y provocaron expectativas en conflicto y generaron pensamientos y comportamientos conflictivos, confusos. Así que eso es posible. Varias esferas o aspectos de la sociedad pueden estar en conflicto en sus implicaciones sociales, moviéndose de la acomodación a la no-acomodación. Pero la otra situación, la situación que esperas encontrar en general más a menudo, al examinar una sociedad, es encontrarte una sociedad estable, en que las diferentes esferas se acomoden unas a otras. O incluso reproduciéndose unas a otras completamente.

Muy bien, entonces tenemos el concepto acomodación. Y tenemos el concepto de co-definición también, esa es la etiqueta que he escogido para nombrar el fenómeno según el cual las esferas afectan a las relaciones básicas unas de otras: co-definición. Y también tenemos el germen de una idea, la de que si se co-definen de manera suficientemente fuerte pueden empezar a estar co-reproduciéndose, quizás otro concepto útil.

¿Qué les parece? ¿Estamos moviéndonos en círculo o estamos añadiendo conceptos útiles a nuestra caja de herramientas conceptual? ¿Les parece que lo que estamos haciendo encaja con vuestras ideas previas? ¿Las reta? ¿Las expande o las altera?

¿Qué tipo de sociedad es ésa?

Suponé que examinamos la sociedad y nos preguntamos cómo la identificaremos. ¿Cómo deberíamos identificar o nombrar a una sociedad? ¿Cómo lo haremos?

“¿Por el carácter de sus instituciones?”

¿Cuál de ellas? Todo el mundo está de acuerdo con eso.

“Yo diría las familiares”

¿Por qué?

Porque si una sociedad sigue la línea femenina o masculina eso tendrá efectos en todo, especialmente en su economía y probablemente en todo lo demás también.

Yo pregunté, y tú contestaste desde tus expectativas e inclinaciones anteriores. Pero no has contestado en el contexto de este curso, en el contexto del marco que estamos desarrollando. Eso está bien, por supuesto, si es tu opinión establecida. Pero, dado que estamos experimentando con el desarrollo de una nueva perspectiva, no está tan bien en ese contexto. Y creo que esa es la cosa más importante que debemos aprender, en cierta forma. Para desarrollar un modo de examinar las cosas, tienes que respetar tu experiencia y tus intuiciones, pero también tienes que darle una oportunidad a tus creaciones conceptuales. Tienes que intentar usarlas y, si fallan, bien, entonces arréglalas o vuelve a tus opiniones anteriores. Acabamos el capítulo anterior con la implicación de que, muy posiblemente, todo afecte a todo.

“Bueno, sí, todo afecta a todo pero esos factores parecen tan fuertes…”

Los factores de género son fuertes. Claro. Pero, ¿qué ocurre si otra persona dice, ya sabes, que los factores de clases capitalistas son tan fuertes, o que el estado dictatorial es tan influyente, o el apartheid, que afecta a todo? Pero el punto clave es que no lo sabes a priori, ¿a que no? El marxista cree que sabe que los factores económicos son SIEMPRE los más fuertes, siempre dominantes, desde el punto de vista de lo que debes hacer para conseguir un cambio duradero, y la feminista cree que sabe lo mismo, pero en relación con los factores del género, y el nacionalista con la cultura, y el anarquista con el poder y el estado. Pero, en nuestro marco conceptual, no lo sabemos aún. Existen diversas posibilidades. En una sociedad concreta, puede ser que algo sea más dominante que otra cosa o puede que no.

“Bueno, es lo que ves cuando lo examinas, ¿no?”

Es lo que ves si eres muy receptivo, muy abierto a la realidad que te encuentras, en todas sus facetas. Y tu receptividad dependerá en parte de dónde mires y en parte de cómo te organices y te comuniques con lo que veas. ¿Y de qué dependerá eso? De tus conceptos. De lo que está en tu cabeza organizando tu pensamiento, dirigiendo tus ojos y tu mente.

Así que el género es lo que tú ves que tiene un impacto prioritario. ¿Es lo que tú como persona ves, quieres decir? Sí, pero no queremos tener una teoría que clasifique las sociedades como de un tipo particular basado en lo que ve la gente según su experiencia personal. Queremos tener un enfoque amplio y objetivo. Tiene que ir más allá de lo que resulta que a mí me afecta o algo así. Eso es de lo que trata la teoría, de hecho. Si todo lo que tenemos que hacer es echar un vistazo alrededor y ya sabremos todo lo que es importante, ¿por qué intentar desarrollar un marco conceptual que nos ayude a centrarnos en lo que es realmente importante?

Más de una visión

Examinemos por un momento las diversas teorías que hemos visto hasta ahora. ¿Qué hacen? Bueno, ciertamente orientan a la gente, y modelan lo que ve la gente. El marxista, la feminista, el anarquista y el nacionalista dan respuestas diferentes a qué es lo importante en la sociedad y cómo llamarlo para capturar qué es importante. Eso es lo que hacen esas teorías. Pero también es cierto que esas otras teorías a menudo se corresponden con la sensibilidad de la persona que las utiliza, e incluso que hacen a esa persona más sensible a ese campo concreto y menos a los demás. Es decir, la persona que se convierte en feminista, en marxista, en nacionalista, en anarquista, muy a menudo ya estaba muy concienciado de la importancia de la esfera escogida por su teoría preferida antes incluso de escoger esa teoría, debido a sus experiencias vitales. Y entonces la teoría, el marco conceptual adoptado, ratifica esa priorización y la hace aún más fuerte. Eso no es necesariamente una buena cosa, como hemos visto. Y en realidad nuestra orientación en relación a las cualidades que debe tener una teoría útil, sugiere que quizás sea necesario lo contrario.

“Dado que las cuatro esferas son generalmente muy importantes, alguien que tenga una inclinación a ver una de ellas como más importante ¿tiene que ser empujado en una nueva dirección?”

Sí, exacto. No querrías que el marco conceptual de esa persona agravara su tendencia, propia de su experiencia, a ver sólo una esfera como importante. Quieres que los conceptos contrarresten esa visión particular para abrir las posibilidades de ver más, si existen como elementos importantes. Volvamos a lo de clasificar las sociedades por tipos.

El marxista llama a las sociedades capitalista o feudal o socialista o lo que sea. Y la feminista puede llamarlas matriarcales o patriarcales o lo que sea. La terminología no está tan desarrollada en el feminismo, o quizá sí y solo soy yo que la conozco menos. Pero creo que no hay muchos nombres aún de tipos de esfera familiar en el enfoque feminista, aunque quizás surgirán más nombres en el futuro, si son necesarios. Se puede tildar a una sociedad de tener apartheid. Se puede llamar a una sociedad una sociedad supremacista blanca, y se puede sentir que se ha capturado la esencia de esa sociedad al nombrar una esfera y etiquetar a la sociedad en conjunto según las características de esa esfera. La otra alternativa es usar alguna lista de nombres. Y hacer las cuatro. O quizás inventar una palabra que capture a las cuatro.

¿Qué es una revolución?

Pero continuemos con nuestra sociedad hipotética: ¿qué es una revolución? Primero de todo, será lo que queramos, ¿no es cierto? Es un nuevo concepto que definimos, así que podemos definirlo como queramos. Queremos que sea útil para nosotros. Pero nadie nos está controlando. No quiero la definición de diccionario. Quiero que desarrollemos una definición que nos sea útil. Entonces, ¿qué definición podríamos usar, cómo podríamos definir este concepto para que nos sea útil? Es decir, ¿a qué queremos que corresponda esta etiqueta en el mundo real?

“Digamos, un cambio fundamental en una de las esferas”

De acuerdo, una forma de definirlo es como un cambio fundamental en una de las esferas. O podríamos definirlo como un cambio fundamental en las cuatro esferas. O podríamos decir que sólo un cambio fundamental en la esfera económica es una revolución. El resto es otra cosa. O que sólo un cambio fundamental en la familia es una revolución, y el resto es otra cosa. O podríamos decir que un cambio fundamental en cualquiera de ellas es una revolución.

Bien, entonces ahora tenemos dos problemas. Tenemos que elegir con cuál de esas posibilidades nos quedamos, y tenemos que escoger qué significa la palabra fundamental. Porque no es tan sólo un cambio, obviamente, lo que llamaremos revolución. Si fuera un cambio cualquiera tendríamos una revolución cada 30 segundos. Tiene que ser un cambio fundamental, bien, ¿qué es eso?

“Que sea fundamental quizá quiera decir que cambia la estructura de roles dentro de los límites”

Ahora estamos en marcha. Ahora estás intentando desarrollar nuevos conceptos, pero dentro del esquema general de lo que ya tenemos. Bien. Excelente. Muy bien, fundamental significa que cambia la estructura de roles. ¿Pero cómo?

“Cambia las instituciones de alguna forma básica”

Cambia las instituciones, y puesto que las instituciones son simplemente la suma total de las estructuras de roles, tiene que ser un cambio en las estructuras de roles. Pero también un cambio evolutivo cambia las estructuras de roles, ¿no? Supón que en tu lugar de trabajo se rediseñan las categorías laborales. Es un cambio en los roles. Pero no es una revolución, ¿verdad? Esto es, ¿queremos que el concepto revolución se refiera a eso, o no?

Las sociedades evolucionan

Demos un salto de la revolución a la evolución y veamos si así llegamos a alguna parte. ¿Qué es un cambio evolutivo en la sociedad? Ya sabéis, un cambio típico en la sociedad.

“¿Gradual?”

Pero ¿qué lo convierte en evolutivo?

“¿Que es inevitable?”

No, no creo que sea eso. Primero, no hay nada inevitable sobre muchas cosas que ocurren, muchos cambios que ocurren, en la sociedad. Fijate en la rotación de trabajos, o una nueva invención, o una empresa cambiando de sitio, o la aparición del control de natalidad en algún momento, etc. Nada de eso tiene que ocurrir cuando ocurre o de la forma en que ocurre o porqué ocurrir de todas formas. Segundo, las cosas que son inevitables no son demasiado importantes para que nosotros las analicemos, precisamente porque no podemos hacer nada sobre ellas. No tendrán un sitio básico en nuestro marco conceptual, creo, por esa razón. Por ejemplo, la muerte es increíblemente inevitable pero eso es exactamente por lo que no hay un movimiento contra ella y por lo que no jugará un papel importante en nuestros conceptos. Sí, la muerte es importante. Pero no es sólo la importancia lo que hace que un elemento sea crucial para nosotros. La muerte es molesta, al menos, y importante y no es divertida y es dolorosa e inevitable, pero, ¿deberíamos organizarnos en su contra? No cuando es inevitable. Y de hecho, y esto es algo a lo que volveremos mucho más tarde, esa es la razón por la que alguna gente no participa en la lucha en que nosotros participamos. Porque creen que simplemente es estúpido hacerlo de la misma forma que nosotros creemos que lo es subirse a un banco y gritar contra la muerte. En otras palabras, la muerte es inevitable, así que no nos oponemos a ella con nuestro activismo. Qué pérdida más tonta de tiempo sería eso. La opresión es inevitable según algunos, así que no se oponen a ella con su activismo. Es la misma idea. Sólo que una es correcta y la otra no. Bien, ¿dónde estábamos?

“¿Qué es un cambio evolutivo?”

Una de las cosas que dijiste que caracterizaba a una revolución era el cambio en las estructuras de roles. Suponé que vemos el surgimiento del programador de ordenadores como un nuevo rol. ¿Es un cambio evolutivo o revolucionario? En otras palabras, tenemos una sociedad que va tirando y vemos el surgimiento de un nuevo rol: programador de ordenadores.

“Es un cambio evolutivo”

Claro, lo sabemos aunque no sepamos exactamente porqué.

“Parte de la estructura existente”

Creo que quizá nos estemos acercando a esclarecer lo que identificamos intuitivamente de forma clara, pero todo tiene que partir del pasado a no ser que venga de Marte. Por lo tanto, todo parte del pasado y eso no puede ser el factor distintivo, pero lo que es más importante es que es consistente con él. ¿Qué es lo que hace?

“Reafirma el pasado”

Sí. Continúa con las características básicas definitorias de lo que había antes.

Es un producto del pasado, pero todo será un producto del pasado porque si no lo es, ¿de dónde vino? Pero lo que viene al caso es que es consistente con el pasado. Continúa la reproducción de las características definitorias del pasado, de cómo habían sido. No cambian las características que definen el pasado. Pero ahora tenemos el problema de descubrir cuáles son las características definitorias. Otro concepto. En eso consiste la construcción de teorías: un concepto detrás de otro. Te preguntas algo que te parece importante, lo intentas contestar con tu ya desarrollado marco conceptual. Si puedes, perfecto. Si no, desarrollas nuevos conceptos mientras puedas. Luego surgen nuevas cuestiones, etc.

Ejemplos revolucionarios

Suponé que hay apartheid en Sudáfrica y luego ya no hay. ¿Es eso una revolución?

“¿Porque ha ocurrido de repente?”

No, no, no me importa cuánto tarde, y de hecho fue una larga lucha con muchas etapas. Lo que me importa es que teníamos apartheid, luego ya no lo tenemos, y quiero saber si ese cambio es una revolución o no. ¿Queremos definir la palabra revolución para que lo sea, o para que no? ¿Alguien quiere decir que no, no fue una revolución?”

“Sí”

Muy bien, ¿por qué?

“Depende de cómo se consiga”

Sí, si definimos el concepto así, pero ¿es esa la manera más provechosa de definir el concepto? ¿Es eso lo que queremos remarcar? Podemos decir que una revolución es un cambio que llega después de matar a alguien, o después de que haya algún nivel de violencia, o en un corto periodo de tiempo, o en domingo, si queremos. ¿Pero por qué? ¿Eso nos hará centrarnos en lo que realmente queremos resaltar con este concepto?

Suponé que definimos revolución como un cambio en las características definitorias de una esfera de la vida social que se consiga a través de algo y luego llenemos ese algo. Violencia, o a través de mi tumultuoso levantamiento. O a través de un edicto del gobierno. Podemos poner cualquier cosa de esas ahí y entonces sí, tu respuesta es correcta, que algo sea una revolución o no dependerá de como se consiguió. ¿Pero realmente queremos poner algo así ahí, un criterio así? ¿Nos importa cómo se consiguió? ¿Es ese el aspecto clave?

Algunos querrán definir revolución como algo que se consigue a través de, bueno, lo que sea. Yo no quiero atarme así. Pero quizás tengas razón y sea una mejor forma de definirlo. Y en ese caso desarrollarías ese concepto y quizá otros también, de forma diferente a como voy a hacerlo yo, porque nos estaríamos refiriendo a cosas diferentes del mundo. Y al usar los conceptos verías el tapiz que es la sociedad, y la historia, de forma diferente a como lo vería yo, organizando tus datos de forma diferente, viendo conexiones diferentes, etc. Y quizás, como resultado, descubrirías cosas que yo había pasado por alto o al revés, y esas diferencias podrían ser importantes para nuestros objetivos y así sería como escogeríamos entre nuestros distintos enfoques, incluso si ambos fueran igualmente correctos, desde su punto de vista.

Así pues, volviendo al tema, a mí me parece que es una revolución porque…

“Cambió las características fundamentales de la esfera comunitaria”

Sí. Pasara como pasara. Incluso si ocurrió por error.

¿Por qué? Si cambia el apartheid, cambiarán todas las esferas?

Bueno, el apartheid, cuando existía, influía en todo lo demás. Algunas de esas influencias hicieron que el resto de esferas se acomodaran a las jerarquías culturales del apartheid. Otras influencias quizás hicieron que otras esferas co-reprodujeran el apartheid de forma que la economía misma estaba reproduciendo el apartheid, las propias familias estaban reproduciendo el apartheid, etc. Tendríamos que examinarlo para decidir. Podría haber ocurrido así, o no. No lo sabemos sin mirarlo. El Estado estaba reproduciendo el apartheid. Eliminamos el apartheid en la esfera cultural/comunitaria. Entonces, o eliminas el Estado que estaba creando el apartheid o lo cambias, y eliminas o cambias la economía que estaba produciendo apartheid. O si no tendrías el apartheid reproduciéndose en esas otras esferas mientras el apartheid ya no se está produciendo, por decirlo así, en la nueva esfera comunitaria y eso es inestable. Que es como está Sudáfrica ahora. Pero eliminaron el apartheid de la esfera comunitaria, en su mayor parte, y están ganando la batalla, creo, de cambiar las otras esferas, al menos en lo que se refiere al apartheid. Así que el apartheid está fuera de una esfera y camino de ser eliminado en el resto de la sociedad. ¿Quiere eso decir que las otras esferas están completamente liberadas necesariamente?

“No”

¿Porque…?

“El cambio es fundamental en una esfera y no en las otras, así que siguen existiendo las otras condiciones que tienen sus raíces en otras partes”

Sí. Y las características opresoras que surgen de otras esferas y no han sido eliminadas impondrán límites en cuántas mejoras para la humanidad en Sudáfrica producirá el cambio del apartheid. Esto es bastante simple y claro, pero cuando lo organizamos conceptualmente aún es más simple y más claro. Y elimina mucha de la confusión que existe entre todos cuando hablamos vagamente de esas cosas.

Suponé que decimos, como definición, que una revolución es una transformación fundamental en las relaciones definitorias de al menos una de las cuatro esferas sociales. Entonces nos podemos preguntar, ¿lo que ocurrió en la Unión Soviética fue una revolución? ¿Y en qué esfera?

“Sí: económica y política”

Al menos, ¿no? Creemos que fue una revolución en la esfera económica porque antes había una jerarquía capitalista/coordinador/trabajador) y fue eliminada y sustituida por la de coordinador/trabajador ( es decir, antes había algunos que poseían los medios de producción, debajo de ellos algunos que tenían un monopolio relativo de las posiciones y habilidades de toma de decisión en la economía, y en el trabajo conceptual, y debajo de ellos los trabajadores más tradicionales; después del cambio, ya no había capitalistas, ya no eran los dirigentes, de hecho ya no existían). Eso es diferente. Y las instituciones económicas básicas, que eran la propiedad privada y el mercado como sistema de asignación de recursos, se convirtieron en propiedad pública o del Estado y planificación central. Eso es fundamentalmente diferente. Así que las instituciones básicas y las jerarquías se habían transformado. En el Estado es un poco más vago. Pasaron de un tipo de democracia burguesa muy reciente y confusa a una dictadura. Así que fue una revolución, pero lo que se había eliminado tampoco estaba muy claro aún. Y en la esfera familiar, ¿hubieron cambios claros?

“Uy, sí”

¿Qué tipo de cambios”

“Todas las estructuras que antes te hubieran promocionado, se habían convertido en obstáculos debido al cambio, las cosas se habían girado completamente”

Sí, en cuanto a la clase y la política, eso me parece así a mí también. Se requería una nueva acomodación que, como mínimo, llevaría a cambios en las familias. Es decir, lo que sucedería es que partes de la esfera familiar que estaban relacionadas con los requerimientos económicos y políticos del pasado, ahora inexistentes, tendrían que ser alteradas. Sabemos, por ejemplo, que al menos las partes de la esfera familiar que tienen que ver con crear una mentalidad capitalista tenían que cambiar. Si no hubieran cambiado, ¿qué habría ocurrido? La gente afectada no habría encajado en los lugares disponibles de la esfera política o económica. Eso hubiera traído inestabilidad y tumultos durante un tiempo. Pero hay otros aspectos que quizás también cambiaron. Suponé que en la esfera política lo que ocurre es que una perspectiva política dominante, el marxismo/leninismo, se convierte en la base del gobierno. Y suponé que resulta que la perspectiva política dominante se asocia con una comunidad particular, por ejemplo, la comunidad rusa en vez de cualquier otra de las comunidades de la Unión Soviética. ¿Qué esperas que ocurra en la esfera comunitaria como resultado? Bueno, si va a tener que acomodarse, y nuestra teoría dice que sí, ¿qué va a ocurrir?

“Tiene que cambiar”

¿Pero cómo? Suponé que antes las diversas comunidades estaban en una determinada condición similar de igualdad, o quizás la comunidad georgiana era la dominante, o cualquier otra cosa (de hecho, no tengo ni idea). Pues en el nuevo escenario eso sería una contradicción. Sería un problema. Si la comunidad georgiana era dominante en las definiciones culturales previas y la comunidad rusa empieza a dirigir un estado dictatorial. Eso sería un problema. Las expectativas de la gente y sus adaptaciones (su conciencia y su comportamiento), relativas a esas dos facetas de sus vidas, estarían en conflicto. Entonces lo que esperas ver es como mínimo una acomodación de jerarquías. Vas a ver que esas cosas se alinean para ponerse de acuerdo, de forma que la gente no esté empujada por características centrales de la sociedad a hacer A y B donde A y B son contradictorios. ¿Ves lo que estoy diciendo? No puede ser que tu socialización y tu educación y tu familia te hagan un capitalista cuando no hay rol de capitalista. No puede ser que toda tu cultura te diga que eres la cultura superior dominante y luego que estés subordinado a los rusos en el Estado. Ni puede ser que el Estado te diga que eres el grupo dominante que debe verse como superior y luego vayas al mundo de la vida en sociedad y tu cultura sea denigrada. No puede ser así y durar. Por lo tanto, en vez de eso, cuando se hayan calmado las cosas, habrá al menos algún tipo de acomodación.

Y la cosa a observar es que en todas estas vueltas que estamos dando, en esta conceptualización, estamos progresando. Tenemos en marcha una imagen de la revolución y de la evolución. Tomemos un ejemplo. Suponé que en la economía viene alguien e inventa un pastilla para controlar la natalidad. Primero de todo, ¿por qué inventan esa pastilla? No lo sabemos, pero, ¿cuál es una razón factible? Para vender, para hacer mucho dinero, digamos. Suponé que lo hacen por las ventas y que no les importa un pelo la población o cualquier otras cosa. Lo hacen por los beneficios. Porque ése es el tipo de economía que tenemos. Muy bien, inventan una pastilla para controlar la natalidad para hacer beneficios. Bien, ¿qué ocurre en el resto de la sociedad? ¿Tiene otros efectos? El control de natalidad puede tener efectos muy profundos en la esfera familiar. No es una cosa menor, esta pequeña tecnología, incluso aunque sea resultado de un fenómeno accidental desde el punto de vista de la familia, al haber surgido con otros propósitos en mente. No surgió de la dinámica de las familias y sus objetivos, surge del hecho de que alguien lo descubre y la economía intenta hacer dinero con ello. Sin embargo en la esfera familiar crea un conflicto. Es posible. Es una de las maneras en que pueden ocurrir cambios dramáticos.

O, por ejemplo, llega la Segunda Guerra Mundial, la economía necesita mujeres y les da empleos. Necesita soldados y recluta a jóvenes negros, pero luego, en el campo de batalla, no puedes tener suposiciones racistas que lo líen todo, así que eso empieza a desvanecerse. O puedes imaginarte cambios como la aparición del Dr. Spock [médico estadounidense autor de célebres libros sobre cómo educar a los hijos] cambiando cosas en la esfera familiar, y influyendo en el resto.

Entonces, ¿qué es lo que falta? ¿Falta algo? Tenemos esta pequeña caja de herramientas, como el botiquín de un médico. Realmente es muy parecido. Tenemos esta caja con todas estas herramientas y las voy a usar en mi profesión. Estamos haciendo teoría y queremos entender el mundo así que tengo una caja de herramientas conceptuales. Nos empuja a usarlas. Si la usamos y no funciona, pondremos ahí otra cosa. Quizás tengamos que hacer una caja nueva si realmente no sirve. Pero si todo lo que hacemos es contestar las cuestiones que surgen sobre la sociedad según nuestras intuiciones, como un reflejo, entonces nuestra caja no vale nada. Sólo sirve para cargar.

Muy bien, nuestra caja de herramientas tiene todos esos conceptos. Gente, naturaleza humana, los atributos de la gente, el centro, los varios grupos que surgen, sean clases o grupos de géneros, etc, las instituciones con sus estructuras de roles, las cuatro esferas de la vida social, la noción de acomodación, de co-definición, de co-reproducción, todo eso son conceptos de nuestra caja de herramientas intelectual. Tenemos estos conceptos para usarlos al examinar la sociedad y la historia, esperemos que más claramente que si tan sólo usáramos nuestras intuiciones sin más. También tenemos el concepto revolución. Tenemos el concepto evolución. ¿Qué carajo falta? ¿Estamos preparados para examinar específicamente sociedades concretas? ¿Estamos preparados para salir al mundo y hacer nuestro trabajo? ¿O nos hemos dejado algo importante?

Veamos. Acabamos la última vez con mi pregunta de si nos estábamos dejando conceptos críticos que queramos resaltar en nuestra comprensión de la historia y la sociedad. Tenemos gente y el centro, instituciones y frontera, roles, cuatro esferas, características definitorias de cada una, evolución y revolución, acomodación y co-definición. ¿Qué falta?

“¿Conciencia?”

Eso estará ahí por la naturaleza humana. La conciencia de la gente es un elemento de ese concepto, ya está incluido. Cuando dijimos, muy al principio, que la gente iba a ser un concepto, dijimos la gente y también su conciencia, objetivos, deseos, habilidades, conocimiento, etc. Así que ya tenemos conciencia. La necesitamos y la tenemos. ¿Algo más?

“Yo dije antes el medio ambiente, pero…”

Claro. Pero desde entonces he machacado tanto los otros conceptos que se te puede haber ido de la cabeza. Eso ocurre a veces. En otras palabras, lo malo de las teorías es que una vez tienes una, es posible que te pases un poco de dogmático. Tengo una teoría perfecta, así que no tengo que preocuparme de nada excepto en lo que ya creo, puesto que tengo una teoría perfecta. Aquella persona de ahí se está quejando, que si los pájaros, que si los árboles, que si la polución, todo eso lo habías dejado de lado. No, mi teoría perfecta es perfecta así que deja de quejarte, déjate de tonterías. Tengo una teoría perfecta, así que no puedo de ninguna manera haberme dejado nada importante; por lo tanto, sea lo que sea lo que esté vociferando esa persona, no puede ser muy importante. Espera, no oigo nada, bueno, sea lo que sea, echalo de aquí.

Por supuesto que esa no es la forma de comportarse. El enfoque correcto es que tienes que prestar atención a la realidad porque tu teoría puede que no sea tan perfecta. Entonces, hemos llegado hasta aquí y parece bastante buena, excepto que no existe la ecología. Hay otra cosa importante que falta, por cierto. Tenemos la sociedad. Tenemos la ecología. Y hay otra cosa importante además.

“¿El resto del mundo?”

Sí. Nos faltan las relaciones internacionales. Nos hemos dejado todo el campo de la política exterior. No está aquí. No tenemos conceptos para ello. Resulta que eso tampoco es una calamidad. No tenemos que empezar a disgustarnos, porque esos conceptos que faltan son un poco diferentes, pero pueden añadirse a lo que tenemos sin poner en duda lo que hemos hecho hasta ahora. No es un accidente que no hayan salido hasta ahora. Ambos son un poco diferentes que los otros cuatro y, dada la forma en que hemos enfocado estos temas, simplemente no han surgido todavía. La ecología no es realmente una función que lleven a cabo los seres humanos, por ejemplo. No es como la economía o la política. Es el contexto del resto. Es el contexto en que existe una sociedad. Eso no quiere decir que no sea importante. Es como la mesa sobre la que se monta la sociedad. En otras palabras, es terriblemente importante. Y, concretamente, dado que afecta y se ve afectada por todo lo que hemos estado hablando, tenemos que tener conceptos para mantenerla en nuestro foco de atención. Por lo tanto tenemos que añadir la ecología a los conceptos que tenemos a nuestra disposición. Y tenemos que reconocer que la ecología pone límites. ¿Qué tipo de límites? Bueno, los recursos, el tiempo. Todo tipo de límites sobre cómo puede ser la sociedad. Y a su vez la sociedad afecta a la ecología, obviamente. Y lo mismo ocurre con las relaciones internacionales. No hay una sola sociedad. Si sólo hubiera una, no necesitaríamos el concepto de relaciones internacionales. Puesto que hay otras sociedades, debemos tener conceptos para esas relaciones. Y entonces empezarás a tener en cuenta todo tipo de cosas que no vamos a tratar ahora como el comercio, la guerra, el imperialismo o el colonialismo.

“¿No podrías decir que la ecología es otra esfera, por ejemplo?

Podrías. Puedes decir cualquier cosa, seguir cualquier definición. Lo digo de verdad. No estoy intentando dejar tu sugerencia de lado. Defines, es decir escoges, los conceptos como quieres, en tanto en cuanto seas consistente y sincero. No puedes decir que una esfera de la vida social se determina por una función básica que tiene que ser realizada socialmente en todas las sociedades, y luego etiquetar como esfera de la vida social algo que no exista debido a tener que ser alguna función social . Además, cuando uses tus conceptos y veas si estás obteniendo resultados útiles e instructivos, tendrás que juzgar si el modo en que has desmenuzado el tapiz de la sociedad en componentes en los que centrarte era una buena elección. Puedes querer redefinir o aumentar o lo que sea. ¿Puede alguien pensar otra cosa que pudiéramos querer que fuera una esfera por sí misma?

Creo que no es una pregunta fácil. Decimos que los seres humanos son de tal forma que hay ciertas funciones que deben llevar a cabo en sociedad. La procreación, la socialización, comer, producir y consumir, la identidad, la adjudicación, la toma de decisiones. Así que ahora tenemos cuatro dominios en que la gente se reúne y construye instituciones sociales. Suponé que intentamos una quinta esfera, una nueva función. ¿Qué tal el pensamiento como función?

“Quieres decir que la gente tiene que pensar, pero ¿qué instituciones habría?”

Bueno, es algo que podrías proponer. La gente piensa, inevitablemente (los peces no), así que es una parte inevitable de todas las sociedades. Hasta aquí muy bien. ¿Hay instituciones asociadas con el pensamiento, preguntas? No sé, tendremos que pensar sobre eso. Quizá existan, pero sean sutiles y no hayan llegado a formar parte de nuestra forma habitual de ver las cosas. Eso ocurre al hacer teorías. Piensa en los átomos o en los quarks. Esos son conceptos que se presentaron mucho antes que alguien tuviera pruebas tangibles de su existencia, y mucho menos una intuición o sentido común acerca de ellos. Así que eso pasa. Quizás en la manera cómo pensamos y en cómo interactuamos a causa de nuestra capacidad de pensar existe alguna cosa que llega a constituir unos roles diferenciados de pensamiento con los que juegan diferentes personas a la hora de relacionarse, es decir, instituciones. ¿Hay dinámicas asociadas con el pensar? Quizá el sectarismo. Uno podría intentar seguir por esa línea de análisis y quizá tendría sentido. ¿Hay grupos diferentes definidos por las instituciones asociadas con el pensar? Ahí es donde creo que empieza a venirse abajo nuestra construcción, pero quizá podríamos decir los seguros de sí mismos, los nerviosos, algo así. Yo no estoy convencido que necesitemos eso para nuestros propósitos, pero otras personas podrían necesitarlo para propósitos diferentes, o yo podría estar equivocado y ser una cosa básica para el activismo político.

Volvamos atrás, ¿se basa la ecología en unos roles sociales necesarios para llevar a cabo una función humana necesaria? Obviamente no. Bueno, muy bien, llegados a este punto, si realmente quieres que la ecología sea un caso de esfera de la vida social, tendrás que cambiar la forma en que defines esfera de la vida social para que la ecología también lo sea, pero yo no quiero hacer eso. Me gusta el concepto de esfera social tal como es. Pero supón que tú lo haces. ¿Qué ocurre entonces? Bueno, tendremos dos perspectivas competidoras y una, presumiblemente, funcionará mejor que la otra. Si la tuya funciona mejor que la mía, cambiaré de bando; si funciona mejor la mía, tú deberías hacer lo mismo. A veces el ego se interpone en eso, pero así es como debería funcionar.

“Pero el medio ambiente, como dices, está en la base de todo”

Sí, pero no hemos dicho en nuestra definición que solo sean importantes las esferas sociales, que sólo las esferas sociales tengan impacto en todos los aspectos de la vida. Así que esa intuición no nos dice que la ecología tenga que ser otra esfera social.

Que la ecología es importante es por lo que estoy proponiendo que la comprendamos como el contexto, un contexto interactivo y dinámico, de toda la vida social. Puedes estar pensando que al hacer eso he puesto el medio ambiente en una especie de papel subordinado, comparado con llamarlo otra esfera más, como tú querías. Pero lo que yo dije es que hay cuatro esferas, que componen la sociedad (incluyendo el centro y los límites, y que nos ayudan a entender la forma en que la sociedad crea grupos básicos de gente). Y eso es la sociedad. Pero la sociedad no lo es todo. Hay algo aún más grande. Quizá necesitemos una palabra para la sociedad más la ecología. Pero lo que yo hice es decir que la ecología proporciona el contexto para todo lo demás. Eso no es quitarle importancia. Eso es obviamente tremendamente importante. Por lo tanto, no es cuestión de importancia, es cuestión de en qué dirección ver las cosas, agruparlas, será más constructiva y útil para nuestros propósitos concretos, como discutimos allá en nuestra primera conferencia. Yo creo que la ecología no produce el tipo de diferenciación en grupos sociales que sí producen las esferas sociales (aunque por supuesto alguien podría quejarse y decir que sí, que la jerarquía es los humanos arriba y los animales debajo).

“Exacto, por qué no podríamos decir que esa es la jerarquía que la estructura de la ecología crea, o la ecología como la conocemos ahora, al menos. Con los seres humanos arriba del todo”

Sí, podrías decirlo, pero espera. Estás cometiendo un error. La ecología tiene grupos diferentes, tiene roles. Especies diferentes, con diferentes derechos y privilegios, y eso tiene que ser parte de nuestra preocupación social. Pero te digo que no creo que vaya a ser útil examinar las cosas de ese mundo, en concreto decir que eso hace de la ecología una quinta esfera social y así la sociedad agrupa a todas las cosas vivas, etc. Quizá estoy equivocado. Quizá estoy anclado en formas de pensar anticuadas. Quizá tú dirás que la ecología tiene roles (donde quizá digamos que la función sea algo como crear un hábitat, por ejemplo) y que eso produce lo que podemos considerar, y de forma útil, estructuras institucionales (basadas en los roles que las especies cumplen en sus hábitats), las cuales podemos conceptualizar como lo hacemos con la esfera familiar o la económica. Y, de la misma forma, podrías añadir, la ecología es clave para la lucha social no sólo como contexto, como yo quiero llamarla, ni como algo que nosotros transformamos y que a la vez nos transforma, nos afecta, a nosotros, sino también por su propia lógica y moralidad internas. Así que los grupos que surgen de la ecología serían los homo sapiens, los seres humanos, y cualesquiera otros que quisieras sacar a la luz. Y podrías decir que hay algún tipo de lucha o algo así. En ese caso, podrías argumentar que tiene sentido tener la ecología como esfera porque deberíamos tratarla de la misma forma que hemos estado tratando las otras cuatro.

“Pero hasta ahora has definido institución como una creación humana”

Sí, y por tanto si quisiéramos poner la ecología en la misma categoría lógica, esfera, que la política o la esfera familiar, tendríamos que cambiar ese elemento de la definición. Si no queremos hacer eso, si creemos que es algo diferente, entonces podemos seguir con la formulación que estamos desarrollando y añadir esta cosa nueva, la ecología, como el contexto en el cual se desarrollan las sociedades. Eso es lo que tiene sentido para mí, así que eso es lo que voy a hacer, pero aquellos de ustedes que lo vean diferente pueden hacer algo diferente.

Juegos conceptuales

El punto metodológico que quería resaltar es que intentamos usar nuestras intuiciones, experiencia o cualquier otra cosa a nuestra disposición para crear nuevos conceptos útiles. Luego examinamos la realidad usando esos conceptos para intentar explicar, predecir y guiar nuestros actos, y vemos si los conceptos que estamos proponiendo tienen sentido. Si lo tienen, si son útiles y verdaderos y adecuados a nuestros fines, perfecto. Si distorsionan nuestro sentido de la realidad o no nos ayudan a tener una visión completa (completa desde el punto de vista de lo que intentamos conseguir) entonces tenemos que volver a nuestro estudio y empezar de nuevo. ¿Ves que nuestras diferencias no son realmente sobre el enfoque, sino sobre lo que hay ahí fuera, no?

“Cómo marcar esas líneas”

Exactamente. Ahí fuera está este tapiz entremezclado. Y marcamos esas líneas separando partes, o conceptos, para resaltar componentes de tal forma que de la inmensa totalidad, que siempre es demasiado grande para tenerla toda en mente, nos centremos en lo que nos importa. Los conceptos resaltan lo que queremos examinar, en qué queremos centrarnos, a qué debemos prestar atención. Marcamos esas líneas para concentrar nuestras percepciones y pensamientos, y luego, una vez tenemos los conceptos, intentamos discernir las relaciones no obvias pero igualmente importantes que existen entre ellos. Eso es de lo que trata la teoría social, de hecho cualquier teoría. Así que espero que esa diferencia que surge en cuanto a la ecología, sea instructiva.

Muy bien, ¿hay alguna pregunta de lo que hemos hablado hasta ahora?

“¿Tenemos una definición de ecología? Creía que sabía qué era, pero quizá no lo sé”

Bueno, si estás preguntando si podríamos hacer una definición de ecología, mi reacción es claro, definamos ecología. Si lo que preguntas es qué dice la gente cuando dice ecología, entonces tendremos que estudiar qué quieren decir cuando hablan de ecología. Creo que estás preguntando esto último.

¿Cómo lo vemos? La gran diferencia que yo veo es que nosotros no creamos la ecología. Nosotros creamos todo lo demás que estamos examinando. Y hemos creado muchos de los cambios que está sufriendo la ecología. ¿Qué quiere decir la gente con ecología? No lo sé. Una respuesta posible es que sea todo (o quizá todo lo vivo) que no sea humano o un producto humano consciente. Así que no somos nosotros ni nuestros edificios, pero sí son las bacterias, las flores, los ríos, el tiempo, etc. Pero algunos no se dan cuenta de eso. Es decir, algunos dicen que es lo natural. Eso es un poco tonto, claro, a no ser que lo que realmente quieras decir es que es todo, porque todo es natural. Pero si usas el término ecología para decir todo, entonces lo que realmente estás diciendo es, muy bien, lo que hemos llamado la sociedad más algo más es la ecología. Y entonces, ¿qué es el “algo más”? Quizá la otra cosa sería el medio ambiente. Y entonces tendrías la sociedad, el medio ambiente y la ecología, siendo esta la suma de la sociedad y el medio ambiente. O podrías hacerlo al revés. Cuáles son las etiquetas sólo son nombres. Lo que etiquetas, eso es lo importante. En este caso, independientemente de los nombres concretos escogidos, sabemos de qué estamos hablando.

Quiero cambiar un poco de dirección, si les parece. O quizá debería decir que quiero mirar el mismo tema de decidir qué líneas marcar (qué etiquetar) y qué nombres usar como etiquetas, desde otra dirección.

Bien, que alguien me diga cuál es la implicación del marxismo sobre lo que deberías hacer. ¿Cuál es la implicación estratégica del marxismo?

“Posiblemente que tengas que dedicarte a la lucha de clases”

Sí. Así que, supón que piensas que la cuestión racial es muy importante, pero eres un marxista. ¿Qué haces?

“Lo planteas en términos de lucha de clases”

Exacto, unidos lucharemos. Tratas los temas de raza desde la lucha de clases. Porque el marco te impone que ésa es la manera de acabar con el problema racial también. Así que ves el tema de la raza en términos de cómo afecta y cómo es afectado por las relaciones y conflictos de clase. Muy bien, entonces, ¿cuál es la implicación para tu modo de pensar si en el momento actual la economía y el género son políticos y se co-reproducen?

“¿Feminismo socialista?”

Y tanto. Feminismo socialista. ¿Y cuál es el resultado? ¿De qué tienes que ocuparte con especial prioridad? De la economía y de la esfera familiar. Y date cuenta que la feminista socialista dice eso sobre cualquier sociedad, aún antes de examinar esa sociedad. Ese es un punto sutil. En otras palabras, no tienes que examinar una sociedad, sólo dices que en cualquier sociedad debes hacer eso. Es como tener una teoría que dice que todas las moléculas tienen alguna propiedad. Si alguien llega y dice que ayer sintetizó una nueva molécula, entonces tú dices, claro, tendrá tal y tal propiedad…sin preocuparte de tener que mirar para comprobarlo.

Sin embargo, lo que nosotros decimos es diferente. Estamos diciendo que en cualquier sociedad debes mirar las cuatro esferas porque a priori sólo sabes que todas ellas existirán, que se afectarán unas a otras, que crearán grupos sociales, etc. Examina las cuatro para ver si existe alguna priorización, o cualquier otra cosa que encuentres. Mira cuáles son las instituciones básicas para cada esfera, mira qué grupos sociales existen y cuáles son sus diversos atributos de conciencia típicos, sus niveles de satisfacción y de deseos. Mira qué se está acomodando, qué se está co-definiendo y qué se está co-reproduciendo en las relaciones entre las esferas. Y luego hazte una pregunta. Cuáles son las esferas que definen la vida y las expectativas sociales, y cuáles la están co-reproduciendo, y esas serán las esferas en que enfocarás tu estrategia. Muy bien, si hacemos esto con los EE.UU., ¿con qué nos encontramos? En otras palabras, ¿qué decimos nosotros sobre los EE.UU. en comparación a lo que dice el marxista, o la feminista socialista?

“Todo lo anterior”

¿Esa es tu intuición sobre la respuesta verdadera para los EE.UU.?

“O la respuesta que tú esperas”

Bueno, pero yo quiero saber lo que tú piensas.

“No, personalmente, yo, dado un sistema capitalista, diría la clase. Pero esa es mi visión personal.”

No es una visión, es una opinión. En nuestro marco, si resulta que analizamos las cuatro esferas y todo lo demás en EE.UU. y descubrimos que si nos centramos en la economía tenemos las mejores posibilidades de cambiarla y también todo lo demás, entonces yo también estaría a favor de centrarnos ahí. Pero si lo examinamos y vemos que, debido a las relaciones entre las esferas, incluso para transformar la economía, y ciertamente para transformarlo todo, tienes que tener un enfoque más múltiple, entonces yo estaría a favor de eso. Así que hay una decisión real a tomar, basada en nuestro mejor juicio de cómo está estructurada la sociedad, cómo se preserva y se reproduce a sí misma, y qué implicaciones probables tendrán nuestras acciones.

“Pero tú crees que el sistema capitalista es terriblemente poderoso, ¿no? Y la estructura de clases es poderosa. Es una fuerza muy poderosa, ¿no es así? Es tan poderosa que probablemente afecta al género, a la raza y al Estado. No de una forma causal, de acuerdo. Pero realmente sí afecta a todas esas cosas”

Claro. ¿Y cómo afecta a esas cosas? Extiende su influencia ahí y afecta a su definición, ¿no? Así que las hace de tal forma que recrean el sistema de clases, también. También reproducen el sistema de clases.

“Sí, en los EE.UU. la economía empuja a las familias, las religiones y todo lo demás de forma que también se definen por la clase. Yo lo creo así”

Estoy de acuerdo, ¿pero por qué no quieres tener eso en cuenta en tu práctica? ¿Ves lo que estoy diciendo? Cuanto más creas aquello en lo que crees, que es que la economía afecta a la definición de las otras esferas para hacerlas reproducir relaciones de clase, y creo que tienes razón en eso, más multi-foco debe ser tu enfoque, incluso si sólo estás interesado en alterar las relaciones de clase.

Ya tratamos este punto antes. Si la economía es una cosa de influencia tan poderosa entonces para transformar las relaciones de clase, al menos de forma permanente, tendrás que tratar las otras esferas en el mismo plano y con el mismo nivel de atención que prestas a la economía. Porque estarán reproduciendo las relaciones de clase también, que es lo que tú quieres tratar. ¿Ves lo que estoy diciendo? Pero aunque quisieras prestar atención a todas las esferas, si la economía fuera tan influyente, es cierto que pondrías prioridad a los temas de clase al hacer eso.

Multi-tema, multi-foco

Por otra parte, cuando yo examino los EE.UU., tienes razón, a mí me parece que no sólo una sino que las cuatro esferas definen poderosamente la calidad de nuestras vidas. No es que una de ellas defina la calidad de nuestras vidas y las otras tres sean un resultado de eso. Por el contrario me parece que cada una de ellas tiene efectos muy poderosos en qué es posible ser para un ser humano y, también, poderosas limitaciones en qué es posible para los seres humanos. Y eso me parece lo normal en las cuatro esferas. Pero también me parece, y eso provoca más controversia, que se reproducen unas a otras. Que la cultura está reproduciendo las relaciones de clase, política y género. Y la política reproduce las relaciones de género, de clase y culturales. Y no sólo que lo hacen superficialmente, sino que lo hacen de una manera profunda. Y también, me parece que las divisiones en grupos que causa cada esfera son importantísimas (no sólo una u otra) en determinar cómo las personas ven la sociedad, desarrollan sus gustos, planifican sus vidas, etc. Así que me parece que si una quiere cubrirse de sus apuestas estratégicas, tiene sentido centrarse en las cuatro esferas y sus relaciones sociales. No es que todo en el universo reproduzca el tipo de opresiones que queremos superar, sino que esas cuatro cosas sí que lo hacen, y de forma importante, y, por lo tanto, deben ser tratadas directamente para que tengamos éxito en eliminar esas opresiones.

Entonces, ¿qué te dice eso de lo que necesitamos en nuestra sociedad? Bueno, necesitamos un tipo de enfoque estratégico que sea de enfoque múltiple. Primero de todo, necesitamos una visión de futuro que trate adecuadamente las cuatro esferas. Porque, ¿qué ocurre si no cambiamos una parte? Puede ser que nos devuelva al mismo agujero en el que estábamos. Así que necesitamos una visión de futuro para las cuatro esferas y necesitamos una estrategia ¿que haga qué?. Primero de todo, ¿quién se estará moviendo en cada esfera? ¿Quién será el agente del cambio?

“Los más oprimidos”

¿Por qué sólo los más oprimidos? Ellos serían agentes del cambio, eso tiene sentido, pero ¿sólo ellos? ¿Por qué? ¿Quién más podría ser? Por ejemplo, en la economía…

“Creo que serían los más abiertos a decir, ¿qué carajo es esto?”

De acuerdo, pero ¿qué ocurre en la economía?

“Bueno podría ser cualquiera que no esté arriba del todo de la jerarquía económica”

Sí. Y puede ser que en un momento concreto en el tiempo la gente que no esté arriba del todo pero tampoco en el fondo esté realmente encendida, luche duro y consiga un cambio. ¿Y haga qué?

“Tomar el control”

Ponerse ellos mismos arriba del todo, ser la nueva clase dirigente, y entonces ¿qué le ocurre a la gente de abajo de todo?

“Siguen abajo de todo”

Siguen abajo de todo. Bueno, creo que eso es lo que ocurre en una revolución económica en que la clase coordinadora se convierte en la clase dirigente. Es lógicamente posible, ¿no es cierto? No hay nada complejo en eso desde un punto de vista lógico. Entonces vas y examinas lo que ha ocurrido en la historia. Y, fíjate, ha ocurrido eso muchísimas veces, una vez tienes los ojos listos para verlo. Si no tienes esa preparación, entonces, no lo ves. Simplemente llamas a cualquier cosa que elimine el capitalismo, socialismo, y crees que, de repente, eso es el fin de la opresión de clases. Y si estás suficientemente implicado en ese concepto, por la razón que sea, simplemente ya no ves las pruebas abrumadoras en contra. El poder de los conceptos es increíble. Si sólo tienes conceptos de clase basados en relaciones de propiedad, por ejemplo, examinas la nueva economía y la llamas socialismo, porque ya no existe la propiedad privada, ni los capitalistas por tanto. Entonces, ¿qué puede ser el nuevo sistema? Los únicos conceptos que tienes son capitalismo y socialismo. Como es de esperar, algunos actúan como si aún fuera capitalismo porque no les gusta y por tanto no puede ser socialismo, así que por defecto tiene que ser aún capitalismo. O, alternativamente, lo llamas socialismo, viendo cómo obviamente ya no es capitalismo porque no hay propiedad privada de los medios de producción. No importa que los trabajadores no tengan ningún poder, aún lo llamas socialismo. Estás ciego en cuanto a por qué no lo es.

Un aparte del camino del curso: notá que la gente de arriba del todo lo llaman socialismo, en la vieja Unión Soviética, por ejemplo. ¿Por qué?

“Para legitimarlo”

Claro, la gente que mandaba en la Unión Soviética no creía que tuvieran un paraíso de los trabajadores. Eso es ridículo. Pero sí pensaban que llamándolo paraíso de los trabajadores, socialismo, sería mucho más difícil reberlarse contra ellos. Y que si decían que esto era lo mejor que podían tener los trabajadores, que la alternativa era Harlem o Los Apalaches, entonces la gente estaría lo bastante contenta como para conformarse con su sistema.

¿Y qué hacen nuestras élites, aquí en nuestra parte del mundo? Bueno, llaman a esto democracia y libertad y todo el resto de cosas que llaman a lo que tenemos. ¿La gente de arriba del todo creen que todo el mundo disfruta de democracia? No, no son tan tontos. Saben que ellos están al mando. Pero le llaman todas esas cosas y entonces dicen que no hay otra cosa posible que una dictadura. Y entonces la rebelión es difícil de justificar.

Pero nosotros podemos ir más allá porque ahora ya tenemos conceptos que nos dan mejores intuiciones que esa, creo yo.

Muy bien, entonces, ¿cómo hacemos para mejorar lo que tenemos?

Una cosa que tenemos que hacer es enriquecer nuestros conceptos para la comprensión de cada una de las cuatro esferas. Enriquecerlos para entender la concienciación. Y para entender las alianzas e historias de la gente. Y, especialmente, tenemos que enriquecer nuestros conceptos para entender la interrelación entre instituciones y comportamientos que sea clave en cada esfera. Muy bien, ¿cómo vamos a hacer eso?

Bueno, podemos seguir haciendo lo mismo que hasta ahora. O podemos tomar un cuerpo de pensamiento existente y ver si hay cosas ahí que nos puedan ayudar. Por ejemplo, si queremos mejorar nuestra conceptualización de la política iremos quizá a la herencia anarquista. Y para el género quizá iremos a la herencia feminista, y para la raza quizá la herencia nacionalista. Y para la economía quizá vayamos a la herencia marxista. Pero voy a añadir algo a la discusión, que es que me gustan las tres primeras, pero soy muy cauteloso con esta última. Veamos porqué.

Primero, espero que esten de acuerdo con la forma metódica con que intentamos desarrollar teoría y conceptos. Pero creo que debería hacer falta bastante más para convenceros que esta visión idiosincrática, de la cual los conceptos en concreto son críticos, visión que comparte muy poca gente, es correcta. Quizá haya otra visión que sea correcta. Pero creo que el método de desarrollar una teoría y pensar sobre ella y cómo usarla, es correcto y potente, sin controversia posible. Y si el resto es correcto, perfecto. Pero eso ya es cosa vuestra decidirlo. Pero si les gustaron los pormenores y quisieran desarrollar más la teoría e intentar obtener más conceptos para cada esfera, podrías buscar en esas herencias. Sabemos, no obstante, que cuando nos dirijamos a la herencia feminista, nos encontraremos con algo que tiene un problema. Si han aceptado lo que estamos haciendo, nos encontraremos con una herencia que es un poco monista, un poco miope. Demasiado estrecha. A esa herencia, por ejemplo, le faltará una buena comprensión de cómo la economía, la política y la cultura afectan al género. Puede ser buena en la otra dirección, pero no lo será en ésta porque presupone la preponderancia del género y minimiza la importancia relativa de las otras esferas. Y puede que le falten algunos conceptos que son necesarios por el grado de impacto mutuo, etc. Y lo mismo ocurre con las otras herencias, con el anarquismo, el marxismo, el nacionalismo.

Pero si ése es el único problema que tienen, podemos tener en cuenta ese tipo de defectos, creo, e ir a esas herencias y obtener material instructivo que tendremos que adaptar y refinar, pero eso no es problema. La razón por la cual esto es cierto para tres de las escuelas de pensamiento, creo, es porque el feminismo, el anarquismo y el nacionalismo representan un esfuerzo para comprender y conceptualizar la esfera particular en que se centran, desde la perspectiva del grupo más oprimido. Y eso es lo que estamos buscando. Eso es lo que queremos porque ésa es nuestra prioridad. Liberar a los oprimidos.

El problema de fondo

Sin embargo, y aquí está la diferencia, en el caso del marxismo, no creo que eso sea cierto y aunque me vaya un poco por las ramas, creo que vale la pena al menos por una vez meternos en esto. Creo que el marxismo es obviamente una teoría que examina la economía, el modo de producción le llaman ellos. Y es anti-capitalista, o sea que es crítica, sin duda. Es una teoría crítica. No es tan sólo una racionalización para despistarnos. Es una teoría que critica, así que sacará muchas cosas a la luz. Tiene que intentar revelar cosas reales. Pero lo hace, creo, desde la perspectiva de la clase coordinadora. En otras palabras, desde la perspectiva de la gente que monopoliza el conocimiento, la información, el acceso a los niveles de poder, etc. Y si eso es verdad, entonces el marxismo probablemente tendrá un segundo tipo de error. No es sólo que sea demasiado estrecho, de forma análoga a los otros, en que no atribuya suficiente importancia a las otras esferas de la sociedad y por tanto no tenga suficientes conceptos para entender su impacto en la economía. También es parcialmente incorrecta sobre la economía misma, y en forma bastante importantes y básicas. Por ejemplo, hace un análisis de clase erróneo, resaltando la propiedad, que ciertamente merece ser resaltada, pero ignorando esencialmente las diferencias de poder debido a las definiciones de roles en la división del trabajo, lo cual también es importantísimo. Entiende muchas cosas sobre el capitalismo, pero comete algunos errores fundamentales. Así que tenemos que ir ahí y no sólo tenemos que tomar cosas de la herencia marxista y enriquecerlas, sino que tenemos que limpiarlo. Tenemos que hacer cambios mayúsculos para tener un análisis de clase correcto y tener los conceptos bien. Y tenemos que cambiarlo tanto, me parece a mí, que lo que quede ya no será marxismo en ningún sentido real.

“Yo querría volver atrás…¿qué quieres decir con nacionalismo radical?”

Bueno, todo tipo de perspectivas nacionales o comunitarias centradas en la lucha que no tienen suficientemente en cuenta otros dominios. Muchos activistas negros en los EE.UU., por ejemplo, están más acostumbrados a examinar el mundo con conceptos culturales que los demás. Algunos están a favor de algún tipo de amalgama, los nacionalistas marxistas, para los que el foco de atención es la economía y la comunidad. No es que ese tipo de persona no crea que el género es importante. Quizá sí lo piense. Pero cree que la economía y la cultura, o quizá tan sólo la cultura, es estratégicamente lo más importante. La mayoría de gente en la comunidad negra en los EE.UU., la mayoría de activistas o muchos de los activistas en la comunidad negra tienen una orientación más o menos nacionalista, en la cual creen que la cultura es una cosa básica, definitoria. Así pues, como las feministas o los marxistas, ponen más énfasis en un aspecto.

Pero para ir un paso más allá, ¿cuál es la visión marxista de la cultura? Quizá puedan adivinarlo.

“…¿cultura de clase?”

Bueno, estás usando el marco conceptual, pero ¿qué quiere decir eso? ¿Qué hace eso con la cultura georgiana, con la cultura musulmana, o rusa, o judía? Las hace homogéneas. Esa es una posibilidad, puedes ver cómo emerge de forma lógica. Supón que a ti la economía te parece el aspecto dominante (lo sea o no lo sea) y la clase te parece el aspecto dominante (lo sea o no). Tu objetivo será que la clase trabajadora (o quizá la clase coordinadora) tome el poder, y eso afectará a cómo ves el resto de problemas de la sociedad. Si eso es lo que crees, entonces lo que quieres probablemente sea la cultura correcta: la cultura socialista, o como quieras llamarla. Quieres la cultura correcta en cuanto esté de acuerdo con tus objetivos de clase. Quieres una cultura que sea consistente con la economía que estás intentando crear. No es una elección inevitable, pero es la elección obvia, y la histórica también. Pero esa elección, por supuesto, es la peor pesadilla de muchas comunidades. Que es por lo cual muchas comunidades no tienen una buena relación, como comunidades, con el marxismo. Es por eso por lo que la mayoría de grupos indígenas tienen problemas con el marxismo. Porque lo ven como la peor de sus pesadillas. Por eso es por lo que hay muy pocos marxistas entre los indios indígenas en los EE.UU. Son hostiles a ellos, porque lo ven como una pesadilla. Ven que, bueno, si gana el marxismo, nuestra cultura está acabada. Así de simple. Aunque los marxistas digan que quieren proteger y liberar a los indios. Sí, protegerlos como trabajadores. Proteger a los indios como personas, pero no protegerlos como indios, porque ése no es un concepto marxista.

“No todo el mundo es consistente…”

Cierto. No todos los que se consideran marxistas pensarán así, pero en la práctica eso es en lo que se convierte la orientación general. Y hay una razón para ello. Es porque a) el marco conceptual empuja muy fuerte en esa dirección e igualmente lo que se va consiguiendo a cada paso. Claro que cada individuo como entidad separada tendrá diferentes visiones y deseos, etc., eso es cierto para los marxistas, para los cristianos, para lo que sea. Pero todos están usando un marco, una visión, que tiene sus implicaciones. ¿Qué ganará? El marco que se está usando se impondrá a las diferentes experiencias y características de los individuos, al menos en promedio. Así que hay muchos marxistas que sinceramente querían que los trabajadores controlaran sus propias vidas. ¿Y qué? El resultado es que los trabajadores no controlan sus propias vidas. ¿Por qué? Porque el marco conceptual, y más apropiadamente, los intereses de clase y las opciones estructurales de los movimientos han tenido como lógica directiva el hacer avanzar los intereses de otra clase, los coordinadores, sea cual sea la disposición particular de los miembros concretos. Había movimientos descentralizados en Rusia. Había trabajadores que desarrollaron sus propias instituciones orgánicas para controlar sus lugares de trabajo. Pero fue todo machacado, todo fue destruido.

“La revolución se paró”

No. Esa no es la forma en que lo veríamos con nuestros conceptos. La revolución que ganó destruyó esos movimientos de base que intentaban conseguir algo completamente diferente, pero la revolución que hizo eso no se paró, ganó.

“Pero lo que se machacó fue la revolución”

Bueno, pero lo que ganó también fue una revolución, pues cambió las relaciones básicas de la economía y la sociedad.

“Pero lo que ganó no fue liberador. ¿Cómo podemos llamarlo revolución?”

¿No fue liberador para quién? Yendo al grano, volvemos a estar en el mismo sitio, sólo que viniendo con otro ejemplo diferente. Podemos definir el término revolución como queramos. La cuestión es qué forma de dibujar líneas, qué forma de resaltar características, será útil. Si quieres usar la palabra para que sea sólo una palabra alegre, muy bien. Entonces tienes que decir que revolución es un cambio en una esfera de la vida social que libera a algún grupo, o quizá, podrías decir, que libera al grupo más oprimido. Si quieres que el concepto se refiera a un cambio estructural básico en la definición de las instituciones que reduzca la opresión en un mayor grado (mayor que en la revolución rusa, digamos), puedes hacerlo, es sólo que yo no lo encuentro muy útil.

¿Deberíamos usar la palabra socialismo para el tipo de economía que queremos? Bueno, algunos dicen que hay que hacerlo porque no hacerlo es venderse. Pero puede ser que sea simplemente estúpido porque lo único que la palabra socialismo denota en la mente de la gente, de la misma forma que el comunismo, es el sistema que existió en los países del bloque del Este. Entonces si dices que soy socialista quiere decir que estoy a favor de la economía de Alemania Oriental y, por lo tanto, no te gusto. En ese caso, ¿conseguimos algo constructivo? Quizá. Si lo que queremos es defender la palabra socialismo con ese significado en mente o, aún más, si queremos defender la economía de la antigua Alemania Oriental como modelo válido.

“No soporto el carácter homogéneo de todo esto. No tiene alma”

Quieres decir que no te gusta o que…

“Lo detesto”

Te pone la piel de gallina

“Peor que eso, estás quitándole a la humanidad todo lo que la hace interesante y la estás reduciendo a un rebaño de, no sé..”

El capitalismo lo hace peor, ¿no crees? ¿Realmente le estoy quitando a la humanidad sus características? Cómo…

“Cuando pasas de la cultura, también pasas del lenguaje. Y el idioma de cada uno es diferente y, por lo tanto, produce diferentes tipos de pensamientos, diversos modos de pensar y eso es lo que convierte a la humanidad en humanidad. De otro modo…”

Bueno, quizá, y entonces necesitas desarrollar una teoría de la sociedad y la historia que tenga el lenguaje y, probablemente, que remarque lo que yo llamo comunidad, puesto que eso es lo más ligado al lenguaje. Pero yo no estoy de acuerdo con que el idioma sea lo que marca las diferencias críticas. No creo que tengas razón sobre el impacto del lenguaje. Creo que lo que hace diferente a la gente es que viven en circunstancias diferentes. Cumplen ciertos roles. Y el lenguaje no tiene casi nada que ver con ello. Supón, por ejemplo, que todo el mundo en los EE.UU. hablara francés y todos los franceses hablaran inglés, desde el principio.

“Te dice cosas sobre la gente que no puedes saber de ninguna otra manera. E, incluso si no aprenden un idioma académicamente, sino que lo aprenden porque lo aprenden, la forma en que pasan de un idioma a otro te dice cosas sobre la cultura”

Bueno, claro, creo, pero eso no contradice nada de lo que hemos dicho, por lo que yo veo. Quizá debamos dejar esto de lado. El lenguaje es un área en que todo el mundo tiene muchas creencias porque todos lo usamos, claro. Y porque está a nuestro alrededor. Pero también es un área en que muchas ideas de sentido común sobre el lenguaje, que parecen tan válidas y ciertas, son a menudo erróneas. Como analogía, supón que te dijera que esta mesa es en un 99.99% nada. ¿De acuerdo? Pues eso de hecho es cierto. Pero si no tienes ninguna idea de ciencia, dirías, déjame en paz. Y cuando te dijera que sí, que es verdad, te lo juro, tu dirías ah, vale, muy bien, y mientras tanto llamarías al manicomio. Pero yo tendría razón. ¿Y porqué lo sé? Bueno, porque hay toda esa disciplina y todo ese estudio que se ha hecho durante mucho, mucho tiempo y que ha llegado a una comprensión de la realidad mejor de la que obtenemos simplemente mirando a nuestro alrededor. Por eso estamos haciendo este trabajo respecto a la sociedad, porque esperamos que haciendo este esfuerzo llegaremos más allá de nuestras nociones de sentido común hasta algo más efectivo. Bueno, también hay un campo, la lingüística, que ha hecho eso. Y resulta que muchas de las cosas que cree la gente sobre el lenguaje no son ciertas. De la misma forma que cuando la gente cree que esta mesa es absolutamente compacta, simplemente no es cierto.

“Bueno, yo no me dejo guiar por ningún estudio, yo me guío por mi experiencia”

Ciertamente. Y quizá tengas razón. Pero quizá no la tengas, aunque tu experiencia te haga creer en algo muy fuertemente. Por ejemplo, aunque tu experiencia te haga sentir que esta mesa es completamente sólida, 100%. O aunque te haga sentir que la gente aprende el lenguaje desde cero, en vez de ser una propiedad innata.

Pero creo que es algo un poco diferente lo que te molesta. Quizá pienses que de algún modo estoy minimizando a la humanidad, reduciéndola o homogeneizándola, al decir que las estructuras de roles tienen tan profundos efectos en nosotros, empujándonos hacia aquí o hacia allí, como si fuéramos un rebaño de ovejas. Pero, qué quieres, hacen lo que hacen. No es que los seres humanos sean algún tipo de entidad plástica infinitamente maleable, moldeada perfectamente por los roles sociales, unos iguales a los otros. En nuestra teoría, los seres humanos son criaturas individuales altamente complejas. Esa parte de la ecuación, lo que la humanidad trae a la mesa, es muy diverso, aunque hay ciertas cosas en común, de forma innata, en todos. En la otra parte, la sociedad construye instituciones, las cuatro esferas de la vida social. Y los roles que tú llenas y que yo lleno en esas instituciones pueden ser muy similares o incluso idénticos a todos los efectos. Eso no hará que seamos gente idéntica, todos tenemos muchas cosas, incluyendo nuestros seres innatos, que contribuyen a lo que somos y lo que pensamos, etc., y eso diferirá entre tú y yo. Pero, en la medida en que ocupemos los mismos roles en la sociedad, los factores que nos afectan poderosamente a cada uno de nosotros, serán en gran medida los mismos para los dos. Y es tan poderoso que para grandes cantidades de gente imbuirá muchas nociones, creencias, ideas, comportamientos, etc., compartidos. Así es como son los seres humanos, la sociedad y la historia. No nos minimiza, es la realidad en la que vivimos. Y no tiene por qué ser opresiva, las cosas comunes a cada rol y a cada institución podrían en vez de eso ser liberadores, promover la diversidad, etc. Sólo que ahora no lo hacen.

“¿Vamos a hablar de cómo conseguir la revolución?”

Sí, pero lo que estamos desarrollando aquí no tiene necesariamente que ser usado por alguien que sea revolucionario. Porque no hay valores en ello. Alguien podría escuchar todo esto y decir, muy bien, ¿y ahora qué? Me gusta la teoría, parece potente. Pero también me gusta lo que veo a mi alrededor. Me gusta la jerarquía de géneros. Me gusta la jerarquía de razas. Me gusta la jerarquía económica. Me gusta la jerarquía política. Ahora lo entiendo bastante bien, cómo se junta todo y se reproduce a sí mismo, y se co-reproduce entre las diferentes partes, y voy a seguir respetando estas reglas de juego. Así que un marco teórico no quiere decir que tengas que valorar las cosas de la misma forma que otra persona que crea en la misma teoría. Me gustaría pensar que todos los que empiecen a hacer lo que hacemos serán al menos progresistas, pero no es necesariamente así.

Pero sí, pronto hablaremos de qué tipo de estructuras, qué tipo de actividades, qué tipo de formas organizativas, qué tipo de objetivos, parecen tener sentido para conseguir cambios revolucionarios dado este marco conceptual. Qué tipos de comportamientos y de interacción son necesarios para intentar hacer una revolución en las cuatro esferas. De eso hablaremos.

“¿Cómo incorporas los aspectos internacionales? ¿Lo mismo en una escala global?”

Ahora tenemos sociedades. En otras palabras, los conceptos hasta ahora son sociedades, cada una de las cuales tiene el contenido que hemos estado discutiendo, pero de forma diferente en cada una. Hay dos maneras bastante obvias de extender lo que hemos estado haciendo a un enfoque mundial. Puedes considerar el mundo entero y decir que hay cuatro esferas y demás , y examinarlo. Ahora el mundo entero se convierte en una gran sociedad (lo cual es razonable) que tiene muchas comunidades culturales, componentes económicos, etc. Lo que pasaría entonces es que en la esfera comunitaria probablemente tendríamos países. ¿Ves lo que estoy diciendo? En otras palabras, conceptualizando de esta forma el mundo entero es una única entidad. Tiene comunidad, cultura, economía, etc. Y los países resultan ser como comunidades dentro del todo. Pero yo no lo veo así. Dadas mis intuiciones sobre el valor de uso que la teoría probablemente pueda tener para la gente real, me parece que tiene sentido centrarse en cada sociedad como punto clave, y destacar que hay diferentes sociedades cada una de las cuales tiene ejemplos de esos atributos de los que hemos hablado, y también es singular y diferente. Tienen mucho en común, especialmente si sus características definitorias básicas son las mismas. Pero ahora tenemos todas estas sociedades que existen en relación unas con otras. ¿Qué podemos esperar?

Bueno, lo que podemos esperar es que cada una de estas sociedades, como resultado de su conjunto particular de instituciones, tendrá ciertas tendencias o direcciones en la arena internacional. Mucha gente piensa que la única esfera que afecta a las relaciones internacionales es la economía. Y que las motivaciones que salen de una sociedad respecto el resto del mundo, partiendo de esta idea, son las de colonizar, y que las relaciones internacionales consiguientes son tan sólo un fenómeno económico. Pero yo creo que las posiciones de una sociedad en la arena mundial no son sólo un fenómeno económico. Si estudias la historia, a menudo es un fenómeno comunitario, un fenómeno de culturas en guerra. Eso no quiere decir que no haya una dimensión económica, existen ambas dimensiones. Recordá la feminista que examinaba General Motors y veía una familia. También podría examinar las relaciones internacionales y ver poderosas presiones de género, según las cuales básicamente las hombres están luchando por conseguir la posesión de féminas. Y si examinas los comportamientos y los fenómenos, es difícil decir que ése no es el caso. Así que todas esas cosas tienen su importancia.

Ahora bien, yo diría que en la esfera internacional, el impulso económico de las naciones es probablemente (especialmente en el mundo moderno, en el momento actual) el dominante. Así que para entender las relaciones internacionales, una cantidad considerable e incluso desproporcionada (y algunos no estarán de acuerdo conmigo en esto) de tiempo debería dirigirse a entender cómo el capitalismo (la esfera económica) dirige o extiende sus actividades económicas hacia otras sociedades. Pero no debería hacerse exclusivamente eso, de ningún modo. Quiero decir, podrías decir que la participación soviética en el extranjero fue más política que económica en muchos casos. Por ejemplo, Europa del Este no enriqueció a la Unión Soviética. O por decirlo de otro modo, Europa del Este era la colonia de la URSS en muchos sentidos, pero no debido simplemente a algún tipo de lógica económica. Y América Latina fue nuestra colonia en muchos sentidos. Pues bien, nosotros nos enriquecimos a costa de América Latina y la Unión Soviética se empobreció a causa de Europa del Este. Algo diferente estaba ocurriendo, algo profundamente diferente, excepto quizá a finales de la 2ª Guerra Mundial cuando Stalin entró ahí y saqueó la infraestructura. Pero después de eso, la relación fue un empobrecimiento, no un enriquecimiento. Por lo tanto, es improbable que hubiera una dinámica económica ahí, una simple dinámica de explotación. ¿Ves lo que estoy diciendo? Así que otras cosas pueden intervenir también y dar como resultado fenómenos internacionales de primer orden. Lo que tienes que hacer es examinar la institución y ver cómo es, en vez de asumir el resultado sin mirar. Y creo que nuestro marco conceptual es una buena herramienta para promover eso.

“Bueno, yo querría preguntar sobre la evolución y la revolución. ¿Si tienes un cambio suficientemente fuerte y repentino en una área, pueden entonces las otras cosas cambiar por evolución, o es necesaria más de una revolución para transformar todas las esferas?”

No hay una sola respuesta, creo. Dependerá de la sociedad. Supón que estás en una sociedad en que las cuatro esferas se co-reproducen muy fuertemente. Cada esfera, por sus roles y dinámicas, tenderá a reproducir las características que la definen a sí misma, así como las de las otras esferas también. Las revoluciones, en cualquier esfera, son siempre parte de procesos largos. Puede que hayan hechos tumultuosos hacia el final del proceso, pero es muy raro que no sea un proceso que haya llevado mucho tiempo. Pero supón, en línea con tu pregunta, que es un hecho aislado, como sugieres. Con ese hecho aislado obtienes un cambio en una de las esferas y las otras no cambian. ¿Qué ocurre entonces? Bueno, depende. Si el tiempo de cambio en esa esfera es tal que las otras pueden acomodarse a él sin perder su armonía completamente, entonces puedes tener una revolución en la primera esfera y cambios en las otras y llegar a una situación estable. Quizá la eliminación del apartheid resulte ser algo así (aunque librarse del apartheid no ocurrió de la noche a la mañana).

Supón que examinas la revolución cubana. Tuvieron una revolución primariamente en la economía y la política, y luego hicieron cambios en su esfera cultural y en su esfera comunitaria, con el tiempo. Y eso se estabilizó en una nueva fórmula y ahí se quedó. Los cambios en las otras esferas fueron bastante rápidos, relativamente hablando. Pero no revolucionaron, creo. En un sentido liberador. No tienes una familia liberada. No tienes una cultura liberada. Para el caso, tampoco tienes una economía o una política liberada, pero tienes unas formas dramáticamente nuevas de cada una, con cambios en las relaciones básicas, y por lo tanto revoluciones en esas dos esferas, al menos.

“¿Cuba es un régimen militar? ¿Es dictatorial? ¿Crees que Fidel es uno de los buenos?”

Por supuesto que Cuba es dictatorial. La política en Cuba es una dictadura de un solo partido con un solo dictador. Muchos izquierdistas no quieren decir eso. No pueden decirlo. Eso me parece extraño. ¿Por qué no puedes decirlo? Es como no poder decir que eso azul de ahí afuera es el océano. Pero puedes ver en su dificultad para ver los hechos o expresar la realidad el impacto de los prejuicios y conceptos estrechos. Puedes discutir si Castro es mucho más benévolo o no, o mucho más sabio o si tiene mejores intuiciones o no, que este otro o que la mayoría de dictadores. Pero es un dictador. Y Cuba no tiene el tipo de gobierno que yo apoyo. Claro, Cuba es un caso interesante, muy interesante.

Si vuelves atrás y estudias Cuba y lees a Fidel y al Che en los primeros días de la revolución, es fascinante. Eran increíblemente hostiles al Partido Comunista. Increíblemente hostiles al Partido Comunista y a la Unión Soviética y defendían lo que posiblemente sean las ideas más humanas y liberadoras para la economía que encuentres jamás escritas por alguien que haya conseguido esa posición. Pero las limitaciones que se encontraron en el mundo (el contexto internacional) eran muy, muy poderosas y las opciones limitadas. Y cuando tuvieron que dedicarse realmente a construir su economía, ¿qué podían hacer? ¿Qué opción tenían? Bueno, la opción era ir y abrir un libro de texto soviético o polaco o alemán, y empezar a implementar la economía. Porque la cosa era, hasta donde podían percibir, o eso o Wall Street.

“¿Qué limitaciones internacionales?”

Bueno, las limitaciones impuestas por los boicots y las intervenciones. Ya sabés que a Cuba se la llama terrorista a veces. De hecho, si tomas todo el terrorismo que se ha perpetrado en el mundo desde la revolución cubana y tomas todo el terrorismo dirigido a Cuba, si haces un montoncito con todo el terrorismo en el resto del mundo y otro montón con el terrorismo dirigido a Cuba, no estoy seguro qué montón sería más grande, pero si no lo es el de Cuba será por poco.

Bien, hasta aquí tenemos un dominio que queremos entender, la sociedad y la historia, y vamos a examinarlos e intentar encontrar los elementos más indicativos, y más causales, de sus características. Sabemos que los buenos conceptos son aquellos que se ajusten a nuestros propósitos, que podamos utilizar de forma flexible y que contrarresten cualquier prejuicio que podamos tener debido a nuestras experiencias, etc.

Esperamos que, una vez tengamos claros nuestros objetivos, podremos aprender más sobre nuestros conceptos, y podremos refinarlos y añadirles cosas en función de nuestras necesidades y experiencia con ellos. Pero hasta ahora no hemos dicho mucho de nuestros objetivos. Incluso aunque no intentemos tomar parte en la lucha por el cambio, y esperemos que sí lo hagamos, la visión de futuro y la estrategia son los siguientes puntos a tratar en nuestra agenda conceptual. Porque para refinar nuestros puntos de vista sobre la sociedad y la historia, y para llenar nuestros conceptos para cada esfera, sobre el centro y los límites, sobre evolución social y revolución, y asídemás, tenemos que tener más claro lo que queremos conseguir con nuestra teoría. ¿Qué proyecto se supone que nuestro marco conceptual tiene que facilitar?

La estrategia como mapa o receta

Eso es lo que vamos a hacer ahora: un primer brochazo sobre estrategia y visión de futuro. El ejemplo que me viene a la cabeza para entender qué es la estrategia es un puente. Tú estás aquí, en un lado, y quieres ir allí, al otro lado. El puente tiene que tener sus fundamentos en los dos lados. No tiene mucho sentido hablar de estrategia, que es cómo atravesarás el puente de donde estás a donde quieres ir, y que tus propuestas encajen en un lado pero no en el otro. Esa es una noción bastante trivial. Si tienes una estrategia que te orienta bien hacia tu objetivo pero que hace todo tipo de presuposiciones erróneas sobre dónde estás ahora, no te llevará a ningún sitio. Si tienes una estrategia que entiende el contexto actual bien, encaja con sus posibilidades y tiene buenas recetas para ir hacia adelante, pero no se dirige a donde quieres llegar, eso puede ser peor que no tener ninguna estrategia.

Podemos decir lo mismo de la estrategia por el cambio social que de viajar de un sitio a otro. Quiero viajar, por lo tanto aprendo el ‘cómo salir’ por mi parte. Cómo obtener el horario de autobuses o de aviones, cómo hacer mi maleta, todo ello en función de cómo son las cosas en el sitio del que salgo. Aprendo diversas tácticas asociadas con moverse. Pero supónte que olvido si quiero ir a San Francisco o a New Orleans. Bueno, saldré muy bien, pero acabaré yendo a un sitio diferente del que quiero ir. Quiero ir a SF o a New Orleans, pero acabo en Chicago. Necesito un destino, y mi puente tiene que dirigirse hacia él. Esto, por supuesto, puede entenderlo un niño de seis años sin problema. Para tener una estrategia saludable tienes que saber adónde quieres ir. Pues bien, por simple que pueda parecer, los izquierdistas no lo entienden demasiado bien. Porque muchas veces funcionan sin ningún objetivo. Funcionan en términos de cómo hacer que las cosas se muevan, se preguntan cómo moverse, qué quieres dejar atrás. Cómo hacer que ocurra algo, cómo alejarse de donde estamos. Los izquierdistas respetan estas preguntas pero, en su mayor parte, ignoran el destino, adónde quieren llegar y ésa no es una muy buena idea.

Lo que necesitas como estrategia es una especie de receta de cosas posibles por hacer, pasos entre los cuales que puedes escoger y que puedes juntar para ir hacia adelante según las situaciones que te encuentres, en un sentido amplio. Y obviamente estos pasos tienen que partir de donde estás, y por lo tanto estar acordes con la realidad de dónde estás. Los izquierdistas generalmente entienden eso, por lo que parece. No puedes hacerte creer que las condiciones actuales son otras que las que son, no puedes actuar como si las condiciones fueran mejores o peores de lo que son y esperar tener éxito. Pero la receta de pasos a tomar, lista para encontrarse capaz de enfrentarse a las cambiantes condiciones cambiantes que te puedas encontrar, y lista para llevarte lejos del punto de partida, también tiene que apuntar en la dirección en la que quieres ir, no sea que acabes llegando a un sitio completamente diferente. ¿Qué puede ser más fácil de entender? Sin embargo, ¿cuántos radicales pueden decir algo coherente sobre adónde quieren llegar?

Entonces tenemos que hablar un poco de hacia adónde queremos ir. Dado el marco conceptual que tenemos, ¿cómo enfocamos lo de postular objetivos? ¿Cómo obtenemos un objetivo para la sociedad con nuestra imagen de ésta? Bueno, ¿qué es la sociedad? ¿qué harían ustedes?

Crear visiones de futuro

Examinaríamos las estructuras de roles, sus componentes y las esferas, e identificaríamos los problemas que existen en esas esferas y cómo queremos que sean después de la revolución”

Correcto. Estás usando los conceptos que tenemos para responder las cuestiones que surgen. Podrías añadir que aquí tengo los valores que quiero que cumpla una buena sociedad, así que no sólo tengo que examinar las estructuras de roles y librarme de lo que encuentre de negativo, sino que también tengo que incorporar estos aspectos positivos que deseo. Así es. Eso es todo lo que hay.

Así que examinamos las funciones y las esferas y nos preguntamos, qué queremos. Examinas la función económica y la esfera económica correspondiente, y te planteas qué es lo que quiero conseguir y estas son las instituciones que pueden hacerlo. Y haces lo mismo para la política, la comunidad. Y haces lo mismo para la institución familiar…de hecho, supón que hicieras eso para la institución familiar y decidieras que el matrimonio como institución, y la maternidad y paternidad como roles de procreación y socialización divididos por sexos estuvieran en la base de la creación y reproducción del patriarcado y las jerarquías sexuales. Si decidiéramos eso, que a veces el movimiento feminista ha creído, entonces tendría sentido proponer un objetivo que dijera, muy bien, cuál es la nueva institución que queremos para conseguir lo que sea que es bueno del matrimonio, pero sin los aspectos negativos. Y qué nueva estructura queremos para conseguir la parte de procreación y socialización que hacen de la que actualmente se ocupan la maternidad y paternidad, qué necesitamos y qué queremos que se haga, pero de nuevo sin los atributos negativos, promoviendo en su lugar los valores que deseamos. Y cómo nos libramos de lo malo. Entonces, por ejemplo, supón que decides que quieres algo, llamémosle parentidad [en inglés, ‘parent’ se refiere tanto al padre como la madre, por desgracia no hay equivalente en español N.del T.], que te imaginas en vez de la paternidad y maternidad. Quieres una sociedad en que no haya paternidad y maternidad, roles separados por sexos, sino que haya tan sólo un rol llamado parentidad y que no sea separado por sexos.

Así pues, elaboras un nuevo conjunto de roles y estructuras y a partir de ahí desarrollas una visión de futuro de la esfera familiar. Entonces tendrías que responder a la cuestión, qué quieres como feminista a nivel institucional. Y entonces tendrías otras respuestas para el resto de la sociedad, porque esa nueva estructura tendría diferentes implicaciones para el resto de la sociedad. No podría existir una división sexual del trabajo en la economía, porque eso entraría en conflicto con las implicaciones y requerimientos de tu nueva esfera familiar, etc. Así que puedes hacer eso con un cierto detalle para cada una de las cuatro esferas. Y entonces tendrías una visión de futuro. No sería un programa detallado, pero sí sería una concepción razonablemente buena de forma que si una persona normal dete preguntara qué quieres puesto que estás tan harto de lo que hay ahora, no tengas que simplemente lavarte las manos, o decir justicia sin especificar mucho más. Tendrás una respuesta más convincente.

Suponé que intentamos hacer lo mismo para la esfera comunitaria. Podemos empezar aclarando las necesidades de los grupos que se identifican a sí mismos como comunidades como medio de identidad y celebración. Razas, religiones, grupos étnicos, todos ellos tienen necesidades legítimas en cuanto a formas de identidad y celebración, y éstas deberían ser diversas y respetadas, pero nos encontramos que son las interrelaciones entre estas comunidades las que causan problemas. Así que nos planteamos que tenemos que tener, de alguna manera, una relación entre ellos que sea más intercomunitaria y que, de alguna manera, defienda a cualquier grupo que sea minoritario y garantice su situación contra las incursiones de fuera. Entonces desarrollaríamos algún tipo de imagen institucional de lo que sería una esfera comunitaria liberada que satisfaga las legítimas funciones de identidad, celebración e identificación cultural en una forma que promueva los valores que buscamos. Es decir, aclararíamos qué quiere decir institucionalmente el multi-culturalismo, o el intercomunalismo, sea cual sea la palabra que escojamos para nuestra visión.

¿Qué hay sobre la visión de una nueva economía? Si sólo señalamos lo malo, podríamos señalar la propiedad privada de los medios de producción y entonces podríamos salir con proponer una nueva forma de economía que no tuviera propiedad privada de los medios de producciones pero en vez de eso ¿tuviera qué?

“¿Planificación central?”

Sí, y entonces tendría coordinadores, gente que tendría un monopolio sobre el conocimiento y sobre las palancas del poder, mandando aún sobre los trabajadores. Así que para conseguir algo valioso quizá tengamos no sólo que librarnos de los elementos negativos sino conseguir los deseados. ¿Qué queremos realmente? Entonces podríamos llegar a tener una visión de un tipo diferente de economía. Muy bien, para seguir con estas pinceladas, suponé que hicimos eso. Estamos todos de acuerdo, o, bueno, estás con un grupo de gente en el que están todos de acuerdo. Entonces surge la pregunta, ¿qué es la estrategia, cómo piensas sobre ella y cómo te ocupas de llevarla a cabo?

“Determinar a grandes rasgos cuáles son los pasos para ir de aquí hasta allí”

Sí, la estrategia en general sería eso. Sería un escenario que involucraría diversos aspectos: ¿quiénes son los agentes del cambio? ¿quiénes son los que se oponen al cambio? ¿qué grado de consenso debemos conseguir antes de conseguir el cambio? ¿qué estructuras institucionales construiremos durante el camino para darnos fuerza? Pronto hablaremos un poco más de todo esto. Pero ahora quiero hablar a un nivel más sencillo. Así que olvidémonos de la revolución y todo eso y suponé que queremos cambiar un semáforo en nuestra ciudad. ¿De acuerdo? ¿Cómo lo haces? ¿Cuál es la primera y más directa forma de hacerlo?

¿Cómo consigues cambios?

“Ir a la municipalidad..”

¿Y decir?

“Y decir, ¿podríamos poner un nuevo semáforo?”

Porque resulta que están muriendo perros, o incluso personas, en ese cruce, lo que sea. Así que intentas convencerles de la necesidad de poner un nuevo semáforo. Puede funcionar en este caso concreto. Pero supón que la persona de la municipalidad, por una u otra razón que puedes o no discernir, no hace caso de tu petición. Quizá la persona de la municipalidad odia a la persona que pone semáforos. Lo que sea. Entonces, ¿qué haces?

“Necesitas juntar más gente..”

¿Por qué?

“..para mostrar fuerza, sabes”

Bien, entonces, ¿qué está pasando? ¿cómo se consigue ganar?

“Estás aumentando la presión”

¿Y qué ocurre finalmente?

“La presión se hace tan fuerte que el poderoso decide claudicar”

Las palabras conceptuales que quiero usar para esta cosa tan simple es que estás incrementando el costo social. Esta persona de la municipalidad sigue la política de no poner semáforos por alguna razón y tú estás creando un contexto en que tiene que cambiar su actitud. Si no puedes razonar, entonces tienes que crear un contexto en que incrementas los costos sociales de tal manera que para esa persona continuar con su política de no semáforos es peor que cambiar esa política.

Lo mismo ocurre con cualquier cambio. De acuerdo, es el momento de acabar con la guerra de Vietnam. ¿Qué hacemos? ¿Qué hacemos si queremos acabar con la guerra de Vietnam? O con la del Golfo, o Granada, o la que venga el mes que viene. La que sea, no importa. Escoge la que quieras. Es sólo que a mí me surge Vietnam de forma natural. Bien, ¿qué hacemos si queremos acabar con la guerra de Vietnam?

“¿Incrementar los costos sociales?”

¿Costos sociales para quién?

“Para aquellos que pueden detener la injusticia”

¿Por qué?

“Porque eso es lo único que entienden”

Aumentar los costos sociales

Muy bien. Entonces, ¿cómo hacemos eso? ¿qué tipo de cálculos intervienen en nuestra estrategia? Imaginá que tenemos dos opciones. Podemos hacer una manifestación en Washington y llevar 500.000 personas a esa manifestación diciendo no más guerra, no más guerra, no más guerra. ¿De acuerdo? Y luego seremos capaces de llevar 550.000 la próxima vez, 600.000 la siguiente, todo eso mientras vamos diciendo no más guerra, no más guerra, no más guerra.

La otra opción es que podamos llevar 250.000 personas que digan no más guerra y 10.000 que digan ‘jodete’, o lo que sea que decidan decir en una manifestación de desobediencia civil (no siempre sale de la manera que quieres que salga). Y eso son opciones reales. En otras palabras, puede ser que digan algo diferente, pero el tono será un poco más escatológico de lo que tú deseas. Pero en cualquier caso, lo que dicen es algo más general y más militante que no más guerra. Y también están practicando la desobediencia civil. Y la próxima vez quizá baje a 240.000 en la gran manifestación pero suba a 20.000 personas haciendo desobediencia civil y luego suba a 280.000 y 30.000.

¿Qué escenario es el mejor si quieres intentar acabar con la guerra?

La gente podrá no estar de acuerdo en esto, pero al menos podemos entender cómo pensar sobre el tema. ¿Qué escenario creés que es mejor? No están seguros de cómo juzgar…Bueno, usen lo que saben. Por lo tanto, pregúntense, ¿qué escenario aumenta más los costos sociales?

Para juzgar eso, tenés que saber qué coño le preocupa a la gente que está en posición de cambiar las políticas. Y tendrés que ser capaces de distinguir cómo les afectan nuestras diferentes opciones. Quiero decir, ¿qué significa una manifestación? ¿Creés que el hecho que cada tres meses en Washington 500.000 personas se reúnan diciendo no más guerra, no más guerra, no más guerra es un costo suficiente para hacer que paren la guerra?

“Garantiza que habrá guerras”

¿Qué??

“No hay mucho costo para los dirigentes en eso”

¿Por qué no hay mucho costo en eso? ¿Qué hay en eso que parezca que no tenga coste?

“No está creciendo”

Correcto. No hay una trayectoria, una amenaza. Por supuesto, todo depende de cuánto les importe esa guerra. Si les importa esa guerra tanto como el semáforo le importa a alguien, cambiarían con mucho menos que 500.000 personas en contra, porque eso no es mucho, no? Entonces nos debemos preguntar, aunque sólo sea para movernos en el mismo terreno, ¿por qué están haciendo esa guerra? ¿por qué hacen la guerra en Vietnam? ¿cuál es la respuesta más frecuente a eso?

“¿Para liberar a la gente bombardeada?”

Sí, pero no quería su respuesta vil. ¿cuál es la respuesta izquierdista más frecuente?

“Los beneficios”

Los beneficios, sí, en otras palabras obtener los recursos naturales de Vietnam o una fuerza de trabajo barata. Pero, examinando las cosas, ¿es eso plausible?

“No, no vale la pena una guerra tan grande para tan pocos recursos”

Hay un país minúsculo ahí a lo lejos. Y van a poner patas arriba a todo el país, redirigir todo el presupuesto de los EE.UU. y todo lo demás por qué, ¿por el tungsteno que hay en el subsuelo de Vietnam? Ese no fue un análisis muy profundo por parte de la izquierda. No tiene sentido. Y miremos a Granada y preguntémonos si hacían lo que hacían por los recursos. Tonterías. No es por esa razón. Entonces, ¿Cuál es la razón?

“¿Para demostrar el poderío militar?”

¿Por qué querrías demostrar el poderío militar?

“¿Para mostrar nuestra fuerza y que los otros países deben obedecer nuestras reglas?”

Muy bien, entonces el tema de verdad no es Vietnam, es el imperio entero. ¿Qué significa que Vietnam gane? ¿Qué significa si Vietnam o Nicaragua se convierten en un país en que los nicaragüenses pueden utilizar libremente sus propios recursos, energías, habilidades y todo lo demás para su propio bien?

“Que otros podrían hacer lo mismo”

Eso se llama el efecto dominó, excepto que es nuestro efecto dominó. Su efecto dominó era que había esta entidad cancerígena llamada la Amenaza Roja, que después de ganar en Vietnam se infiltraría por la frontera y haría lo mismo en Tailandia, desde fuera. Nuestro efecto dominó es que si los movimientos indígenas ganan en Vietnam o en Nicaragua o incluso en la minúscula Granada, se les copiará en otros sitios. Porque si ellos pueden hacerlo, con sus medios limitados, cualquier mierda puede hacerlo. Así que si ganan, y se ponen en posición de obtener resultados deseables, hay un efecto de demostración. Daría un ímpetu y energía tremendos a la gente de todo el mundo para hacer lo mismo. Muy bien, así que el gobierno de los EE.UU. está defendiendo todo el jodido imperio, no el tungsteno de debajo de la ruta de Ho Chi Minh. El objetivo de este pequeño ejercicio era mostraros que les importa mucho. Pero la mayoría de la gente en la Nueva Izquierda no entendió eso. No entendió cuán en serio se tomaba el gobierno continuar esa guerra. Cuánto les importaba. Así que, para tener un efecto en la política de guerra, para acabar con ella, tenemos que aumentar los costos. Bien, ¿qué aumenta los costos? ¿Qué les importa? Volvé al marco conceptual. No está muy completo, pero nos dará una respuesta inmediata. ¿Qué le importa al bando que dirige la guerra?

“Preservar el sistema”

Sí. De hecho es por eso por lo que están haciendo esa guerra. Y es por lo que hacen la mayoría de cosas que hacen. Les importa preservar su posición en las diversas jerarquías y preservar las propias jerarquías. Exacto. Entonces, ¿como podemos aumentar el coste para hacerlo más grande que el miedo que tienen de perder Vietnam? Sólo hay una forma.

“Amenazarlos más que lo que los amenaza no ganar la guerra”

Amenazar al sistema aún más. En ese tipo de situación tienes que llegar ahí de lejos. ¿Qué significa eso? ¿Bueno, cómo amenazas aún más al sistema?

¿Es creíble todo esto? ¿Es correcto nuestro razonamiento? Si volvés al pasado y mirás los periódicos de la época, o examinás los Papeles del Pentágono, los documentos secretos que han salido a la luz, encontrarás algo muy interesante. Primero, si mirás los documentos secretos y examinás sus discusiones estratégicas, discuten varias alternativas y deciden cuáles van a seguir dados sus intereses y sus objetivos. Si lo hacés, verás que miden cada política por sus buenos y sus malos atributos. Y nunca miden una política de guerra diciendo que uno de los malos atributos es el sufrimiento humano del soldadito americano. Eso no sale. No es parte de su cálculo, de la misma forma que tampoco lo sería el sufrimiento de un tanque. Los soldados son carne de cañón. La única forma en que salen es si puedes o no reemplazarlos cuando se mueren. Por la otra parte, el sufrimiento de los vietnamitas, por supuesto, sí que sale, como virtud de muchas políticas, en vez de como defecto. Entonces, para que sepamos con quiénes estamos tratando, nuestros grandes líderes son gente que examinan la siguiente política. ¿Debemos bombardear puestos militares? ¿Debemos bombardear puestos militares y puestos civiles? ¿Debemos bombardear puestos civiles y militares y usar bombas de fragmentación? ¿Debemos hacerlo y usar bombas de fragmentación hechas de plástico? ¿Debemos hacer eso y usar bombas de fragmentación hechas de plástico que parezcan juguetes? A eso es a lo que llegan. Hasta ahí. ¿Por qué? Porque sueltan esa bomba, se queda en un árbol, y cuando un niño llega y la agarra, la cosa explota y ahora el niño tiene todo de fragmentos de plástico atravesados. ¿Y qué es lo que no puedes hacer con fragmentos de plástico? No los puedes ver con rayos X. Así que el objetivo de todo eso no es matar al niño que agarra el juguete. El objetivo es destruir la infraestructura y la moral del enemigo, porque el niño sigue viviendo en un estado lamentable y necesita cuatro o cinco adultos para cuidarle. Estas son las mentes con las que estamos tratando. Esto no es un juego. Ellos no están para bromas. Quieren conseguir un objetivo y harán cualquier cosa que crean que deben hacer para conseguir sus fines, incluyendo la vil lógica que acabo de describir. Y no es una lógica estúpida, es sólo una lógica, supongo que podríamos llamarla satánica. Pero realmente, es la consecuencia natural de dónde están en la estructura institucional de nuestra sociedad, los roles que llenan y los efectos de éstos en sus sistemas de valores, sus prioridades, sus percepciones, y, por tanto, en cómo piensan.

Muy bien, eso es lo que tenemos enfrente. Y si ahora vuelves a esa época y examinas sus discursos cuando los abogados y médicos y gente así decidió que estaba en contra de la guerra, aprenderás algo. Claro que estos tipos se ven a sí mismos como tan terriblemente importantes que cuando deciden que están en contra de la guerra, tienen que decirlo públicamente. Así de arrogantes son. Entonces hacen una conferencia de prensa. Y van y dicen lo que piensan. Siempre dicen lo mismo, con diferentes palabras, pero siempre lo mismo. Van y dicen, “Siempre he sido un gran defensor de nuestro fantástico esfuerzo militar en Vietnam para llevarle la democracia y la libertad a la gente de Vietnam y estoy orgulloso de eso y bla,bla,bla, pero, no obstante, en conciencia, ya no puedo continuar defendiendo esa política. Tristemente, debo retirar mi apoyo a la guerra en Vietnam. Nuestras calles son un caos. Estamos perdiendo a las nuevas generaciones. El tejido de la sociedad se está rompiendo”. Ese son el tipo de frases que oirás en sus discursos. ¿Qué están diciendo realmente?

“Los costos se están haciendo demasiado grandes”

¿Cuál es el costo? ¿Qué costo se está haciendo demasiado grande? ¿Es que no les gusta el caos?

“No”

No. Entonces, ¿qué es? Bueno, ¿qué estamos haciendo? ¿Qué le ocurre a esta generación? Esta generación está empezando a preocuparse no sólo por la guerra, sino por la gente que lleva a cabo esa guerra y el sistema que los fabrica. Pasamos de decir no a la guerra a no al sistema. Y no unos cuantos marginales, sino que empezó a parecer que una generación entera iba por ese camino. De no más guerra a no más capitalismo. Y pasamos de manifestarnos a ser militantes. Pasamos de hacer participar en una marcha a hacerla (suggerències per evitar tants hacer) desobediencia civil. Ahora volvamos a esos escenarios que nos mostraba, ya sabés, las opciones. Esos eran debates reales, y tenían un impacto real en cuáles serían los resultados de nuestros esfuerzos y por lo tanto en vidas y muertes. Así que este es un caso concreto de cálculo. Y en este caso (otros pueden pensar de otra manera y de hecho muchos lo hicieron, por diversas razones) creo que la gente que decía que lo mejor era manifestarse y hacer desobediencia civil para mostrar la progresión del riesgo y el costo para las élites, elites eran los que tenían razón. Pero ves que no es tan sólo que como que la guerra es grotesca, nuestra respuesta debe estar a la altura, o algo así. Es cuestión de qué nos llevará a la victoria.

Ir por aquí o ir por allí

Dejenme poner un debate estratégico más difícil. Suponé que estás en la ciudad de Boston. Estás llevando a cabo un activismo fantástico en los campus, estás desarrollando la infraestructura de un movimiento poderoso que puede continuar en el futuro. Y lo mirás y te decís a vos mismo, joder, aquí tenemos algo. Podemos tener un movimiento estudiantil duradero con sindicatos de estudiantes y todo lo demás. Podemos enlazar el trabajo del campus con otros trabajos en barrios, en empresas, y ayudarles con nuestro apoyo, y así. Y es el activismo tranquilo el que lo está consiguiendo, lenta pero continuadamente. El activismo sostenido. Estás consiguiendo todo eso.

Pero entonces alguien se levanta y dice: eso está muy bien, pero nadie de otros sitios se entera de lo que estamos haciendo. Es invisible. Está muy bien, pero es invisible. Y no hace nada para ayudar a la gente de Des Moines, Iowa, a organizarse contra la guerra o cualquier otra cosa. Y entonces esa persona dice: lo que debemos hacer es salir a la calle en plan salvaje. Estamos mucho más avanzados que en cualquier otra parte del país en número de gente concientizada y en el nivel de cabreo conseguido. Lo que tenemos que hacer es agarrar esa conciencia, esa energía y esos recursos que tenemos y hacernos visibles, de forma que empujemos a la gente de otros sitios a hacer cosas en plan efecto detonante. Por supuesto, sé que cuando hagamos eso, la represión y el caos que habrá aquí será un lío para nuestros esfuerzos a largo plazo, porque la gente se volverá loca, todas las pasiones y demás, soltadas por ahí irán en detrimento de nuestros esfuerzos para convencer a la gente. El activismo pausado y continuado se irá al garete como resultado de esta elección. Pero por otra parte, tendremos fuegos de artificio, tendremos una gran visibilidad. Así que no tendremos lo que podríamos haber tenido en Boston (o en Berkeley o en Madison) con un enfoque más paciente, pero quizá ayudaremos a que ocurra en St.Louis y en los demás sitios.

Esa es una elección real. Una opción real. Y surge porque puede haber (en este caso lo había en opinión de algunos) una contradicción entre los intereses a corto plazo de acabar con la guerra y los intereses a largo plazo de crear movimientos sostenidos que retaran al capitalismo. Así que tienes que hacer esa elección y no está claro quién tiene razón y quién no. Pero podés ver lo que entra en los cálculos. ¿Construimos para el futuro, de forma casi invisible, o irrumpimos con fuerza para tener un impacto inmediato en los costos sociales para las élites y también por el efecto visibilidad?

Bueno, ahora quiero seguir con otro conjunto de temas. ¿Qué es una reforma?

“Es un cambio que no altera de modo fundamental el sistema”

Muy bien, una reforma es un cambio que es consistente con las características principales que definen el sistema. ¿Qué es acabar con la guerra de Vietnam?

Nadie quiere responder…bueno, es una reforma. No hay forma alguna en que acabar con la guerra de Vietnam sea en y por sí mismo un cambio de las instituciones fundamentales. Acabar con la guerra de Vietnam es un decreto. Se ha acabado la guerra, ahora fuera. No es un cambio en la estructura institucional. ¿Qué es ganar una huelga y conseguir un mayor salario?

“Una reforma”

Sí. Muchas cosas son reformas. De hecho, casi todo es una reforma, excepto cambiar de modo fundamental las estructuras de roles que son básicas en la organización, y las jerarquías que definen el centro y los límites de la sociedad en sus cuatro esferas. Eso es lo que no es reforma. Porque eso es revolución. Bien, ¿hay algo malo sobre las reformas? Tú eres un reformista. ¿Hay algo malo en eso?

“Los reformistas no van a por todas”

Bueno, la guerra se terminó.

“Pero tú dijiste que eso es sólo una reforma. No es un cambio”

Es un cambio, lo que no es espero no es una revolución. Es una reforma. Pensemos un poco más sobre esto. ¿Formular esta cuestión como si sólo tuviéramos dos opciones es lo correcto? ¿Queremos tener conceptos sobre esta cuestión que nos preocupa que sólo distingan entre reforma y revolución, de forma que estemos a favor de una o de otra? Tenemos reforma y revolución. Y puedes estar a favor de las reformas o de las revoluciones. Puedes luchar por las reformas o puedes luchar por las revoluciones. ¿Eso tiene algún sentido?

No, no tiene sentido, dicho de esa manera.

“Las reformas son completamente necesarias, pero a menudo se usan las reformas para aplacar a aquellos que realmente quieren una revolución”

De acuerdo, eso pasa. Pero parece bastante claro que a menos que creas que un escenario posible es que pases de golpe del infierno al paraíso, sin pequeñas victorias como pasos en ese proceso, las reformas son importantes. En ese escenario de inmediatez, las reformas serían realmente una pérdida de tiempo. Intentemos esa noche mágica en que ocurrirá la transformación y no perdamos tiempo en nada más. Pero en cualquier escenario que no sea ése, sino que tenga una secuencia de pasos que incluye muchas luchas, la idea de llamar a alguien reformista o decir que algo es una reforma no es necesariamente peyorativo. En ese tipo de mundo, uno en que las cosas no suceden de golpe, no importa cuán revolucionario seas, debes estar a favor de las reformas porque son los bloques sobre los que construyes el cambio.

Y hay otra razón para estar a favor de las reformas. Esto es algo en que a veces la gente joven tiende a perderse, debido a la intuición de que las reformas son parte del sistema y no son intrínsecamente retos al sistema. Y entonces desarrollas una resistencia a las reformas y pronto empiezas a pensar que cualquier cosa que incluya una reforma es una forma de venderse.

Pero, ¿qué es una buena reforma? Seamos estrategas sobre el tema, ¿cuáles son las características de la victoria en una reforma que queremos tener? Una, queremos que mejore las vidas de la gente, en parte porque eso nos importa, lo cual también es bueno recordar. Pero hay otra cosa que querríamos que fuera el resultado de la victoria en una reforma.

Algún cambio tal que como resultado estés en posición de ganar más. En cierto sentido, es como tratar de ganar terreno. En otras palabras, estás ganando posibilidades de ser capaz de ganar aún más. Creo que ésta no es una cosa sin importancia.

Jesse Jackson está al frente de la Coalición Arco Iris. Pasa por New Hampshire. ¿Cuáles deberían ser sus estándares para evaluar lo que está haciendo? En otras palabras, ¿qué consideraría una victoria cuando se fuera de New Hampshire? ¿Qué debería intentar conseguir?

“Organizar a la gente. Dejar algún legado. Dejar ahí gente que tenga un movimiento propio y una mayor concienciación”

¿Y cuál es el otro posible estándar?

“Obtener votos”

Un posible estándar sería obtener votos. Y si al llegar tenías un 2% y al salir tienes un 18% . Eso es un éxito fantástico. Pero hay otro conjunto de estándares que es si cuando llegas hay un nivel determinado de organizaciones de base y de concienciación, y cuando sales hay más.

Estás preparando una manifestación contra la guerra. Estás empezando a prepararla. Quieres llevar tanta gente como puedas. ¿Por qué? Porque eso es parte de lo que eleva los costos sociales. Quieres que la gente esté tan concientizada y sea tan militante como sea posible. ¿Por qué? Por la misma razón. Así que sales a la calle, haces discursos, te relacionas, y empiezas a desarrollar unas peticiones. Y se te ocurre un eslogan muy bueno para la manifestación del 1 de mayo sobre cómo iremos a Washington, pararemos la ciudad y acabaremos con la guerra. La idea es llevar gente a Washington para que haga desobediencia civil por las calles, llenándolas, y por lo tanto “cerrando” Washington, cerrando el gobierno y acabando con la guerra. Entonces, cuando das charlas sobre el tema, para conseguir apoyos, puedes hablar de forma pausada, informativo y atrayente para intentar expresar lo que tienes en mente. O puedes hablar de forma altamente emocional sobre cerrar el gobierno y acabar con la guerra ese día, etc. ¿Qué opción escoges? Esas son opciones estratégicas. ¿Vas a usar el eslogan? ¿Tiene algún problema?

“¿Cuál es el eslogan?”

Si el gobierno no para la guerra, nosotros pararemos el gobierno. Vamos a Washington para parar el gobierno y parar la guerra. No lo recuerdo exactamente, algo así.

“Parece que podría ser problemático en que si consigues mucha gente y cortas muchas calles y la guerra no se acaba entonces mucha gente puede frustrarse”

Y si defiendes que ese eslogan puede inducir a error en una gran reunión de 400 personas que están planeando eso y todos están gritando ‘parar la guerra, parar el gobierno’, lo tendrás difícil. Una parte está diciendo que necesitamos el eslogan y la lógica facilones, necesitamos levantar pasiones. Y la otra parte está diciendo, podemos emocionarnos con los sufrimientos de la guerra, pero debemos ser claros sobre lo que estamos haciendo, estamos aumentando los costes sociales, un poco cada vez, es un proceso largo, que no acabará en un día con la guerra. Bueno, eso será difícil de comunicar a no ser que la gente tenga un sentido claro de cómo pensar sobre esas cosas. Pero creo que tienes razón. Porque, ¿qué ocurre si la gente va allí y hace todo eso y la guerra no se detiene?

“Decepción”

Si estás metido en intentar conseguir el cambio social y tus percepciones y estándares de qué significa conseguir algo nunca se satisfacen, te deprimirás. Si tus estándares de éxito son erróneos, incluso imposibles, eso es una receta para sentirse constantemente derrotado. Siempre pensarás que has perdido. Es mucho más difícil permanecer involucrado porque lo que haces parece condenado al fracaso. Y si tienes esos falsos estándares, si no sabes qué es un éxito, si los principales organizadores no comprenden bien la guerra y piensan que tan sólo es una maldita política, si vamos a Washington pensando que dejarán la guerra porque les habremos vencido, si piensas de esa forma, o si usas ese tipo de retórica, de forma manipuladora, para conseguir apoyo, para conseguir que la gente venga, porque, al fin y al cabo, quién no dejaría un domingo por la mañana para acabar con la guerra, estás minando la lógica de tu movimiento. Si haces cualquiera de esas cosas y la gente viene, y luego se vuelve a casa y ve que estuvieron ahí, que pararon la ciudad, y que no detuvieron la guerra, es frustrante. Es deprimente.

¿Cuál es la alternativa? Tu planteamiento es que vamos a Washington para elevar la concienciación, y si elevamos la concienciación y conseguimos involucrar a unas cuantas personas más y unas cuantas alianzas más y alguna infraestructura más, entonces eso es un éxito. Y la diferencia en esos enfoques es una gran parte de la diferencia entre los que continúan con el proceso a largo plazo y los que empiezan y rápidamente lo dejan. Sabiendo lo que estás haciendo, puedes ver el progreso, y sigues con ello porque estás consiguiendo algo. Pero la gente que sólo escucha la retórica, que los llevan, se frustra. Los líderes saben cómo va la cosa y piensan que ha sido un éxito, mientras los seguidores se sienten fracasados y muchos de ellos lo dejan, con lo cual tienes que conseguir más gente para reemplazarlos, etc.

“Me pregunto…es muy difícil medir las reformas. Creo que ese es uno de los problemas para mí, y para otra gente, ya sabes, que piensa como yo. Quiero decir, ves algunas reformas y ves que no está claro que lo que llaman una reforma sea una reforma. Por ejemplo, toma un sindicato, un sindicato que intenta conseguir un aumento de $0.75 en el salario por hora. Están aguantando. Entonces viene el gran sindicato. Se libra de un par de los dirigentes más radicales y aceptan un aumento de $0.30 para los próximos cinco años. En un cierto nivel eso es una reforma. Han conseguido tomar parte del pastel por el que luchan capitalistas y trabajadores. Por otra parte, le han quitado protagonismo a la gente que estaba en la lucha desde el primer momento. Y quizá han perdido la posibilidad de lo que podría haber pasado si hubieran aguantado, quizá hubieran conseguido más de lo que buscaban. Así que pienso que es muy difícil para mí evaluar qué constituye una reforma”

Bueno, todo son reformas si consiguen cambios que no redefinan las estructuras. Pero tú quieres distinguir entre reformas. Estoy de acuerdo. ¿Qué tal si sacamos un nuevo concepto y le llamamos reforma no-reformista? Es un concepto, un nombre para una cosa que existe y a la que queremos prestar atención en nuestro pensamiento, un concepto estratégico. Se refiere a algo real que nos importa. Dibuja un nuevo contorno, remarca una nueva realidad, nos lanza en una nueva dirección. Recordá, para eso creamos conceptos, de eso se trata la teoría radical. Una reforma no-reformista será aquella que está pensada para formar parte de un proyecto, un escenario y una trayectoria más amplios, que lleve a cambios fundamentales. Y que tiene como criterio de éxito no sólo conseguir ciertas peticiones y políticas concretas, sino también que cree las condiciones a partir de las cuales se pueden conseguir más en el futuro. Eso es una reforma no-reformista, y una reforma reformista será una que sea lo contrario, que sea un fin en sí misma. Creo que es una distinción útil. Es una forma de pensar útil. Aclara que uno puede estar luchando por cosas que no son una revolución, pero que son parte del proceso para llegar a ella. Las reformas pueden ser parte del proceso que va consiguiendo más y más con el paso del tiempo. Creo que esa es una forma de tratar lo que estabas hablando de forma metódica, y ahora tienes que preguntarte si lo vas a hacer o no. Y habrá discrepancias sobre eso.

Toma el trabajo electoral, por ejemplo, o cualquier otra cosa. Ya sabes, las cosas de que discute la gente en los movimientos, los temas reales e importantes que discute la gente. Puedes analizar las opciones y los temas en función de este tipo de conceptos. ¿Es una reforma no-reformista o una reforma reformista? ¿Afecta a los grupos a los que debe afectar? ¿Tiene los efectos positivos que queremos que tenga? ¿Eleva los costos sociales? ¿ Consigue victorias que nos darán nuevos espacios en que movernos? Eso es parte del proceso de ir de uno a otro lado del puente, de donde estamos a nuestros objetivos. Y todo eso es ser estratégico.

Creo que, en realidad, cuando describes situaciones como la batalla sindical que mencionabas, un bando sí está pensando estratégicamente, y es el de los jefes. Y el otro bando a menudo no. Están intentando conseguir alguna cosa concreta. Ya sabes, $0.75 a la hora o lo que sea. Y cuando ves resultados de ese tipo, creo que lo que ha ocurrido es que el bando estratega ha dicho, muy bien, cederemos en parte en este tema concreto, porque las condiciones nos obligan a ello, pero estamos muy preocupados en no darles a nuestros adversarios un terreno a partir del cual seguir hacia adelante. Así que se deshacen de los líderes y hacen cosas como las que decías.

Te daré un ejemplo muy claro de eso. Toma la guerra del Vietnam de nuevo. Supón que eres el gobierno. Sé estratégico desde su punto de vista, no desde el nuestro. Primero, ¿qué es lo que les preocupa de la guerra del Vietnam? ¿Qué es lo que más les preocupa?

“El efecto dominó”

El efecto dominó, el efecto real, es decir, que los vietnamitas se liberen del yugo colonial y neocolonial y establezcan una especie de ejemplo que inspire a otros a hacer lo mismo. Así que si van a perder la guerra, ¿qué es importante que hagan?

“¿Destruir el dominó?”

Diciéndoles así a todos los que están mirando: Muy bien, quizá puedan ganarnos en algún sentido técnico de la palabra. Quizá puedan librarse de nosotros hasta cierto punto, pero cuando se hayan librado de nosotros estarán viviendo en la luna. No quedará nada. Ese es el mensaje que quieren enviar. Así que los últimos bombardeos de la guerra son los peores de todos. Y no sólo eso, además de las otras cosas, vas allí e intentas inflamar todas las pasiones raciales que puedas. Divide y vencerás. Haces eso de forma literal en Vietnam, en Laos y en Camboya, de forma que cuando se despeje el horizonte todo lo que quede sea hostilidad y destrucción. Incluso dejas bombas bajo tierra para que sigan explotando durante treinta años más.

O en el caso de Cuba, se te joden los planes represivos y salen a la luz, estructuralmente, así que, ¿qué haces? Si examinas el terrorismo contra Cuba y en el mundo entero, y haces una pila con todos los actos terroristas del mundo excepto los que van contra Cuba y otra pila con los actos terroristas del mismo periodo, desde la revolución cubana hasta ahora, dirigidos a Cuba, bueno, no sé qué pila será más grande. Pero estará bastante igualado. De hecho creo que la pila contra Cuba es mayor. Bien, ¿por qué? Porque los cubanos, por una serie de razones, consiguieron sacudirse el yugo. No hicieron exactamente lo que a mí me hubiera gustado ver, pero eso fue porque, básicamente, en su caso, no pudieron. No tuvieron los medios. Pero si tú eres los EE.UU., no puedes dejar que la sociedad emergente sea demasiado buena.

Los efectos de los ejemplos son desastrosos. No es que te preocupe que los cubanos envíen algunas personas a Guatemala. Te preocupa que los guatemaltecos miren a Cuba y digan, coño, nosotros podemos hacer lo mismo, y den la bienvenida a los pocos cubanos que vengan y sean receptivos, e, incluso sin los cubanos, empiecen a luchar por ellos mismos. Así que vas a hacer todo tipo de cosas para hacer que Cuba sea una imagen menos agradable.

Tomemos el caso de un tema sindical general. Si se establece que los sindicatos son un derecho, si el movimiento sindical gana el derecho a sindicarse, ¿van a decir los capitalistas, joder, mierda, hemos perdido? No. Ahora hay un nuevo terreno de juego. Hay un nuevo terreno en el cual, mierda, tienen sindicatos, pero haremos lo más que podamos para que los sindicatos sean menos buenos de lo que podrían ser, etc. Tenemos que ser tan buenos estrategas como ellos.

A algunos en la izquierda no les gusta ser estratégicos. Creen que nos corrompe. Quieren que juguemos limpio. Lo que quieren es una especie de baloncesto socialista (un deporte que nos inventamos en los sesenta). En este juego no te importa ganar, sino la calidad del juego. Juegas para que todos los demás jueguen mejor y se lo pasen bien, incluso tus oponentes. Pasas la pelota no para ganar, sino para aumentar la calidad de la experiencia y el placer de los que participan. Bueno, si jugamos a baloncesto socialista contra el capital mientras intentamos conseguir $10 de salario, o lo que sea, nos van a joder vivos. Porque ni tan sólo sabemos dónde está el aro. Eso es lo que hacemos muy a menudo, me parece. No tenemos argumentos coherentes sobre nuestros objetivos y nuestros métodos, y no nos tomamos seriamente lo viles que son nuestros oponentes, ni hacemos lo necesario para ganar, y volver a ganar y volver a ganar.

Si jugás al ajedrez, quizá la analogía lo aclare. Muchos juegan de forma reflexiva. No tienen ningún plan, sólo una reacción a cada movimiento. Es una reacción inmediata tras otra (esto me parece bien, aquello me parece bien) pero los movimientos no son parte de un plan y pierdes. Y eso es lo que hacemos a menudo. Un plan verdadero es una comprensión de quién deben ser nuestros aliados, qué tipo de organización debemos crear, qué tipo de métodos debemos usar para ganar una secuencia de reformas no-reformistas, etc.