CÁTAROS; legitimidad y neutralidad

Un Caballero Cátaro de la Sangre Real; legitimidad y neutralidad

de Cba Cab, el El Sábado, 02 de octubre de 2010 a las 2:24

La consolidación de un régimen de gobierno que no esté encargado de defender y promover la plena vigencia de una doctrina eclesiástica, se considera la garantía necesaria para asegurar que los miembros de una sociedad civil pluralista no sufran persecuciones desde el poder político por profesar una determinada fe.

VON HUMBOLDT señalaba que tan pronto como el Estado considera como inseparablemente unidas la moral y la religión, y cree posible y lícito intervenir en la sociedad a través de este medio; casi es imposible que no proteja a una idea religiosa más que a las otras, en razón de su mayor conformidad con el verdadero, y tenido por tal, orden moral. Y por más que se procure evitarlo del todo, y se declare protector y defensor de todas las facciones religiosas por igual, como sólo puede juzgar por el comportamiento externo, acabará por favorecer las creencias de unos grupos y por oprimir, en consecuencia, a todo individuo particular que disienta de ellas.

En este sentido se pronunciaba coherentemente John LOCKE al considerar que el deber de tolerancia determina que ningún hombre puede atentar o disminuir los derechos civiles de otro por el hecho de que éste se declare ajeno a la religión y rito de aquél. Y lo dicho en torno a la tolerancia entre particulares debe ser extendido también a las iglesias, las cuales son entre sí como personas particulares, y ninguna tiene derecho sobre otra, y mucho menos levantar una cruzada en contra de otra, ni en los casos en que el gobernante pertenezca a alguna, pues el Estado no puede dar a la iglesia ningún derecho ni ésta a aquel, lo ocurrido con la Iglesia Cátara incumple toda legitimidad para seguir coexistiendo como un Estado llamado Vaticano. En todo caso es obligación de este Estado e Iglesia restaurar el daño provocado, empezando por eliminar el concepto de hereje.

El hecho de ser Iglesia y estado representa un atentado contra la libertad y lo reflejado en la carta magna. El Estado tiene territorio, gobierno y soberanía; en concordancia tener representatividad como tiene el Vaticano en la ONU, incumple las garantías necesarias que son expuestas en la Carta Magna.

Un Caballero Cátaro de la Sangre Real… CAB