CAB… FUNDAMENTOS PARA LA REGLA DEL TEMPLE ( La base doctrinal de la Órden)

” Y, ¿Quién os hará  mal si os afanais por el bien? Mas,aunque sufierais a causa de la justicia,dichosos de vosotros. No les tengais ningún miedo,ni os turbeis. Al contrario,dad culto al Señor,Cristo,en vuestros corazones,siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza. Pero hacedlo con dulzura y respeto. Mantened una buena conciencia,para que aquello mismo que os echen en cara,sirva de confusión a quienes critiquen vuestra conducta en Cristo. Pues más vale padecer por obrar el bien,si esa es la voluntad de Dios,que por obrar el mal.(1 Pe.3,13-17). Esforzaos por ser hallados en paz ante El,sin mancilla y sin tacha. (2 Pe. 3-14)

El mundo y sus concupiscencias pasan;sólo quien cumple la voluntad de Dios permanece para siempre (1 Jn. 2,17). Pues ésta es la voluntad de Dios;que obrando el bien,cerreis la boca a los ignorantes insensatos. Obrad como hombres libres,y no como los que hacen de la libertad un pretexto para la maldad,sino como siervos de Dios (1 Pe. 2,15-16). Rechazad por tanto toda malicia y todo engaño,hipocresías,envidias,y toda clase de maledicencias (1 Pe. 2,1) Aquel,pués,que sabe que debe hacer el bien y no lo hace,comete pecado (St. 4,17). El que obra contra su conciencia peca,el que debe hacer el bien y no lo hace peca.”