CAB… ORDENANZAS DE ALEJANDRO IV A FAVOR DE LA ORDEN DEL TEMPLE

RESUMEN DE LAS BULAS:

En la primera ordena que en adelante se tendrá más respeto por el derecho de asilo concedido por la Snta Sede a las casas de la orden;que los prelados tendran cuidado de prohibir que se haga ninguna violencia a los que se hayan refugiado en ellas;que los caballeros se guardarán de admitir a los homicidas,y que no prestarán socorro alguno a los que tratan de perturbar la paz y la justicia.

En la segunda,Alejandro aprueba y confirma todas las exenciones concedidas a la orden por sus predecesores y por todas las personas constituidas en autoridad espiritual y temporal.

En la tercera,el Papa recomienda a los prelados excomulgar no solamente a aquellos que maltraten a los subditos de la orden,haciendoles violencia,si no también a aquellos que,además de haberlos injuriado de palabra,les causen algún perjuicio y rehusasen repararlo,después de haber sido advertidos.

En la cuarta el Papa se dirige a los obispos: ” Si consederais los peligros a que los Templarios se exponen todos los días para la defensa de la cristiandad,y a los buenos oficios que prestan a los pobres de oriente,lejos de molestarles,seréis los primeros en protejerles contra sus adversarios.Entre tanto,Nos acabamos de saber con dolor que algunos de entre vosotros,se han hecho sus perseguidores,rehusando escucharles,llenandoles de injurias,con desprecio de nuestras exortaciones así generales como particulares,que no se dignan leerse o que una vez leidas se olvidan,lo que inspira con esto,más audacia e insolencia a los enemigos de una orden recomendable bajo todos los puntos de vista.Por lo tanto,siguiendo las huellas de Honorio,nuestro predecesor,Nos os ordenamos,en virtud de la obediencia que nos debéis,recibir con respeto,publicar y atestiguar fielmente todas las letras,ya generales,ya particulares que Nos os dirigimos a este objeto;tratar con bondad a dichos religiosos;procurar que ninguno de vuestros súbditos rehuse atenderles en justicia,ni impedirles recoger las limosnas ordenarias.”

Por la quinta ordena a los obispos que cuando no puedan convencer a aquellos que se dice que han maltratado a un Templario en secreto,o que son sospechosos de ello,les obligarán a purificarse con juramento,y se les excomulgara si rehusasen.

En el año 1256,el papa Alejandro declara:

Que se deja a los Templarios libertad para hecer una colecta en cada iglesia,una vez al año.

Que cada vez que los Templarios se presenten ante los Prelados para pedir justicia se les trate de manera que no tengan que acudir a la Santa Sede.

Que ningun obispo podrá,sin autorización de la Santa Sede,excomulgar a un miebro de dicha orden,ni poner en entredicho sus oratorios.

Que cuando hayan de construir oratorios o cementerios,para su uso y de sus familiares,los obispos cuidarán de hacerlos bendecir,en lugar de oponerse a su construcción.

Bula de Alejandro al Gran Maestre,Fr.Renaldo de Vichiers,sobre los mismos temas: “Habiendo sabido por vuestras cartas que os hacéis un deber en ejercitar la hospitalidad hacia todos y especialmente para los Prelados,algunos de ellos,que vosotros recibís por bondad en vuestras casas,y a quienes les proporcionáis abundantemente todo lo necesario,aún quieran prevalerse,como un derecho adquirido por la costumbre,cuidándose poco de ser a vuestro cargo con la molestia de su numeroso acompañamiento,Nos,atendiendo vuestras súplicas,procurándoos la tranquilidad posible,prohibimos,a ejemplo de Inocencio,predecesor nuestro,a todo prelado reclamaros en vuestras casas ningún derecho de hospitalidad.”

Non Nobis…